La cultura mexicana está llena de tradiciones que forman parte de las creencias populares, todas llenas de deseos por tener mejores días y por tanto mantienen vivas nuestras esperanzas.

Si tú eres de las personas que desean tener felicidad y prosperidad en el año venidero te recomendamos que pongas mucha atención a lo siguiente:

Las lentejas tienen que ver con la abundancia, la prosperidad y la economía, así que es recomendable comer un platito de para que no te falte la comida y la suerte, hazlo como parte del menú de la cena o unos 10 minutos antes de las 12 de la noche.

Brindar es otro de los rituales destacados, este tiene que ver con la felicidad, pues las burbujas que forma la bebida se relacionan con ésta. Así que no olvides levantar tu copa llena de vino espumoso o sidra.

También las velas forman parte de la tradición. De acuerdo a sus colores, atraen distintas energías entre tus seres queridos: azules paz; amarillas abundancia; rojas pasión; verdes salud; blancas claridad y anaranjadas inteligencia.

Las uvas, no pueden faltar. Al tragar cada uva (hay quienes usan pasas) debes pedir un deseo. La gracia es hacerlo sincronizado con las campanadas que marcan las 12 de la noche del 31 de diciembre.

Existen muchas otras, pero estas son las indispensables, sin embargo, lo más importante es saber que el Año Nuevo es mucho más que un mero cambio de fecha. Es una posibilidad de tomar una nueva visión del mundo, es un nuevo comienzo que podemos hacer cada 365 días.

Para que todos los rituales se puedan realizar damos a conocer los siguientes datos: anualmente producimos más de 8 mil toneladas de lentejas, casi 859 mil toneladas de manzana (insumo para elaborar sidra), poco más de 350 mil toneladas de uva de las cuales el 22.6 por ciento se destina a la elaboración de vino. Y de las casi 2 millones de colmenas que existen en México se extrae la cera para elaborar las velas que adornaran e iluminarán esta fiesta.