El sector rural es uno de los más importantes para la economía del país, por ello es indispensable que el campo mexicano se encuentre respaldado y asegurado ante posibles sequías o heladas, motivo por el cual se creó el seguro agropecuario catastrófico.

En años recientes, la SAGARPA ha orientado la operación del programa: Componente Atención a Desastres Naturales en el Sector Agropecuario y Pesquero a la utilización de esquemas de transferencia de riesgos a los agentes financieros especializados (aseguradoras), a efecto de potenciar el presupuesto Federal-Estatal.

La empresa encargada de brindar este servicio es AGROASEMEX, una institución nacional de seguros que tiene como misión proteger tanto el patrimonio del sector rural así como la capacidad productiva de esté. Esta empresa está autorizada por el gobierno federal, y en él se suman tanto recursos de los gobiernos estatales como de los propios productores.

En el 2014 se tenían aseguradas, en el sector agrícola, casi un millón y medio de hectáreas, siendo la caña de azúcar, maíz, sorgo y trigo los principales cultivos asegurados. En el sector pecuario existe un registro de 11 millones de unidades animales aseguradas, el ganado bovino de doble propósito ocupa el primer lugar en aseguramiento por especie con un 56.7 por ciento del total.

Es importante resaltar la importancia y buenos resultados del seguro agrícola catastrófico, ya que con este respaldo se mantienen los niveles de productividad, ya que ante los efectos negativos de las contingencias climáticas lo mejor es que los productores transfieran los riesgos a una compañía aseguradora.