La jícama es una leguminosa originaria de México, pero cultivada en toda Centroamérica y parte de Sudamérica. El origen de la palabra jícama proviene del náhuatl xicamatl.

 La jícama es un fruto de sabor dulce y jugoso, generalmente se consume cruda, con sal, limón y chile o en ensaladas, pero también cocinada en sopas, asada o frita.

 Las propiedades de la jícama son muchísimas entre las que destacan un muy bajo aporte de calorías, es un efectivo regulador de la glucosa en sangre, combate el estreñimiento, previene enfermedades gastrointestinales y es un poderoso antioxidante y antiinflamatorio.

En 2014, México produjo poco más de 187 mil toneladas, siendo Nayarit la entidad con la mayor participación, al producir más de 64 mil toneladas, seguida de Morelos con casi 29 mil toneladas y Michoacán con más de 25 mil toneladas.

 En México, durante las posadas navideñas, podemos encontrar a la jícama escondida dentro de las típicas piñatas y en la deliciosa ensalada de Navidad.