La industria avícola nacional ha exportado huevo a Estados Unidos, procedente de la zona de Tepatitlán, Jalisco, y actualmente ya hay proyectos importantes en Chihuahua, Zacatecas y San Luis Potosí para contar con unidades de producción de gallinas reproductoras en áreas libres de enfermedades, a fin de abastecer a la industria nacional de aves y  poblar granjas productoras de huevo y pollo.

Caber resaltar que la península de Yucatán preserva su estatus de libre de Influenza Aviar y otras enfermedades de las aves, como New Castle, gracias a medidas como: la vigilancia epidemiológica, la bioseguridad de las granjas y el reporte oportuno de parte de los avicultores, indispensables para proteger la avicultura nacional de esta enfermedad.

Propiciar la desconcentración de granjas avícolas, es decir, que haya entre 10 y 15 kilómetros de distancia entre las unidades de producción y el control de movilización de aves y las excretas, así como su tratamiento térmico y la desinfección de vehículos han sido herramientas fundamentales para evitar la dispersión de enfermedades.