Nuevamente, muchas gracias.

Y saludo con respeto a todos los asistentes a este evento.

De manera particular, quiero saludar al señor Gobernador del Estado de Yucatán, a Rolando Zapata Bello, a quien le agradezco su hospitalidad y sus palabras de bienvenida.

De igual forma, a los titulares de los demás Poderes del Estado de Yucatán.

Al Comandante de la Zona Militar y de la Zona Naval que están aquí, en Yucatán.

Y de manera particular, saludar al Presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, a Luis Zárate Rocha, a su Consejo Directivo.

A miembros de su familia o de las familias de los constructores del país que están aquí, presentes. A todas las señoras, a quien me da mucho gusto saludar y reconocerles su trabajo.

Saludar a distintas autoridades. Al señor Presidente Municipal de Mérida, a quien también agradecemos su hospitalidad.

A Presidentes Municipales.

A la Senadora de la República.

A Legisladores Federales y estatales que concurren a este acto.

A esta gran representación de la sociedad del Estado de Yucatán, a quienes apreciamos realmente sus muestras de calidez, de afecto que invariablemente este estado me ha dispensado y que verdaderamente me hace sentir en casa.

Al mismo tiempo que quiero saludar. Muchas gracias. Gracias, de verdad, a todos.

Y, al mismo tiempo, quiero saludar a todos los constructores del país, que se dan cita en este gran encuentro, en el que la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción ha dedicado este espacio para el tema de las comunicaciones y transportes del país, en este propósito y en este empeño, realmente para impulsar mayor infraestructura para el desarrollo y bienestar de todos los mexicanos.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Hoy nos convoca la Reunión Nacional de Comunicaciones y Transportes, evento de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción que reúne a autoridades, Legisladores, empresarios de la construcción y financieros, entre otros sectores.

Esta edición coincide con el 60 Aniversario de esta Cámara, fundada en 1953.

Por ese motivo, quiero reiterar mi mayor felicitación y mi más amplio reconocimiento al trabajo dedicado por esta Cámara en favor de la construcción de infraestructura para el desarrollo de México.

Por eso me complace y es una gran distinción acompañarlos en este 60 Aniversario, que además de dar marco a este encuentro, al que ya hecho referencia, permite, también, llevar a cabo la Toma de Protesta del Consejo Directivo de esta Cámara y acompañarles en esta celebración.

De acuerdo a los datos que me ha compartido la propia Cámara, es una que reúne a 10 mil empresas y tiene 43 delegaciones en todo el país.

Como ha quedado de manifiesto, a través del libro conmemorativo que ustedes me acaban de entregar, acompañados de dos representantes, dignos representantes de los constructores y trabajadores del país, Silvia y Omar, quienes junto con el Presidente de esta Cámara, me han entregado un libro que han intitulado: Los 60 pilares del país o para la construcción de infraestructura del país.

Estoy convencido de que el esfuerzo de esta Cámara y los constructores del país ha sido loable y hoy lo podemos apreciar en cualquier parte en el que nos ubiquemos o que vayamos, de nuestro país, podemos apreciar, observar y reconocer la obra dedicada y hecha con el talento, el trabajo y el esfuerzo de los constructores de México.

De manera particular, quiero felicitar a quien asume la Presidencia de esta Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, a Luis Zárate Rocha, quien inicia un nuevo periodo al frente de esta Cámara y que, estoy seguro, tiene en su trayectoria acreditado realmente el talento y, sobre todo, el compromiso para cumplir con esta alta responsabilidad.

Pero como él mismo lo ha manifestado, se trata de que generemos una importante sinergia entre el esfuerzo que el Gobierno de la República, los Gobiernos estatales y municipales, en una mayor y efectiva coordinación que estamos impulsando y con los constructores del país podamos, realmente, detonar esta infraestructura o desarrollar mayor infraestructura a la que ya se ha realizado, que realmente permita hacer de México un país que detone todo su potencial.

Somos mexicanos que queremos a México, que creemos en México, y que estamos conscientes de que para que pueda este país lograr mejores condiciones para todos los mexicanos, es importante hacer de él un país con una mejor infraestructura, que atraiga inversiones productivas, que generen más y mejores empleos, bien remunerados.

Que México se vuelva un país con mayor competitividad y que esto derivará de la productividad que imprimamos en los procesos productivos que tenga nuestro país.

Conscientes de ello, es de ahí la enorme relevancia que tiene para esta Administración; el impulso a la infraestructura, la que hemos comprometido, la que asumí en compromiso cuando fui candidato a la Presidencia de la República, la que mi Gobierno está decidido a desarrollar y llevar a cabo.

Y otras obras que deriven de la demanda social, ahí donde hace falta, donde sea importante desarrollar infraestructura que genere mejores entornos y mejores condiciones de vida para los mexicanos.

Como Presidente de la República estoy convencido de que uno de los componentes fundamentales para construir el México próspero, que es una de las cinco grandes metas nacionales que mi Gobierno se ha trazado, que anhelan y merecen los mexicanos es, sin duda, el desarrollo de infraestructura.

Los países más avanzados del mundo, lo que les ha permitido posicionarse como centros para atraer y retener inversiones generadoras de empleo, los que hoy están a la vanguardia, son aquellos que han impulsado fuertemente la construcción y el desarrollo de infraestructura.

Y así lo hemos podido apreciar en otras latitudes y en los países de mayor avance, lo mismo en Asia, en la región Asia-Pacífico, en países como China, Hong Kong, como parte de China; o lo mismo en Alemania, en Francia, o en el Reino Unido, de donde apenas hoy por la madrugada estábamos llegando aquí, nuevamente de regreso a nuestro país, lideran en materia de infraestructura en el mundo.

México, por su parte, está situado en una condición que debe de superar. Hoy, de acuerdo al Foro Económico Mundial, en la evaluación que hace a 144 países, México se posiciona o tiene un lugar, de acuerdo a la evaluación que hace este Foro de su infraestructura, ocupa la posición número 68.

Por eso, tenemos que acelerar el ritmo de construcción y de desarrollo de más infraestructura para mejorar esta posición, porque la nuestra merece ser otra. Una posición que realmente proyecte la riqueza de nuestro país y que nos proyecte como tal al mundo.

Para elevar la calidad de nuestra infraestructura y aprovechar todo el potencial que México tiene, es necesario mejorar sus carreteras, ferrocarriles, puertos, aeropuertos, telecomunicaciones y el suministro de electricidad.

Y eso es justamente lo que estamos decididos a hacer en esta Administración. Por ello es que he instruido al Secretario de Comunicaciones y Transportes a presentar en próximos días el Plan Nacional de Infraestructura y Transporte para esta Administración, que habré de compartir con todas y todos ustedes, y con todos los sectores de la sociedad mexicana.

Pueden estar seguros de que vamos a respaldar con determinación el desarrollo de obras de infraestructura estratégica en todas las regiones de nuestra geografía nacional.

Y la razón de esto es muy simple, y lo he señalado también ya de manera reiterada: el gran reto que tenemos por delante es lograr un mayor crecimiento económico de manera sostenida

Y para hacer esto posible es importante incidir en el nivel de productividad de nuestro país, pero que además hemos señalado que una premisa para atender esta asignatura es la democratización de la productividad, que significa ampliar y extender los beneficios de las políticas públicas para elevar la productividad, que no se queden concentradas en unas cuantas regiones ni en unas cuantas empresas, sino que realmente sea un beneficio que alcance a todas las regiones del territorio nacional, para que el desarrollo que propicie el crecimiento económico se extienda a todos los lugares más recónditos de la geografía nacional y llegue a todos los mexicanos.

Déjenme compartirles algunos datos importantes de acuerdo a los compromisos que he asumido. De los 105 compromisos que hicimos y que este Gobierno tiene asumido llevar a cabo de parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, 24 de ellos, de los 105, ya se están licitando, implicarán estos compromisos una inversión, y éste es sólo un ejemplo, de nueve mil millones de pesos.

Nos hemos propuesto, y hoy lo quiero reiterar ante ustedes, convertir a México, y yo celebro la gran coincidencia que en este punto tiene esta Cámara, y así lo ha expresado su Presidente, en convertir a México en un gran centro logístico global de alto valor agregado.

Con infraestructura, inversiones en tecnología e innovación y mayores encadenamientos productivos, insisto, haremos de nuestra ubicación geográfica una auténtica generadora de riqueza que beneficie a todos los mexicanos.

Ésta es la visión de futuro plasmada en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. En él se establece modernizar, ampliar y conservar la infraestructura en los diferentes modos de transporte, así como mejorar su conectividad bajo criterios estratégicos y de eficiencia.

Por ejemplo, en el sector carretero, consolidaremos y modernizaremos los grandes ejes troncales que cruzan el territorio nacional.

Tenemos obras, sólo por citar algunas, como la Autopista Oaxaca-Istmo, con una inversión del orden de los mil 400 millones de pesos para este año, 2013, del total de más de nueve mil millones de pesos que habrá de costar esta obra.

También, habremos de modernizar algunas otras. Y ya que estoy aquí, en Yucatán, no puedo dejar de hacer referencia al ramal carretero entre Playa del Carmen y Xcán aquí, en esta gran entidad.

Asimismo, mejoraremos los caminos rurales con las obras, sobre todo, de mayor pobreza y marginación. Porque, como lo he dicho ya hace un momento, queremos que el beneficio se extienda a todas las regiones y a todas las partes que forman parte de esta gran Nación.

Y por eso, advertimos que es precisamente en las zonas rurales donde tenemos que modernizar, también, las comunicaciones rurales, para que permitan a esta zonas, a estos sitios, donde se concentra el 25 por ciento de la población nacional, el que puedan tener un mayor desarrollo y que puedan conectarse, precisamente, a los centros logísticos para poder reamente; desde ahí, desplazar los productos que se generan en el campo.

En el sector ferroviario desarrollaremos el tren, y aquí sólo refiero algunas de las obras de más alto impacto, el México-Querétaro, el México-Toluca, el Tren Transpeninsular, que aquí vine a comprometer y que ya hemos anunciado, en Yucatán, Quintana Roo, que irá de aquí, de Mérida, a Punta Venado.

Sobre este tema en particular, he instruido al Secretario de Comunicaciones y Transportes a concluir los estudios técnicos para, cuanto antes, licitar ya esta obra e iniciemos su construcción.

Ésta será una obra emblemática que elevará la competitividad y la calidad de vida de los habitantes de todo el Sureste de México. Para hacerlo realidad, estimamos hacer una inversión del orden de los 16 mil millones de pesos.

El Tren Transpeninsular significará conectividad, más turismo, empleo, así como oportunidades de crecimiento para esta región. Es una vía directa hacia el México próspero, como ya lo he señalado, que todos queremos.

Además, se construirán dos nuevos libramientos ferroviarios, en Celaya y Durango, así como el acortamiento en la línea Aguascalientes-Guadalajara.

Por otra parte, insisto, sólo por citar algunas de las obras que este Gobierno tiene planeado llevar a cabo, en el sector marítimo portuario, desarrollaremos puertos estratégicos de clase internacional, cito entre ellos, el de Lázaro Cárdenas y el Puerto de Manzanillo.

En el Subsector Aeroportuario deberá mejorarse la interconexión y garantizar su operación y conservación eficiente, así como la rentabilidad operativa dentro de este sector.

Se supervisará el desempeño de las aerolíneas nacionales para garantizar altos estándares de seguridad, eficiencia y calidad en los servicios que presta.

La infraestructura nos permitirá construir el México moderno y próspero que anhelamos, por ello lo consideramos un asunto estratégico y de prioridad nacional.

Ustedes recordarán que el pasado viernes, a propósito de la Entrega del Premio Nacional de Ingeniería y Arquitectura, instruí a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a acelerar el ritmo de ejecución y pago de los proyectos de inversión que tiene esta Administración.

Hoy, quiero compartir con ustedes y con todos los mexicanos, que en el inicio del segundo semestre de este año, el Gobierno de la República ejercerá una inversión de más de 187 mil millones de pesos en carreteras, caminos rurales, trenes y puertos, así como en obras del Sistema Hídrico, Eléctrico y de Petróleos Mexicanos y que incluyen recursos del Fondo Nacional de Infraestructura.

Ésta, sin duda, es una buena noticia para el sector y para la economía nacional, porque sumada a la inversión de los 123 mil millones de pesos de este primer semestre que ya se está ejecutando, llegaremos en este año a una inversión estimada en 310 mil millones de pesos en inversiones en infraestructura en este presente año, en el año 2013.

Confirmo que con este ritmo de ejecución habremos de alcanzar las metas de inversión planteadas desde el inicio de este año.

Y estoy convencido de que estos anuncios, el compartir con ustedes los montos de inversión, la inversión que hemos realizado en el primer semestre y que, sin duda, se amplía hacia el segundo semestre, nos permitirá alcanzar, insisto, la realización de los grandes proyectos, de las grandes obras que hemos planeado para este año y, sobre todo, en total y absoluta sintonía con todo el Plan Nacional de Desarrollo de Infraestructura para esta Administración.

Señoras y señores:

Ustedes mejor que nadie saben que la construcción de toda obra comienza por sus cimientos.

En el Gobierno de la República nos hemos propuesto transformar a México y construir la paz, la inclusión, la educación de calidad, la prosperidad y la responsabilidad global del país, a partir de sólidos cimientos.

Paso a paso, ladrido por ladrillo, vamos construyendo esta gran obra colectiva que es de México, y en ese propósito sé que contamos con un aliado fundamental: la Cámara nacional de la industria de la construcción, que aglutina a grandes constructoras de este país, y que es con ustedes, al lado de ustedes y en esta visión compartida del México que queremos, que vamos a aportar y hacer nuestra mayor contribución al desarrollo de más infraestructura, de mejor conectividad, para que México alcance condiciones de mayor calidad y bienestar para todos los mexicanos.

Por ello, nuevamente reitero mi felicitación a este nuevo Consejo Directivo de la Cámara de la Industria de la Construcción. Y hago votos porque realmente tengan el mayor de los éxitos en las metas que se han planteado alcanzar, y que son plenamente coincidentes con el que Gobierno de la República tiene por propósito: el asegurar que la calidad de vida de todos los mexicanos sea mayor.

Felicidades y éxito en este encuentro que habrán de llevar a cabo.

Muchas gracias.