La organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) y el Gobierno de México, a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), colaboran en impulsar un proceso de cambio y transformación, con logros y resultados, hacia un campo más productivo, justo y sustentable.

Esta cooperación se ve en acciones concretas como el fortalecimiento a las cadenas productivas y el desarrollo sustentable de las comunidades, además de la evaluación de las políticas públicas en el sector agropecuario del país.

Recientemente, durante un encuentro entre el titular de la SAGARPA, Enrique Martínez y Martínez, y el director general de la FAO, José Graziano da Silva, acordaron establecer una oficina del organismo internacional especializada en la atención a las zonas áridas del país, a fin de dar seguimiento a las acciones que se llevan a cabo en las regiones desérticas de México.