La ranicultura es la producción controlada de ranas de forma intensiva para la obtención de carne y sub productos, así como la práctica de su reproducción, crianza y engorda, lo cual requiere espacios adaptados con características ideales de temperatura y confort, ya que es muy importante evitar condiciones que generen estrés a estos organismos, pues de esta es una de las causas principales de las fallas en la reproducción y la engorda.

En territorio nacional, la producción de la rana toro ofrece ventajas para ser explotada comercialmente de forma intensiva y es en el Centro de Investigación y Desarrollo, situado en Michoacán, donde tiene sede el proyecto Sistema Producto Rana Michoacán A.C., que estableció unidades de producción acuícola para el cultivo de la rana toro.

El Programa de Producción Ranícola, que opera la CONAPESCA, permite que el paquete tecnológico ya desarrollado se presente con diferentes variables de modo que pueda ser puesto en marcha en distintos tamaños, desde una granja de tipo familiar como hasta en una de tipo comercial.

Paralelamente se fomenta el consumo de carne de rana por su sabor, fácil digestión y excelente calidad proteínica, además de que contribuye a mitigar problemas alimentarios como obesidad y desnutrición, asimismo disminuye la sobreexplotación pesquera.

Sabías que…

La industria de la ranicultura esta dirigida a tres mercados: A) alimenticio; B) investigación biomédica y educación, y C) venta de insumos para la cría de anfibios.