El conjunto de 34 países del continente americano tienen el reto de producir alimentos sanos e inocuos para una población creciente y con preferencias cada vez más diversificadas.

El mayor potencial para incrementar la producción de alimentos a nivel global está en la pequeña agricultura familiar, por lo que con innovación, investigación y aplicación de nuevas tecnologías se construye un camino para producir más con menos.

Dentro de las acciones que se analizan en el Encuentro de Ministros de Agricultura de las Américas 2015 se encuentran:

  • Mejores ingresos para pequeños productores transitando del autoconsumo a la extensión de espacios productivos para la competencia nacional e internacional.
  • Cuidado de los ecosistemas, evitando la contaminación y depredación de la flora y la fauna.
  • Convergencia de esfuerzos de pequeños y grandes productores para hacer de la agricultura una efectiva opción de crecimiento económico y de desarrollo social, con lo que se logrará la superación de la pobreza en el campo.

Con el aprovechamiento de la ciencia y la innovación tecnológica se podrá incrementar la producción y así garantizar la seguridad alimentaria en el mundo.