Desde el inicio de la civilización, el trigo es uno de los cereales más importantes en la alimentación humana. e históricamente ha formado parte del desarrollo económico y cultural del hombre, siendo el cereal más cultivado.

La propiedad más importante del trigo es la capacidad de cocción de la harina debida a la elasticidad del gluten que contiene, cabe resaltar que en general no se consume directamente; se usa en la elaboración de alimentos, sobre todo en la industria de la panificación, así como en la fabricación de pastas, galletas, bebidas y hasta en la producción de combustibles.

El trigo ocupa el 10º lugar de los cultivos en México, al contribuir con el 2.9% del valor de la producción agrícola. Las principales variedades cultivadas de trigo son: cristalino (60%), suave (25%) y fuerte (14%). Variedades que se obtienen casi en su totalidad en la modalidad de riego (95%), en el ciclo Otoño-Invierno.

El trigo se cultiva en 23 estados de la República, concentrándose en la zona Norte y Noroeste del país. Seis entidades registran el 89% del volumen: Sonora, Baja California, Guanajuato, Michoacán, Chihuahua y Tlaxcala.

Al corte del 2014 la producción de trigo en sus variedades: trigo grano, trigo grano corto y tenaz, trigo grano cristalino, trigo grano fuerte, trigo grano medio fuerte y trigo grano suave, en México, fue de más de 3 millones y medias toneladas con un valor superior a los 11 mil 800 millones de pesos.

¿Sabías qué?
El trigo es de los pocos cereales que contienen los cinco elementos esenciales para el organismo, es decir, carbohidratos, proteínas, grasas, minerales y vitaminas.