Se define a la avicultura urbana como la cría doméstica tradicional de aves en el interior de las ciudades, con el fin de producir alimentos (principalmente carne y huevos) destinados al autoconsumo, los cuales benefician la seguridad alimentaria y economía familiar.  

Las especies que incluye esta actividad son: pollos, gallinas, pavos, patos, gansos, pichones, faisanes y codornices; siendo las dos primeras las de mayor consumo.

Sus productores no solo consumen los recursos alimenticios que manejan, sino que también los comercializan en mercados urbanos, donde cuentan con una enorme demanda debido a que son productos más frescos y nutritivos. Es este el factor que les permite fortalecer su sistema económico.

En México, la SAGARPA promueve la instalación de granjas urbanas y de traspatio con el objetivo de que se realice un manejo integrado de los espacios, aprovechen adecuadamente los recursos disponibles y se apliquen tecnologías sencillas y económicas para contribuir al sistema de producción nacional.