La vaquita marina (Phocoena sinus) es un hermoso cetáceo perteneciente a la familia de las marsopas, conocidas por su diminuto tamaño, es una especie endémica del Alto Golfo de California y debido a su pequeño tamaño le es imposible trasladarse a grandes distancias.

Esta especie alcanza apenas 150 centímetros de largo y pesa poco más de 50 kilos, convirtiéndose así en uno de los cetáceos más pequeño de todo el mundo. Infortunadamente, en la actualidad, se contabilizan apenas 50 vaquitas marinas en todo su hábitat, por lo que está considerada una especie en peligro inminente de extinción.

Su actual condición se debe a la captura ilegal del pez totoaba, en la que se emplean redes de dos metros de largo y hasta 120 kilos de peso; en esas redes queda atrapada la vaquita marina la cual al no puede salir a respirar muere asfixiada.

La SEMARNAT, y la SAGARPA, mediante la CONAPESCA, pusieron en marcha una estrategia integral para preservar el ecosistema marino del Alto Golfo de California, cuyo objetivo primordial es evitar la extinción de la vaquita marina.

La estrategia incluye: suspensión temporal de la pesca comercial mediante el uso de redes de enmalle, cimbras y/o palangres operadas con embarcaciones menores, un programa de compensación a permisionarios, pescadores y cadena productiva de las pesquerías suspendidas y ampliación de vigilancia comunitaria.