El aceite de la jatropha se puede utilizar directamente para provisionar de combustible a lámparas y motores o se puede transformar en biodiesel mediante el proceso de transesterificación (proceso químico en que los aceites se combinan con alcohol para producir ésteres grasos). Además, de los residuos de Jatropha Curcas es posible obtener subproductos, como biogás y biochar (abono orgánico).

La producción de biocombustibles, trae ventajas como la reducción de la contaminación del medio ambiente, así como la creación de fuentes de trabajo en el campo, lo que por ende contribuye al desarrollo económico y social y el mercado del aceite de Jatropha está muy bien cotizado a nivel internacional.

Los estados de Veracruz, Yucatán, Colima, Jalisco, Oaxaca y Nuevo León tienen superficies superiores a 100 mil y menores a 175 mil hectáreas con alto potencial productivo para piñón.

Existe un proyecto para poner en marcha un Centro Nacional de Innovación en Insumos para Bioenergéticos, el cual contribuirá a realizar estudios en diferentes cultivos que tienen potencial para la producción de energías verdes.

Sabías que…

La Jatropha curcas produce, en promedio, 1,650 litros de aceite por hectárea.