Lo ideal para obtener los nutrientes necesarios es consumir cinco raciones de distinto color por día, es decir, dos frutas y tres verduras de los siguientes colores:

Rojos: Ayudan a mejorar la memoria y a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, estos son: sandia, tomates, pimiento rojo, fresas, manzanas rojas, frambuesas y granada.

Naranjas y amarillos: Ayudan a tener buena visión y cicatrización, los encuentras en la naranja, zanahoria, toronja, lima, durazno, mandarina, mango, papaya, piña, tejocote y pimiento amarillo.

 Blancos: Reducen los niveles de colesterol y la presión, puedes consumir cebolla, ajo, cebollín, puerro, plátano, melón, pera, coliflor, nabo y champiñones.

Verdes: Fortalece el sistema inmunológico y contiene ácido fólico, el  aguacate, brócoli, kiwi, acelga, calabaza, espárrago,  espinaca, pepino, lechuga y uva verde, entran en esta categoría.

Por último, están los violeta o morados que ayudan a combatir el envejecimiento, algunos tipos de cáncer y a preservar la memoria, lo encuentras en las moras, arándanos, ciruelas, higos, berenjena, uvas, col morada y remolacha.  

Lo mejor es que estos productos los encuentras en México, acércate al mercado de tu localidad y empieza a consumir cinco por día.