La iniciativa está dirigida a reducir de forma global, como general, las emisiones de gases de efecto invernadero en todos los campos relacionado con la economía.

Por un lado, el cambio climático está acelerando la degradación de los suelos y por otro, la producción agrícola está estrechamente relacionada con la salud de los suelos, así que la capacidad para alimentar a 9.500 millones de personas en 2050 dependerá principalmente de nuestra capacidad para mantener suelos vivos.

La iniciativa "4 por 1000" se enfoca a fomentar acciones concretas en el campo, beneficiosas tanto para los productores y los ganaderos, afectados por la degradación de la tierra, como para la población mundial.

Esta Iniciativa se sustenta en dos grandes programas, el primero son una serie de acciones en las que participan diversos actores, quienes trabajarán en la lucha contra la pobreza y por la seguridad alimentaria al tiempo que se contribuye a la adaptación al cambio climático.

El segundo es un proyecto internacional de investigación y cooperación científico denominado: "El carbono en los suelos: un tema de seguridad alimentaria", con el fin de mostrar que al agricultura aporta soluciones al tema.