El virus de la influenza AH1N1 que afecta a las personas, no tiene ninguna relación con el que circula en animales domésticos y silvestres; actualmente, en el territorio nacional, no se han presentado casos o sospechas asociadas a este virus en cerdos, aves, ni en otras especies pecuarias. 
 
De acuerdo con un reporte de la SAGARPA y del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE), dependiente de la Secretaría de Salud, se han tipificado las cepas circulantes sin que se haya detectado ninguna mutación que indique algún origen animal. 
 
Por su parte, el SENASICA explicó que las sospechas clínicas de enfermedades respiratorias agudas en animales son investigadas oportunamente, para lo cual se cuenta con una red de laboratorios y técnicas de diagnóstico capaces de diferenciar el virus tipo AH1N1 humano del tipo AH1N1 de las especies animales.

Con el propósito de detectar en forma temprana algún virus de alta patogenicidad que pudiera tener implicaciones sanitarias en las diversas especies animales, se llevan a cabo programas de vigilancia para monitorear los virus de influenza en aves silvestres migratorias y residentes que pudieran relacionarse con animales domésticos.

La temporada de influenza estacional 2015-16 está causada por tres cepas de influenza humana la AH3N2, la AH1N1 y la tipo B. Estas variedades no tienen ningún vínculo con las cepas de origen porcino o de alguna otra especia animal.