La expansión de su cultivo ha arrastrado mano de obra, tecnología, hábitos, historia, formas de organización y relaciones sociales de producción; sin embargo, también tuvo que ver con la esclavitud y con la expansión de la raza de color por varias zonas geográficas del mundo.

La caña de azúcar es una gramínea, contiene un jugo rico en azúcar (sacarosa) que se emplea en alimentación como edulcorante nutritivo y es una de las fuentes energéticas más económicas para el hombre, además está considerada como uno de los cultivos con mayor capacidad para convertir la energía solar en biomasa.

En México durante la época colonial, se fundaron las primeras industrias de transformación de la caña de azúcar y fue en Veracruz, donde la planta encontró inmejorables tierras fértiles para su cultivo, lo que le permitió experimentar una rápida expansión por todo el territorio mexicano.

Hoy en día, Veracruz conserva el primer lugar como productor de caña de azúcar, ahí se concentra el 33 por ciento de la superficie sembrada, seguido por Jalisco y San Luis Potosí. Es importante destacar también la superficie destinada y los volúmenes de producción que se obtienen de los estados de: Chiapas, Nayarit y Oaxaca.

México ocupa el séptimo lugar entre los países exportadores de azúcar. En producción el país ocupa el sexto lugar a nivel mundial con 5.98 millones de toneladas, que representan 3.5 por ciento de la producción mundial.

En México, el Comité Nacional para el Desarrollo Sustentable de la Caña de Azúcar (CONADESUCA), organismo descentralizado de la SAGARPA, es el responsable de generar toda la información concerniente a la agroindustria de la caña de azúcar, para instrumentar las políticas públicas que promuevan la eficacia, rentabilidad y sustentabilidad del sector y garanticen el abasto nacional de azúcar.

Sabías que…

El azúcar era conocida como sal de la India por los romanos por su gran valor y escasez.