La productividad del sector agroalimentario contribuye en mayor medida al fortalecimiento del campo y la economía. En los últimos años, este rubro se ha mantenido en crecimiento, logrando representar ya el 8.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, y situar a nuestro país como una potencia productora y exportadora de alimentos.  

Nuestro país es el productor mundial número uno de aguacate. Algunos otros recursos alimenticios por los que destaca en producción son: chile verde, sorgo en grano, alfalfa verde, caña de azúcar, maíz en grano y jitomate.

Los principales productos que nuestra nación exporta son: aguacate, jitomate, limón, chiles y pimientos, pepino, trigo duro, fresa y cebolla.

Los factores han beneficiado la competitividad del ámbito agroalimentario son: alta sanidad de los productos, transformación y reforzamiento de las cadenas productivas, desarrollo de cadenas de frío, capitalización e infraestructura rural.

Cada año agrícola se siembran en promedio 22.1 millones de hectáreas en territorio mexicano, lo que favorece el incremento de la producción de alimentos, gracias a la disponibilidad y variedad tanto de frutas como de hortalizas a lo largo del año, control y prevención oficial de enfermedades en los cultivos, y a los suelos altamente productivos.

Sabías que…  

En la actualidad, el sector agroalimentario es el segundo generador de divisas más importante de la economía mexicana, por detrás de las manufacturas.