Como alimento, el sorgo goza de muchas propiedades, pues este cereal puede ser consumido por celíacos (persona intolerantes al gluten), es un poderoso antioxidante y tiene una excelente carga nutricional, que podrás aprovechar en reemplazo de otros productos en tu dieta regular.

El sorgo como cultivo, tiene la cualidad de adaptarse a climas de excesivo calor y es capaz de soportar la sequía extrema por meses y reanudar su crecimiento una vez que la temporada de lluvias comience. Gracias a esta característica tan inusual, el sorgo se ha convertido en uno de los principales cultivos en zonas áridas, principalmente al norte de África.

En México, Tamaulipas es el principal productor nacional, otras entidades con una producción importante de sorgo son: Guanajuato, Michoacán, Sinaloa, Nayarit y Jalisco. Al corte de agosto del 2015 la producción de sorgo grano fue de más de dos millones de toneladas y en la variedad sorgo forrajero en verde se contabilizaron más de 900 mil toneladas.

Esta planta y sus granos se utilizan principalmente para la elaboración de galletas, varios tipos de pan y bebidas alcohólicas, principalmente aguardientes. Una vez extraídas las hojas del sorgo su tallo seco suele ser utilizado para la fabricación de escobas.

¿Sabías qué?
Como cultivo el sorgo puede tolerar un largo periodo de sequía y reproducirse en cuanto ésta cesa. El color del sorgo es diverso, puede ser blanco, rojo, morado o amarillo.