La caña de azúcar se cultiva principalmente para la producción de azúcar, pero no es su único uso, también se convierte en materia prima para la fabricación de papel, cemento, abonos y alimento animal.

Los jugos que se obtienen en el proceso de producción pueden emplearse en la producción de alcohol industrial y para bebidas. Una pequeña parte se utiliza para hacer piloncillo, materia prima en repostería, pastelería y endulzante de diversos alimentos.

En el 2014, México obtuvo una producción de poco más de 61 millones de toneladas colocándonos en el 6º lugar a escala mundial. Veracruz es el principal estado productor de caña y con la superficie nacional cosechada (762 mil hectáreas) se obtiene alrededor de 116 millones de sacos de 50 kilogramos de azúcar.

La caña también se destina a la venta como fruta de estación; aunque se encuentra todo el año se consume más en la temporada navideña, para meterla en las piñatas y también para preparar el tradicional ponche.