Sesión de preguntas y respuestas

(Primera respuesta)

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Agradezco la participación en nombre de los jóvenes de México, que participan en APEC.

Y yo, lo primero que diría, es que las reformas que hemos venido impulsando de carácter estructural en México tienen una orientación fundamental, que es asegurar mayores oportunidades de empleo, especialmente para las nuevas generaciones.

Cuando hice referencia a la Reforma Educativa, que ahora corresponderá al Gobierno instrumentar su aplicación y que recientemente fue aprobada en México, esto dará frutos seguramente en cinco o seis años, cuando empecemos a ver a generaciones que estén mejor capacitadas, mejor formadas, con mayores habilidades, precisamente para incorporarse a la actividad productiva.

Y las otras reformas; la Financiera, y la de Telecomunicaciones, la de Competencia Económica. Todas están orientadas a asegurar que México pueda detonar su potencial, sobre todo en materia económica, que pueda tener un mejor desempeño en su economía. A final de cuentas, advirtiendo que es el desempeño de una economía lo que abre espacios de oportunidad para las nuevas generaciones.

Si no logramos esto, estaremos logrando o, más bien, lamentablemente estaremos llevando a cuestas el que los jóvenes que estén egresando de sus estudios profesionales, solamente estén encontrando frustración por no encontrar espacios de oportunidad y de trabajo que además sean dignamente remunerados.

Esto implica que México tiene que lograr crecimiento económico, y tiene potencial para ello.

Las reformas que se están procesando y que se han procesado en México fueron varias que estuvieron pospuestas por muchos años, y que hoy, precisamente, a un acuerdo nacional, el Pacto por México, como es conocido, ha posibilitado que distintas visiones y distintas fuerzas políticas encontremos un espacio común, un punto de coincidencia que está orientado a la transformación y a la modernización de nuestro país, y eso abrirá espacios de oportunidad, especialmente para los jóvenes.

Algo que me gustaría, finalmente, destacar:

México, en contraste con otros países de importante desarrollo, es un país predominantemente joven. La edad promedio de México, es de 27 años.

Esto asegura que en las próximas dos o tres décadas, tenemos un amplio sector de la población en aptitud de incorporarse a la actividad productiva, de generar riqueza y de tener, o debieran tener espacios de oportunidad. Pero para asegurar esto, tenemos que lograr un mejor desempeño de nuestra economía.

Creo que las reformas, con esta orientación, estarán dando mayores oportunidades, amplias oportunidades a los jóvenes de hoy, y a las nuevas generaciones que estarán teniendo una mejor educación.

(Segunda respuesta)

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Es evidente que las reformas que se han venido postulando han encontrado resistencias en varios sectores.

Y una que evidentemente no es nada popular en ninguna parte del mundo, es una Reforma Fiscal que está orientada a fortalecer la capacidad financiera del Estado mexicano, no sólo la del Gobierno Federal, sino la de los gobiernos estatales y la de los gobiernos municipales, que son los tres órdenes de Gobierno que hay en mi país.

Esto implica, sin duda, un desgaste para el Gobierno, pero asumimos la responsabilidad que tenemos si realmente queremos invertir más en infraestructura, más en educación para los jóvenes.

México está rezagado en la oferta educativa que hace, sobre todo en el nivel superior, y si queremos realmente ser más productivos, que ha sido una de las razones por las que nuestra economía no ha logrado un mejor desempeño y por la que hemos perdido competitividad, tenemos que hacer mayor inversión en educación superior. Esto demanda capacidad financiera para el Estado.

Y evidentemente, como Gobierno, asumimos la responsabilidad, y, evidentemente el costo político que esto pueda representar ante la sociedad.

Yo vuelvo a ser muy claro. Hay en el país, y tengo que reconocerlo, un ambiente de acuerdo entre las distintas fuerzas políticas, que no significa que no tengamos diferencias, y sobre todo para quien tiene la responsabilidad de gobernar, tiene que encarar su responsabilidad, adoptando medidas que a veces no resultan ser las más populares.

Pero también, y lo dejo muy en claro; hemos sido un Gobierno que ha actuado con disposición a escuchar y a recoger inquietudes y propuestas de los sectores que eventualmente se sientan afectados.

Creo que todo esto es parte de un procesamiento, y será en los próximos meses o en las próximas semanas, que se lleve a cabo el debate sobre las últimas reformas que hemos planteado en este año, especialmente la Hacendaria y la Energética que, insisto, están orientadas, por un lado, a que el Estado tenga capacidad para poder hacerle frente a las necesidades que tiene el país. Y segundo; la que tiene que ver con la Reforma Energética, que México pueda desplegar su potencial en esta materia.

Somos un país con amplias reservas energéticas, pero con una incapacidad para poder explotarlas suficientemente, y esto alinea muy bien o concilia muy bien, por un lado, que el Estado mantenga la propiedad de sus hidrocarburos y de su energía, pero encuentre otras formas de poder explotarlos, que asegure que la energía sea más barata para la población, que sea más barata para las pequeñas y medianas empresas, que son las que generan el empleo en México, y que hoy, lamentablemente, tienen acceso a una energía muy cara.

MENSAJE FINAL DEL PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO:

Primero. México es una economía emergente. Es una economía con un gran potencial para generar crecimiento en los próximos años, para abrir oportunidades, insisto, para las nuevas generaciones y para la sociedad del presente.

Y algo que está proyectando México, es, precisamente, este cambio, este deseo de moverse y de transformarse; de romper con paradigmas, de romper con modelos o estereotipos que hoy ya no funcionan.

Otras partes del mundo, otras naciones que han logrado un desarrollo acelerado en las últimas décadas, han hecho ajustes y cambios a tiempo.

México se rezagó en esta parte, y hoy, precisamente, estamos impulsando estas transformaciones y esos cambios.

Estamos encontrando, como es natural e inevitable ante cualquier cambio, resistencias en algunos sectores. Pero entendemos muy bien que en este clima plural, democrático, de acuerdo y de búsqueda de coincidencias, será posible, y estoy muy optimista, de que podemos concretar importantes reformas que van a favorecer a que México pueda desplegar su potencial, su capacidad y sus grandes fortalezas.

Somos un país con una gran riqueza en nuestra gente, en recursos energéticos.

Somos un país con una espléndida ubicación geográfica, con acuerdos con muchos países; con 45 países.

Somos un país con estabilidad económica, con estabilidad macroeconómica.

Todas estas son ventajas y fortalezas que, por sí mismas, son insuficientes para que México pueda tener un mejor desempeño en su economía.

Por eso, los ajustes y cambios estructurales que estamos haciendo y que se han venido, además, materializando.

Yo estoy optimista, y creo que si logramos procesar y conciliar los puntos de diferencia que tienen algunos sectores de la sociedad, será posible realmente materializar los grandes cambios para bien y transformación de México.

-PREGUNTA: Muchas gracias, señor Presidente.