México es el país que mejor maneja el tema del aseguramiento agropecuario con resultados positivos en el sistema agroalimentario, por lo que otras naciones lo han adoptado ante los embates de los efectos del cambio climático, además el aseguramiento agropecuario es factor determinante para impulsar la producción y elevar la productividad.

El modelo de aseguramiento a seguir es el Componente de Atención a Desastres Naturales para el Sector Agropecuario (CADENA) que es un instrumento de prevención de riesgos enfocado a pequeños y medianos productores, para que hagan frente de manera inmediata a cualquier desastre natural que dañe sus cultivos, cabezas de ganado, embarcaciones, hectáreas o unidades acuícolas y puedan reincorporarse lo antes posible a sus actividades productivas.

Gracias al CADENA se ha podido generar entre los pequeños productores la cultura de aseguramiento y además tiene la ventaja de disminuir la carga para las finanzas públicas, con esto el aseguramiento agrícola que para 2015 logró asegurar cerca de 10 millones de hectáreas de pequeños productores, tiene como meta en 2016 brindar cobertura a 13.6 millones de hectáreas.

En lo que se refiere al sector pecuario, en 2015 se alcanzó el aseguramiento de 15.25 millones de cabezas de ganado con la meta de avanzar hasta alcanzar la totalidad del ganado de pequeños productores que suman alrededor de 45 millones de cabezas.