En la República Mexicana, el cultivo de organismos acuáticos se practica no necesariamente en agua salada, porque algunas de las entidades federativas no cuentan con salida al mar de los océanos Pacífico o Atlántico, situación que obliga a los acuicultores a ejercer otro tipo de técnicas de manejo y explotación de recursos marinos.

Son 15 las entidades mexicanas que no tienen litoral: Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Durango, San Luis Potosí, Ciudad de México, Zacatecas, Guanajuato, Aguascalientes, Querétaro, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Morelos y Estado de México. Sin embargo, éstos han producido en los últimos años un total de más de 40 mil toneladas de productos acuícolas, siendo Puebla el productor número uno.

Lo anterior es posible gracias al desarrollo de técnicas que recrean las condiciones necesarias para la reproducción de organismos acuáticos como son peces, algas, crustáceos y moluscos que se cultiva en pequeños y grandes estanques de tierra o concreto, depósitos que abastecen con agua dulce de lluvias, manantiales y arroyos.

Uno de los sectores productivos de mayor potencial en nuestro país es la acuacultura, actividad mediante la cual todo estado mexicano favorece el  crecimiento socioeconómico, seguridad alimentaria y el cuidado del medio ambiente de la nación.   

Sabías que…

Hidalgo es la primera entidad sin litoral en contar con ley de pesca y acuacultura sustentable, la cual le permite regular y ordenar la producción en este rubro.