B724

  • ​Esta iniciativa anunciada por el Presidente Enrique Peña Nieto garantizará que incrementemos la productividad del sector primario nacional, dijo el titular de la SAGARPA.
  • El secretario delineó a los 33 delegados de la dependencia la ruta de trabajo para que los productores del campo transiten de la política asistencialista y de subsidios, generadora de arraigo de la pobreza, a una de incentivos y productividad.

Para el Gobierno de la República el sector agroalimentario mexicano es prioritario y estratégico, por lo que ha iniciado la construcción de la Gran Reforma para el Campo, que garantizará que se incremente la productividad del sector primario nacional y se alcance la seguridad alimentaria, afirmó el secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Enrique Martínez y Martínez.


El responsable de la política agroalimentaria del país delineó a los 33 delegados de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) los compromisos y estrategias recién presentados por el Presidente Enrique Peña Nieto para darle un nuevo rostro al campo mexicano.


En una videoconferencia desde las oficinas centrales de la Secretaría, Martínez y Martínez puntualizó que la Gran Reforma para el Campo recoge todas las inquietudes de los actores vinculados con el campo y visualiza los “nudos” del sector que impiden producir el 75 por ciento de los alimentos que consumimos los mexicanos, indicador que se establece para la seguridad alimentaria.


Entre los productores —abundó Enrique Martínez y Martínez— hay una gran expectativa por los cambios que vendrán para el campo, toda vez que por años en el sector había un sentimiento de tensión y de olvido.


 “Hay que decirlo con claridad: sentían que el sector no estaba en la prioridad del Gobierno de la República. Ahora, el productor manifiesta públicamente su complacencia porque el Presidente de México está tomando cartas en el asunto para hacer grandes transformaciones”, sentenció.


Como parte de esta nueva dinámica de gobierno, el titular del Poder Ejecutivo Federal no ha llegado a seguir una inercia burocrática tradicional; ha venido a transformar la situación que prevalece mediante la aplicación de grandes reformas estructurales en el país, indicó.


Este año lo empezó con la puesta en marcha de reformas de alto calado en el ámbito educativo, laboral, de las telecomunicaciones y financiera; sobre esta última, pendiente de su aprobación, especificó que será el marco que le permita a la banca del sector convertirse en una auténtica banca de desarrollo, con una Financiera Rural con mayores préstamos y menos regulaciones, subrayó el titular de la SAGARPA.


Destacó también el caso de la reforma en materia energética, la cual –apuntó- permitirá generar combustibles más baratos y eficientes, abaratar costos en los sectores primario e industrial, así como crear empleos.


En el ámbito agroalimentario, reiteró, se volverán a producir fertilizantes, que como país nos dará la competitividad necesaria para transformar al campo.


Líneas estratégicas de la Gran Reforma para el Campo

Durante su intervención ante los representantes de la SAGARPA en las entidades federativas, el secretario Enrique Martínez y Martínez enfatizó que hay un fundado entusiasmo entre los productores mexicanos porque las recientes lluvias, a pesar de ocasionar problemas e imponderables en el campo, también dejaron a un sector firme, fuerte y optimista en materia productiva.


Por ello, aseguró, es prioritario impulsar en todo el sector productivo el cambio para para transitar de la política asistencialista y de subsidios, generadora de arraigo de la pobreza, a una de incentivos y productividad, acompañada con responsabilidad compartida.


En este escenario, expuso dos compromisos estructurales delineados en la Gran Reforma para el Campo: la aplicación de políticas públicas diferenciadas y la transformación del subsidio al incentivo productivo.


Con el propósito de alcanzar estas metas para elevar la productividad del campo, agregó que la política agroalimentaria del Gobierno de la República considera: respaldar a los pequeños productores, incrementar la disponibilidad de fertilizantes mexicanos, facilitar el uso de semillas mejoradas, asegurar la sanidad de los alimentos e incrementar el riego en todo el país.


Incluye, añadió, mayor crédito y servicios financieros para el campo, sincronizar la oferta y la demanda de productos agropecuarios y contar con un moderno marco legal para dinamizar el sector agroalimentario del país.

Por los delegados estatales de la SAGARPA, Teófilo Manuel García Campos, de Oaxaca, ratificó el compromiso de impulsar las nuevas políticas públicas del Gobierno de la República entre los productores agrícolas, ganaderos y pesqueros de las 32 entidades de México.


“Ahora es el turno de los delegados de la SAGARPA, a quienes nos corresponde socializar la Gran Reforma para el Campo y generar estrategias locales que contribuyan a impulsar al sector”, manifestó.


El delegado en Morelos, Rafael Ambriz, reiteró que la burocracia federal tiene que estar a la altura de los cambios y nuevos retos del sector productivo, para fortalecer las oportunidades de trabajo “con los pies en la tierra”.


Participaron en el encuentro, el coordinador general de Delegaciones, Víctor Hugo Celaya Celaya, y el director general adjunto de Planeación y Gestión, Hilario Valenzuela Corrales.