Originaria de México, pero cultivada en toda Centroamérica y parte de Sudamérica, la jícama es poseedora de muchísimas propiedades, entre las que destacan un muy bajo aporte de calorías, es un efectivo regulador de la glucosa en sangre, previene enfermedades gastrointestinales y es un poderoso antioxidante y antiinflamatorio.

 

En días de verano, la jícama se consume en ensaladas, salsas, combinada con soya, jugo de tomate y almejas, así como en su tradicional presentación con chile piquín y limón.

En diciembre, para que no falte en las piñatas y podamos disfrutar de una exquisita ensalada, México producirá en promedio poco más de 193 mil toneladas, siendo Nayarit la entidad que tendrá la mayor participación con más de 68 mil toneladas, seguida de Guanajuato con casi 29 mil toneladas y Morelos que aportará más de 26 mil toneladas.

 

Sabías que…

La jícama puede corregir desordenes estomacales como acidez, indigestiones trastornos gástricos, además estimula la síntesis de vitaminas del complejo B.