Además del tequila, mezcal y el pulque, existen otras bebidas etílicas que también representan a la gastronomía tradicional de nuestro país, tales como el sotol, bacanora y charanda, las cuales han logrado igualmente ganar popularidad mundial debido al incomparable sabor mexicano que las caracteriza.  

Originario de Chihuahua, el sotol era utilizado por los tarahumaras y anazasis en rituales y ceremonias religiosas, caso similar pero de las culturas prehispánicas del norte de Sonora como los Yaqui, Seris, Cucapá, y KiKapoo, ingerían el bacanora, nativo de la entidad del mismo nombre, en la que se produce artesanalmente desde hace más de 300 años.

Proveniente de Uruapan, Michoacán, encontramos la charanda bebida presente por casi 500 años, cabe señalar que su nombre hace honor al cerro de la “Charanda Juata”, que se encuentra en las afueras de dicho municipio y cuyo significado es Tierra Colorada.   

Por otra parte, tenemos bebidas como el colonche, tesgüino, comiteco, raicilla, y el xtabentún que también son parte de la cultura gastronómica mexicana. Actualmente, se busca posicionar estas bebidas en el comercio interno para que posteriormente gocen de proyección internacional.