-MODERADOR: Presidente Peña Nieto, cuando uno observa a México, una de las cosas más interesantes que se encuentra es cómo el comercio de México con Norteamérica es un comercio que sucede entre empresas; es decir, en los encadenamientos productivos que hay, hoy en día, en áreas desde la industria aeronáutica, la industria automotriz, en televisores tipo plasma. En fin.

El cambio tan profundo que ha generado México en su tipo de producción, que obviamente, creo que es una gran lección para la Alianza en cómo aprende a hacer esos encadenamientos productivos.

Hoy vemos, por ejemplo, un iPhone está hecho en cerca de 40 países del mundo y, a su vez, cómo se combinan con algo que usted ha planteado hoy, que yo creo que es muy atinado, y es la combinación con las pequeñas y medianas empresas.

Por qué no nos cuenta un poquito de eso, Presidente.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Con mucho gusto, Luis Alberto.

Yo debo decir que esta Alianza del Pacífico, sin duda está dando pasos muy firmes, y muy rápido, a partir de su constitución, que tiene menos de un año, que formalmente quedó creada.

Y en menos de este tiempo, ya señalado, hemos logrado acuerdos como liberar nuestro comercio, prácticamente, en un 90 por ciento; fijar plazos al resto, del 10 por ciento.

Hemos eliminado las barreras de visa que había para los ciudadanos de nuestros países. Hoy existe este libre tránsito de ciudadanos entre los países miembros de esta Alianza.

Y, sin duda, porque creemos en el libre comercio. Ésta es una Alianza que a este ritmo acelerado, como lo imponen las condiciones del Siglo XXI, también viene a motivar y a alentar al empresario y al emprendurismo.

Por eso, hoy, uno de los acuerdos tomados fue el de hacer de este gran mercado, de este Acuerdo de Libre Comercio, entre otros beneficios, uno que no sólo beneficie a las grandes empresas, sino que encadene a las empresas de los cuatro países con las grandes empresas, que sea una gran red de interconexión, que le imprima valor agregado a la producción que se tenga de estos cuatro países, pero que las pequeñas y medianas empresas, también tengan beneficio y mayores beneficios de esta alianza que estamos creando.

No es una alianza para el privilegio de algunos cuantos, sino queremos que sea una alianza que fomente la capacidad creativa y emprendedora de nuestros ciudadanos, y que encuentren en esta alianza un espacio para participar, para competir y para ser parte de este encadenamiento productivo que tú has señalado.

Y creo que vale poner en referencia lo que tú has citado: la relación que México guarda con Norteamérica, y donde hay que destacar que para México, sin duda, el primer destino de sus exportaciones, hoy resulta ser Estados Unidos, pero que también México para los Estados Unidos es un importante destino de sus exportaciones. De hecho, el segundo más importante, después de Canadá.

Pero con una variable que, quizá, sea distinta de la relación comercial que puedan tener con otros países, que es el valor integrado que hay, o el componente que hay a la producción que se da en uno y otro país, como la que queremos replicar entre los países que hacemos esta Alianza del Pacífico.

Por cada dólar, por cada dólar que exporta México, 40 centavos tienen por componente insumos de Estados Unidos, a diferencia de lo que representa un producto exportado de China, por ejemplo, que tiene solamente cuatro centavos de componente de insumo norteamericano.

Qué quiero decir con este dato de referencia.

Que estamos, realmente, queriendo fomentar en esta Alianza del Pacífico, una mayor participación de nuestros emprendedores en este gran mercado, que se encadenen, que generen valor agregado, y que realmente podamos detonar el potencial de desarrollo, de productividad y de competitividad a esta región, que evidentemente estará escalando.

Al ritmo que vamos, yo creo que muy pronto estaremos tomando acuerdos adicionales que nos permitan hacer de esta región, a partir de la madurez que vaya tomando este acuerdo, una integración de mayor productividad, a partir de la participación de nuestros empresarios, de grandes empresarios, de medianos empresarios y de pequeños empresarios.

Creo que éste es el sentido y el espíritu que alienta este acuerdo de la Alianza del Pacífico, y como aquí se ha expresado ya por todos lo que hemos hablado, es una alianza que no tiene precedente. Creo que es de vanguardia, de nueva generación.

Y para quienes tenemos una visión compartida en los albores de este siglo XXI, creo que es muy prometedora del desarrollo que tengan nuestros pueblos, nuestras economías en los próximos años.

Y hago votos porque realmente así sea.