Un persistente brote de roya ha golpeado a México y Centroamérica, mermando los rendimientos de la región y se necesita una estrategia para combatirla, así como la aplicación de acciones preventivas que controlen su avance de la roya en donde aún no aparece.

El papel de los programas gubernamentales que apoyan al sector cafetalero de México a partir de apoyos directos al ingreso de los productores es una medida de política adecuada que permite cubrir el diferencial entre los costos e ingresos totales de la actividad agrícola.

Las acciones tendientes a generar una estabilidad de la producción en el ámbito cafetalero se encuentran representadas por el PROCAFÉ e Impulso Productivo al Café cuyo objetivo es contribuir al crecimiento de la producción y productividad de las Unidades Económicas rurales agrícolas.

Por medio de incentivos para: integración de cadenas productivas (Sistemas Producto), desarrollo de agroclúster; inversión en capital físico, humano y tecnológico, reconversión productiva, agroinsumos, manejo postcosecha, uso eficiente de la energía y uso sustentable de los recursos naturales.

El PROCAFÉ es un componente del Programa de Fomento a la Agricultura, que apoya a los productores de café para la producción tecnificada y adquisición de planta de café con calidad genética, tolerante a plagas y enfermedades; para la renovación de cafetales con acompañamiento técnico y capacitación, actualización del padrón cafetalero y pago de incentivos económicos directos.