Muchísimas gracias.

Excelentísima señora Presidenta Laura Chinchilla Miranda.

Agradezco, además, las muestras de hospitalidad, de afecto y todas las atenciones de que hemos sido objeto en esta visita a su país.

Quiero saludar con respeto y con afecto, a los señores Presidentes de países hermanos de Centroamérica, que están participando en esta Cumbre, Primera Cumbre México con el Sistema de Integración Centroamericana.

Al Presidente Otto Fernando Pérez Molina, de Guatemala; a Ricardo Martinelli, de Panamá; a Porfirio Lobo, de Honduras; a Margarita Cedeño, Vicepresidenta de la República Dominicana; al señor Primer Canciller de El Salvador; al Secretario de Economía y representante del Gobierno de Nicaragua; a la representante del país hermano de Belice.

A todos, darles la más cordial bienvenida a este encuentro que yo celebro, por ser éste, insisto, el primero que llevamos a cabo de la SICA con México.

Y déjenme compartir con ustedes las siguientes reflexiones.

Centroamérica es una región, no sólo vecina, sino representa para México una región prioritaria. Es una región hermana, con quien compartimos historia, cultura, lenguaje, distintos elementos que nos dan razón para una mayor integración y mayor cohesión. Y esa es la convicción de la política exterior con la que mi Gobierno asiste a este encuentro con la SICA.

En materia de política y economía, coincidimos en nuestras aspiraciones de paz, desarrollo y prosperidad. La solidez de nuestro diálogo político debe continuar traduciéndose en cooperación efectiva, en el desarrollo de proyectos concretos y una mayor integración regional.

Nuestra historia demuestra que hemos sido capaces de diseñar innovadores instrumentos para el entendimiento, la cooperación y el desarrollo de toda la región. Mi país tiene el compromiso de asumir una mayor responsabilidad global y una muy específica con los países hermanos de Centroamérica.

Pretendemos profundizar en una educación de excelencia y de conocimiento mutuo. Y para ello, hay instrumentos varios como becas, intercambios estudiantiles y estancias de investigación para nuestros académicos.

Asimismo, México continuará la promoción de la inversión en infraestructura regional para incrementar la interconexión, la movilidad turística, el intercambio comercial y la integración productiva.

Mi país, también privilegia una mayor integración económica. Por ello, venimos promoviendo el Tratado de Libre Comercio Único entre Centroamérica y México.

A partir de la libre circulación de bienes y servicios, este Tratado contribuirá a incrementar el comercio, la inversión, los encadenamientos productivos y el bienestar social de la región, que es, a final de cuentas, el objetivo central y mayor que debe tener por mira todo nuestro actuar.

Para profundizar y aprovechar al máximo este instrumento, debemos promover, también, una colaboración eficiente entre empresarios de la región y nuestros gobiernos. Nuestras afinidades son la llave para lograr una mayor integración regional que promueva el desarrollo de nuestras sociedades.

Requerimos una perspectiva regional para superar, con mayor velocidad, los rezagos sociales que enfrentan nuestros países.

Y por ello, resulta estratégico dialogar sobre los desafíos que enfrentamos y cómo en un frente común, unidos, habremos de superarlos.

Necesitamos diálogo cercano y buena vecindad para afianzar la paz, fortalecer la productividad y crear riqueza como sustento del bienestar de nuestra población.

Yo hago un llamado a los aquí presentes, representantes y Jefes de Estado de países hermanos de Centroamérica, para que nos unamos en un mismo espíritu de paz y de fraternidad y que ello derive en una mayor cooperación entre nuestros países hermanos, para un mayor desarrollo y cohesión de nuestra región.

Celebro esta primera Cumbre que llevamos a cabo entre SICA, este Sistema de Integración Centroamericana y México.

Y hago votos porque los temas que aquí tratemos, nos permitan realmente encontrar espacios para la colaboración y la cooperación e, insisto, todo ello depare a nuestra región un futuro mucho más promisorio para nuestros pueblos.

Muchas gracias, Presidenta de Costa Rica, por sus atenciones y muy contento, feliz de poder estar aquí con todos ustedes.

Muchas gracias.