En el marco de su visita a Sudáfrica, para acudir a los funerales de Nelson Mandela, en un mensaje a medios de comunicación el Presidente Enrique Peña Nieto señaló que su presencia viene a reafirmar el compromiso que tiene el Gobierno de México para velar y defender los valores universales por los que luchó.

“Desde México habremos de honrar su memoria trabajando, precisamente, por un México más igualitario, por un México de mayor inclusión social; por un México de menos contrastes sociales y por un país que, en armonía, sepa trazarse un camino para un mayor desarrollo y un mayor progreso”, afirmó.

A continuación, el texto íntegro del mensaje presidencial:

Muy buenas tardes a todos ustedes.

Solamente para compartir con ustedes la razón de encontrarnos hoy aquí, en Sudáfrica, para asistir con la representación de México, el Funeral de Estado del expresidente de la República de Sudáfrica, Nelson Mandela.

Sin duda, un hombre de talla universal, gran líder, histórico, vigente y un gran humanista.

Hay que recordar que México mantuvo invariablemente una oposición a la política del Apartheid que, incluso, llevó en su momento, en 1974, a que México retirara el Consulado Honorario que mantenía en este país.

Y el día de hoy, como lo han ustedes apreciado, el mundo rinde homenaje a un hombre dispuesto, o que estuvo dispuesto a sacrificar su libertad en favor de la libertad de todo un pueblo.

El señor Mandela, insisto, fue un hombre de talla universal que encabezó en su país y en el mundo entero, un gran movimiento en favor de la paz, de la igualdad, en defensa de los derechos humanos y, sobre todo, de la inclusión social.

El hecho de estar hoy aquí representando a México es, precisamente, para testimoniar reconocimiento a los valores por los que Nelson Mandela luchó y defendió durante toda su vida.

El estar hoy aquí, también, viene a reafirmar el compromiso que tiene el Gobierno de México para velar y defender, por estos valores universales, por los que él luchó y que, sin duda, deben llevarnos a seguir trabajando por la paz, por la armonía social, por la inclusión social, y contra la desigualdad.

Queremos un país y un mundo de mayor igualdad, y de total y absoluto respeto a los derechos humanos.

Recordemos que el expresidente Mandela fue Premio Nobel de la Paz en 1993.

Recordando, también, que en su lucha, él estuvo preso durante 27 años y, al salir de prisión, en 1990, un año después visitó nuestro país y justamente el año en el que fue reconocida su lucha y su trabajo, y que le mereció el Premio Nobel de la Paz, en ese mismo año México estableció relación diplomática con Sudáfrica.

En 1994 gobernó para todos los sudafricanos y claramente dejó una lección al mundo, que independientemente de su raza, estaba convencido de que ninguna debía oprimir a la otra.

Fue un luchador incansable de la paz y de la igualdad entre los hombres.

Y al estar hoy aquí, precisamente, en representación de México, es venir a testimoniar reconocimiento a un hombre de talla universal y que deja huella imborrable y lección al mundo entero.

Desde México habremos de honrar su memoria trabajando, precisamente, por un México más igualitario, por un México de mayor inclusión social; por un México de menos contrastes sociales y por un país que, en armonía, sepa trazarse un camino para un mayor desarrollo y un mayor progreso.

Esa es la razón de estar hoy aquí, en Sudáfrica, en una ceremonia en la que líderes de todo el mundo han venido a acompañarle en este funeral de Estado, a honrar su memoria y a desear que descanse en paz.