Este acuerdo se traducirá en acciones de protección zoosanitarias y en la promoción de esquemas de aseguramiento ante efectos ocasionados por fenómenos climáticos, con lo cual se busca proteger las inversiones de los productores, particularmente los de menor escala.

Mediante el acompañamiento de la dependencia para la instrumentación de mecanismos orientados al manejo de riesgos, se brindan las condiciones necesarias para consolidar al sector primario en un pilar de crecimiento y desarrollo.