La Cruzada Nacional Contra el Hambre es una estrategia de política social, integral y participativa que pretende una solución estructural y permanente a un grave problema que existe en México: el hambre.

Hambre, en materia social, podría ser definida con muchos conceptos, sin embargo la precisión de su definición es relevante a efecto de aplicar políticas públicas eficientes que contrarresten este fenómeno.

El término hambre describe diferentes problemáticas, incluida la inseguridad alimentaria derivada de la pobreza, la falta de recursos y carencia de acceso a la alimentación. Así, para la Cruzada Nacional contra el Hambre, se define como la situación que enfrenta una persona al encontrarse en pobreza extrema y con carencia alimentaria.

La Cruzada reconoce que la privación de alimentos es producto de un entorno socioeconómico complejo, multidimensional, que requiere de un enfoque de carácter integral que involucra múltiples instrumentos de política pública en materia de alimentación, salud, educación, vivienda, servicios en la vivienda e ingresos.

Es por ello que la SAGARPA forma parte de la Cruzada Nacional contra el Hambre, y la atiende con seis líneas de acción estratégicas:

1) Subsidio a proyectos productivos, fortalecimiento, seguimiento y/o acompañamiento; 2) Atención a Desastres Naturales en el Sector Agropecuario y Pesquero; 3) Dotación de infraestructura para el fortalecimiento de proyectos productivos; 4) Capacitación para la producción; 5) Fortalecimiento a la agricultura de autoconsumo mediante huertos familiares, e 6) Incentivos para el mejoramiento de la productividad agrícola.

Y es así como los programas de la SAGARPA están orientados a cumplir los objetivos de la Cruzada para que el país se integre en una sociedad con equidad, cohesión social e igualdad sustantiva.