Señoras y señores.


Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.


Me da mucho gusto saludarles.


A los distinguidos miembros del presídium, entre quienes se encuentran, el Presidente del Consejo Coordinador Empresarial.


El Presidente de las Comisiones, tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado de la República, vinculados a los trabajos de medio ambiente.


A integrantes del Gabinete Legal del Gobierno de la República, particularmente de quienes participan en este esfuerzo por reducir los contaminantes y trabajar en favor del medio ambiente. Quienes forman parte de la Comisión Intersecretarial del Medio Ambiente.


Y, evidentemente, titulares de sectores del Gobierno que están muy involucrados y trabajando de manera comprometida en el cuidado de nuestro medio ambiente.


Agradezco también, la presencia del Secretario del Consejo del Cambio Climático, a quien he escuchado con gran atención y he recibido de parte del Centro Mario Molina un trabajo realizado, precisamente, sobre la evolución que ha tenido este trabajo que se me ha entregado, sobre la evolución que han tenido en nuestro país los efectos del cambio climático y cuáles son algunas orientaciones y recomendaciones que hacen para realmente darle una mayor atención a este fenómeno en el que somos parte.


Quiero saludar a embajadoras y embajadores de países hermanos que hoy nos acompañan.


Saludar de igual forma a legisladores, tanto del orden Federal, de los órdenes estatales, que participan como integrantes de este Sistema para la Protección de nuestro Medio Ambiente.


De igual forma, a titulares de Secretarías de Medio Ambiente, de las entidades del país. Del Gobierno del Distrito Federal, a quienes saludo con afecto y con respeto.


A integrantes y Presidentes de distintas organizaciones que están muy involucradas en esta tarea, que nos involucra y compromete a todos para cuidar nuestro medio ambiente.


Sean todas y todos bienvenidos.


Me da mucho gusto estar con ustedes.


Compartir esta celebración que se da en el marco de lo que en dos días en el mundo entero se estará conmemorando, el Día Mundial del Medio Ambiente, el día 5 de junio.


Y que en México hemos decidido no sólo celebrar ese día y que lo hacemos de manera anticipada el día de hoy, sino dedicar una semana completa en lo que debiera ser el quehacer cotidiano de todas y todos, no los que estamos aquí, sino de quienes participamos en el diario hacer en distintos ámbitos para cuidar nuestro medio ambiente.


Hoy, estamos inaugurando esta semana dedicada a conmemorar el Día Mundial de Medio Ambiente y, con ello, poder compartir con ustedes las líneas de acción que el Gobierno de la República habrá de seguir en los próximos años, precisamente en protección y cuidado de nuestro entorno.


Señores representantes de los medios de comunicación.


Señoras y señores:


El crecimiento  verde es la gran promesa de un mejor futuro para la humanidad. Es la posibilidad de crecer y generar riqueza, sin deteriorar nuestro entorno y el patrimonio natural, que no es sólo nuestro, que corresponde al mundo entero, que nos ha sido prestado y que debemos de cuidar para las futuras generaciones.


Convencidos de que el cuidado de la naturaleza es una labor colectiva, insisto, hoy estamos anticipando la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente.


Con ella, queremos sacudir la conciencia social sobre la necesidad de recuperar el equilibrio ecológico como un requisito para la supervivencia de la humanidad.


Para el Gobierno de la República, la sustentabilidad es una prioridad, y así ha quedado plasmado en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. En este documento rector, que guiará nuestros esfuerzos durante los siguientes años, nos comprometimos a impulsar un crecimiento verde incluyente; es decir, lograr un crecimiento económico que  preserve el entorno natural y fomente la inclusión social.


Por qué es tan importante este tema para nuestro país.


Porque para México, somos un país que cuenta con bosques, selvas, ríos, litorales, playas, miles de especies animales y vegetales, recursos energéticos y mineros.


Hace un momento, aquí se nos compartía que de entre tantos países que hay en el mundo, México es uno de los 17 países que tiene una mayor biodiversidad. Y éste es patrimonio nuestro y es patrimonio de la humanidad. Y como mexicanos, estamos comprometidos a cuidarlo y preservarlo.


Estos abundantes recursos naturales, insisto, no son sólo nuestros, también pertenecen a  futuras generaciones, y ellas merecen que los preservemos y no los perdamos por descuido o negligencia.


Hoy nuestro país, como todo el mundo, enfrenta la grave amenaza del cambio climático. Los mexicanos asumimos este enorme desafío como lo que es: una emergencia ambiental. Es un fenómeno que no reconoce fronteras geográficas, intereses económicos, ni grupos sociales.


En México, por su ubicación geográfica y diversidad de climas, el calentamiento global se ha traducido en múltiples fenómenos naturales, como severas heladas, ciclones, lluvias atípicas, incendios forestales, ondas de calor o sequías que todos hemos atestiguado.


Para encarar estos efectos adversos, México ha adoptado una postura proactiva a nivel nacional y de liderazgo internacional.


Déjenme referir algunos de los eventos, de los acuerdos en los que México ha participado en las últimas tres décadas.


En 1987, nuestra Nación firmó el Protocolo de Montreal, para eliminar las sustancias que dañan la capa de ozono.


En 1992, fuimos uno de los primeros países en adoptar la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.


Ya más reciente, en 1998, los mexicanos hicimos nuestro el Protocolo de Kyoto.


Y más recientemente, México estableció metas voluntarias de reducción de emisiones de bióxido de carbono para el 2020 y para el 2050.


A nivel nacional, debemos reconocerlo, contamos hoy con una Ley General de Cambio Climático, que es auténticamente una legislación de vanguardia.


Instalamos hace cuatro meses, como lo instruí aquí mismo, en Los Pinos, entonces, la Comisión Intersecretarial para hacer frente a este fenómeno, en la que participan 13 dependencias del Gobierno de la República.


Creamos, adicionalmente, el Sistema Nacional de Cambio Climático, donde destaca un Consejo formado por expertos y presidido por nuestro Premio Nobel, el doctor Mario Molina, a quien desde aquí saludamos y que lamentablemente no nos pudo acompañar, por no encontrarse en México en estos días.


Pero ha participado o está participando de forma muy comprometida en los trabajos que se han diseñado, o en el diseño de las acciones que habrán de orientar las políticas públicas que estamos instrumentando.


Hoy, con la presentación de la Estrategia Nacional de Cambio Climático, damos un paso más para hacer frente a una realidad que pone en riesgo el equilibrio del planeta y la supervivencia misma de nuestra especie.


Este instrumento prevé medidas de adaptación y de mitigación a los efectos de este fenómeno global, articuladas en ocho ejes de acción, que a continuación me permito referir a ustedes.


Primero. Reducir la vulnerabilidad al cambio climático de los mexicanos que viven en situación de riesgo, así como fortalecer su capacidad de adaptación.


Segundo eje. Disminuir la vulnerabilidad de los sistemas productivos y de la infraestructura estratégica ante contingencias climatológicas.


Tercero. Fomentar la capacidad de adaptación de los ecosistemas a los efectos del cambio climático.


Cuarto eje. Acelerar la transición energética hacia fuentes de energía limpia.


Quinto eje. Reducir la intensidad de consumo energético, mediante esquemas de eficiencia y racionalidad.


Sexto eje. Transitar hacia modelos de ciudades sustentables con sistema, de movilidad inteligentes, gestión integral de residuos y edificaciones de baja huella de carbono.


Séptimo. Impulsar mejores prácticas agropecuarias y forestales, con esquemas de reducción de emisiones por deforestación y degradación.


Y octavo eje. Disminuir las emisiones de contaminantes de vida corta, como el carbono negro y el metano, para mejorar la salud y bienestar de todos los mexicanos.


Estos ocho ejes fundamentales cuentan, además, con criterios de priorización para que las autoridades locales apliquen las medidas específicas que más requieren en cada región, de acuerdo a las condiciones particulares de las distintas regiones del país.


Para asegurar la viabilidad de esta estrategia, se han establecido criterios transversales que promueven una eficaz y ágil coordinación entre los tres órdenes de Gobierno.


Entre ellos, destacan el fomento de la investigación, la promoción de una nueva cultura ambiental y el fortalecimiento de la cooperación internacional.


Esta estrategia armoniza y hace compatible el cuidado del medio ambiente con el desarrollo económico y social que requiere nuestro país.


Ésta es la importancia del crecimiento verde, que nos permite tener un sólido compromiso con el medio ambiente y, a la vez, mejorar la calidad de vida de la población.


En el marco de esta celebración, me permito compartir con ustedes tres importantes medidas que cumplen con este doble propósito que aquí he señalado.


En breve estaremos publicando la Norma Oficial Mexicana 163 para reducir las emisiones de bióxido de carbono en autos nuevos, así como para incrementar el rendimiento de su combustible.


Se creará, por otro lado, la Comisión de Calidad Ambiental en las zonas metropolitanas del Centro del país, para abatir la contaminación atmosférica y mejorar la calidad del aire en la región más poblada de nuestro país.


En este órgano participarán autoridades del Distrito Federal y de los estados de Hidalgo, México, Morelos, Puebla y Tlaxcala, así como del Gobierno de la República.


Y, finalmente. El Parque Nacional Nevado de Toluca se transformará en un área de protección de flora y fauna en beneficio de la calidad de vida de los 23 millones de habitantes que viven en esta región del Centro del país.


Con este cambio de categoría, que es el primero que se tiene o se asume desde hace más de 50 años, prácticamente 77 años, la zona contará con un programa de preservación más completo. Se impulsarán acciones para resguardar su belleza escénica, aprovechar sus recursos naturales de manera sustentable y restaurar sus ecosistemas, que son el hábitat de una rica diversidad biológica.


Con la Estrategia Nacional del Cambio Climático y estas tres acciones que he referido, hoy estoy compartiendo con ustedes, el Gobierno de la República refrenda su firme determinación de mover las instituciones, los programas y la mentalidad de autoridades y de la sociedad en su conjunto, para impulsar una política ambiental con visión de largo plazo.


Señoras y señores:


La Tierra es nuestra casa común, nuestro patrimonio colectivo. Sólo poseemos un planeta, en el que vivimos, y el planeta sólo nos tiene a nosotros para cuidarlo.


Para ello, es fundamental que adoptemos el paradigma del crecimiento verde incluyente.


Trabajando juntos, autoridades, Legisladores, expertos, líderes sociales, empresarios, y ciudadanos, hagamos un mejor uso de nuestra riqueza natural, aumentemos su valor y aseguramos una mejor calidad de vida para nuestros hijos.


Sumando esfuerzos y voluntades vamos a transformar a México.


Esto es lo que nos hemos propuesto hacer: mover a México para transformarlo y hacer de México un país próspero, incluyente y sustentable, como todos lo queremos.


Y lo más importante. Lo vamos a lograr cuidando el patrimonio de los mexicanos de hoy y de mañana.


Yo reitero, el compromiso del Gobierno de la República es asumir una mística de trabajo real, efectiva y de resultados, en el compromiso que hacemos, no sólo como Gobierno, sino en el que queremos tener autoridades, Gobierno y sociedad en su conjunto, para cuidar de nuestro medio ambiente.


Si tenemos clara conciencia de que lo que hoy disfrutamos de forma colectiva nos ha sido prestado, y debemos de preservarlo para que sea por igual de disfrutado por las futuras generaciones, tenemos ante ello, el reto y el compromiso de imprimir a nuestro trabajo un compromiso con el cuidado y preservación de nuestro medio ambiente.


Yo hago votos porque en el inicio de esta semana dedicada al medio ambiente, pero lo que debe ser un esfuerzo y compromiso permanente del Gobierno, de las autoridades y de la sociedad en su conjunto, permita realmente cumplir con esta alta responsabilidad que tenemos para con las futuras generaciones y, sobre todo, en el cuidado del mundo en el que hoy vivimos.


Hago votos porque realmente se logren estos propósitos y, con ello, damos paso a esta conmemoración del Día Mundial del Medio Ambiente.


Muchas gracias a todas y a todos ustedes por su participación.