Tal es el caso del bacalao, especie propia de los mares fríos del norte, pero que importamos y hecho de su preparación a la Vizcaína una versión mexicana, en la que todos sus ingredientes son producidos en México.

De ahí, el pavo en todas sus preparaciones, la pierna y lomo de cerdo, romeritos con tortitas de camarón, los pescados y mariscos que se cenan en las costas mexicanas, el ponche, los tamales y atoles, las ensaladas de manzana y Navidad, son alimentos elaborados orgullosamente con productos del campo mexicano.

Finalmente, para cerrar con broche de oro, mejor dicho de dulce, un clásico de estas fechas, el pastel de frutas para navidad y año nuevo, que en su receta utiliza troceados: chabacanos deshidratados, nueces de la India, nuez, cerezas rojas y verdes en almíbar, naranja y piña cristalizada, uva pasa, ron, vainilla y de miel de abeja. Así como, mantequilla, azúcar, huevo, harina, sal, canela y nuez moscada en polvo.

México destaca en producción de muchos de esos ingredientes, tal es el caso del huevo y la carne de ave, productos que nos colocan en la 5ª posición a escala mundial, en el 2º lugar en producción de nuez pecanera y 1er exportador mundial.

Estas fechas de festejos y celebraciones, no debemos olvidar que los agricultores mexicanos históricamente han alimentado al pueblo de México al sembrar, cultivar y cosechar para que no falte en nuestros hogares: pan, carne, tortilla, huevo, cereal, fruta y verdura.