Los cítricos son un conjunto de frutos que tienen un sabor entre ácido y agridulce, nacen en pequeños árboles que florecen en primavera y dan frutos en invierno, los más conocidos son limón, naranja, toronja, mandarina y lima.

En México la citricultura es una actividad de gran importancia económica y social, actualmente se encuentra entre los primeros cinco países productores de estas frutas y la superficie establecida para el cultivo de cítricos es de cerca de 550 mil hectáreas.

En producción de limón, México ocupa el segundo lugar a nivel mundial -sólo por debajo de la India-, siendo Michoacán y Veracruz los principales productores de limón del país y juntos aportan más del 50 por ciento del volumen nacional.

Un dato importante de resaltar es que en octubre del 2014 se autorizó el ingreso de limón mexicano a Corea del Sur tras 12 años de negociaciones y ya se han enviado poco más de 300 mil toneladas de este cítrico.

Debemos agregar que la naranja ocupa el primer lugar de producción de cítricos en el país con un 63 por ciento, le sigue el limón mexicano y el limón persa con un 23 por ciento; el porcentaje restante se distribuye entre la toronja, mandarina y tangerina.

¿Sabías qué?
Con las hojas de los árboles de los cítricos se pueden preparar infusiones que conocemos como tés.