El sector agroalimentario se ha convertido en el motor del crecimiento económico del país en el último año, como lo demuestran las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), que en su más reciente reporte señala que el Producto Interno Bruto primario (en el que se incluyen la agricultura, ganadería y pesca) fue el de mayor aumento, el ubicarse en el primer semestre de 2015 en 6.8 por ciento, superando al resto de las actividades.

Este indicador que funciona para medir el desempeño de la economía nacional, señala también que, en su cierre anual 2014, el sector primario fue el que demostró mayor dinamismo al cerrar con un incremento anual de 3.2, superior al promedio nacional

Además, en el periodo enero – marzo 2015 el superávit comercial agropecuario de México con el mundo obtuvo un saldo de 989 millones de dólares, el más alto en los últimos 18 años.

Los cambios en la estructura programática de la SAGARPA y la nueva visión productiva en el sector agroalimentario son dos de los elementos que han contribuido a estos resultados y a que el campo tome su lugar como como el más dinámico de la economía nacional.