Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da gusto saludar a los integrantes del Gobierno de la República, a los señores dirigentes de distintas organizaciones empresariales, a quienes agradezco su presencia y más reconozco la adhesión a este esfuerzo del Gobierno de la República para contribuir a la reconstrucción, a partir de los dos eventos climatológicos que vivió el país, y que lamentablemente costara vidas humanas y afectaciones en varias familias mexicanas, y en los negocios, o en las fuentes de trabajo de muchas familias.

Quiero saludar a los señores legisladores, señoras y señores legisladores Federales; a servidores públicos, y a toda la representación que hoy aquí nos acompaña.

Antes de dar lectura a mi mensaje, yo quisiera ofrecerles una muy sentida disculpa a todos los asistentes, por este retraso involuntario, no sólo porque la gira previa que hemos llevado a cabo en el Estado de Guerrero, quizá nos haya tomado un poco más de tiempo, y eso ya generó algún retraso, sino porque además, enfrentamos ahí, alguna adversidad climática, también, en el regreso, que hizo que tomáramos todavía más tiempo del originalmente programado.

Por ello, les ofrezco una sentida disculpa, apelo a su comprensión y trataré de ser lo más puntual y objetivo en lo que quiero aquí compartirles, y que ustedes claramente ya han podido atestiguar el propósito de este acto, para compartir acciones que el Gobierno de la República está llevando a cabo para la reconstrucción de las afectaciones y daños causados por los eventos climatológicos Ingrid y Manuel.

El Gobierno de la República refrenda su compromiso de enfrenar la contingencia provocada por estos fenómenos y de trabajar con decisión para recuperar las condiciones de normalidad.

Desde el primer momento hemos apoyado a las entidades impactadas. La mayor de nuestras prioridades ha sido el auxilio a la población y, sobre todo, su seguridad.

El saldo más lamentable de estos acontecimientos ha sido, sin duda, la pérdida de vidas humanas. A ello se suman, también, las cuantiosas afectaciones al patrimonio, la infraestructura y actividades productivas de las comunidades locales.

Hacerles frente es un gran desafío. A las acciones inmediatas de rescate ha seguido el garantizar el suministro de alimentos, restaurar los servicios básicos para la población y restablecer las comunicaciones, e iniciar los trabajos de reconstrucción de vivienda, así como de reactivación de los negocios dañados y afectados.

En la mayoría de los municipios, una alta proporción del empleo se genera, como todos los sabemos, a través de la micro, pequeña y mediana empresa.

De ahí la necesidad de emprender acciones para la pronta recuperación de este importante sector.

De las MiPyMES, como son ampliamente conocidas, depende el sustento de un gran número de familias.

Tenemos claro que estas empresas van al día y deben cubrir compromisos con sus proveedores, que también son micro y pequeñas empresas, varias de ellas, y se mantienen de sus operaciones diarias o cotidianas.

Debemos actuar pronto para que sus pérdidas temporales no se conviertan en quebrantos permanentes de negocios, empleos e ingresos.

En este sentido, el Gobierno de la República canaliza ya 525 millones de pesos para reactivar a las MiPyMES en los municipios con declaración de desastre natural.

De ese recurso, 100 millones de pesos, el Fondo PyME permitirá otorgar apoyos directos, con montos que irán entre siete mil 500 y hasta 25 mil pesos, en beneficio de cerca de 10 mil negocios afectados.

A través del Fondo del Emprendedor serán canalizados 125 millones de pesos en beneficio de, por lo menos, 12 mil 500 pequeñas empresas para paquetes básicos de equipamiento y reposición de equipo de cómputo, telefónico y terminales de punto de venta.

Adicionalmente, a través del Sistema Nacional de Garantías se canalizarán, vía Nacional Financiera, 300 millones de pesos para respaldar créditos a las empresas afectadas con montos de entre 100 mil y hasta dos millones de pesos.

Las empresas que ya se vieron beneficiadas por programas como Todos por Acapulco, podrán adquirir un nuevo crédito de hasta dos millones de pesos para cubrir sus adeudos y tener liquidez, con estos recursos se generará una derrama de financiamiento de mil 500 millones de pesos.

Hoy, precisamente partieron hacia diferentes zonas afectadas del Estado de Guerrero, que fue, sin duda, la entidad más afectada en todo el país, unidades móviles de NAFIN, que facilitarán la realización de este esquema de apoyo a empresas y productores.

Para garantizar que los apoyos lleguen a quienes verdaderamente lo necesitan, se está levantando un censo de negocios dañados en todo el país.

Celebro la colaboración de diferentes organismos empresariales locales, en los trabajos del censo, lo que dará mayor celeridad a la entrega de los apoyos.

A todos ellos, reconozco su solidaridad con la población afectada por esta contingencia, que nos ha permitido sumar voluntades y esfuerzos.

Juntos, Gobierno, sociedad y empresarios, lograremos que las micro, pequeñas y medianas empresas afectadas, puedan reanudar sus actividades a la brevedad posible.

Este Programa de Apoyo a las MiPyMES se complementa con una serie de acciones que ya hemos iniciado y que de manera enunciativa quiero referir de manera breve.

Primera. Para generar empleos que contribuyan a la reactivación económica y representen una fuente de ingreso en las localidades, hemos fortalecido el Programa de Empleo Temporal con recursos adicionales del orden de 374 millones de pesos.

Segunda. Para apoyar a empresas de las zonas afectadas, para que cuenten con liquidez y hagan frente a sus compromisos económicos, el 24 de septiembre se publicó en el Diario Oficial de la Federación un decreto por el que se ofrecen facilidades temporales para el pago de las diversas obligaciones fiscales federales.

Tercera. Se han otorgado facilidades administrativas para empresas que cotizan en el Seguro Social en los municipios donde exista Declaratoria de Desastre Natural, para que cuenten con un alivio temporal en plazo y condiciones de pago de las cuotas del Instituto.

Cuarta. Se implementará un programa de apoyo en el pago de servicio a la Comisión Federal de Electricidad, en beneficio de usuarios domésticos y MiPyMES con prórrogas de pago por un plazo de 60 días.

Quinta. A través de BANOBRAS se brindará apoyo a gobiernos estatales y municipales con Declaratoria de Desastre Natural para que desarrollen labores de reconstrucción, mediante nuevas líneas de crédito ágiles a tasa reducida y en condiciones accesibles.

Sexta. A través de la Sociedad Hipotecaria Federal se brindará apoyo a acreditados hipotecarios en zonas de desastre, mediante una reducción temporal de sus pagos y se tendrá un programa para apoyo a viviendas afectadas que no cuenten con créditos hipotecarios.

Séptima. A través de FIRA y Financiera Rural se apoya con Programas deliberados para recalendarizar créditos, otorgar otros nuevos, reducir montos y costos de los adeudos, así como acceder a nuevas garantías, principalmente dirigidos a los pequeños productores del campo.

Octava. A través de SAGARPA se han destinado 600 millones de pesos para atender, tanto a zonas afectadas como a productores, a través de diferentes componentes; a través de la atención a desastres naturales en el sector agropecuario y pesquero, sanidad, pesca y el Programa Estratégico Trópico Húmedo con lo que se apoya la reactivación productiva de estas actividades.

Novena. Se estima que en la reparación de autopistas, carreteras, caminos rurales y alimentadores habrá una importante inversión para la reconstrucción de estas importantes arterias y vías de comunicación.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes ha destinado ya recursos para:

Primero. Implementar soluciones temporales a varios de los cortes que se han hecho en estas vías de comunicación.

Y por otro lado. En la cuantificación precisa que nos permite emprender este programa de reconstrucción con recursos que ya se destinan desde ahora dentro del presupuesto de este año y los que habrá que proyectar en presupuestos de los años por venir.

Décima. Se tiene un importante progreso del censo que SEDESOL y SEDATU llevan a cabo para cuantificación objetiva, real y precisa de las viviendas afectadas, que nos permitirá avanzar en las labores de reconstrucción de las mismas y que esta actividad sea un soporte adicional a las economías locales.

Décima primera. La Secretaría de Turismo trabaja tanto en la atención de la contingencia laboral en apoyo de más de tres mil trabajadores, particularmente del Estado de Guerrero.

Si reconocemos que el motor de la economía en esta entidad es, precisamente, la actividad turística, y eso se ha logrado a través de la reconstrucción de centros turísticos, como en el diseño de una amplia campaña de promoción a distintos destinos turísticos, especialmente el Estado de Guerrero, como los con Acapulco e Ixtapa Zihuatanejo.

Éstas son sólo algunas de las acciones que ya el Gobierno de la República está instrumentando, precisamente para atender a las familias damnificadas, para emprender la labor de reconstrucción de toda la infraestructura dañada, tanto de las vías de comunicación, como de la infraestructura hídrica que tiene que reconstruirse en todo el país.

Hace un momento, al visitar el Estado de Guerrero y particularmente su capital, Chilpancingo, ahí conocimos de cifras mucho más precisas, sobre las afectaciones que se dieron en este Estado de la República, y que se suma al que tuvieron otras entidades, siendo, sin embargo, como ya lo he señalado de manera reiterada, Guerrero la entidad que sufrió mayores daños.

Pero el Gobierno de la República, a través de una representación directa en distintos secretarios del Gobierno de la República, y con la atención que de manera regular, personalmente, estoy dando a estas entidades, para evaluar y, sobre todo, dar puntual seguimiento a las labores de reconstrucción, esperamos que en un breve tiempo, realmente las condiciones de normalidad retornen a todas las entidades del país.

Señoras y señores.

Los mexicanos hemos demostrado, una vez más, que en la adversidad sabemos ser solidarios y generosos, para dar nuestro respaldo a quienes lo necesitan.

Reitero, desde este espacio, una vez más, mi mayor reconocimiento a la población de todo el país, por su enorme voluntad de ayudar a sus hermanos en esta tragedia, al donar víveres, o aportar recursos económicos en favor de esta causa.

Hemos dado muestra de ser una Nación unida y sólida, capaz de enfrentar y superar cualquier desafío.

Con las medidas que he compartido con ustedes este día, y las que habremos de llevar a cabo, continuamos el esfuerzo del Gobierno de la República, en apoyo a la población afectada.

La colaboración con autoridades estatales y municipales será fundamental, pero, también lo es, y aquí lo quiero dejar subrayado, el apoyo y colaboración que tengamos del sector privado en esta sinergia, en esta conjunción de esfuerzos que estamos generando, precisamente, para reactivar la actividad económica en todos los municipios que lamentablemente se vieron afectados.

Por ello, expreso reconocimiento y gratitud a la contribución que todos los organismos empresariales, tanto nacionales como locales, están teniendo en esta tarea y labor de reconstrucción que hemos emprendido desde el Gobierno de la República.

Aquí hay que señalar que la contingencia no ha terminado, y que para ello es necesario que sociedad y Gobierno mantengamos los esfuerzos en favor de quienes hoy nos necesitan.

Este tema, el que hoy nos convoca, quizá, en los medios de comunicación haya pasado ya de las primeras planas o de las primeras noticias a dar espacio a otras, que quizá en la coyuntura puedan resultar más relevantes.

Pero, como lo señalé en otro momento, allá, en Guerrero, precisamente antes de estar en este encuentro: esto de ninguna manera puede distraer la atención que el Gobierno de la República tendrá y habrá de privilegiar, para lograr una reconstrucción plena y total en todas las entidades que tuvieron afectaciones.

Es cierto, ya no tenemos los mismos niveles de inundación o de anegación en viviendas que se tuvieron en medio de la contingencia, pero los daños están ahí, persisten.

Y tenemos que dar cauce, precisamente, a que todas estas acciones permitan recuperar las condiciones de normalidad en todas las localidades y municipios que se vieron afectados.

Como ya lo señalé hace un momento, hemos o seguiremos trabajando para mantener la atención a las familias que todavía no han podido regresar a sus hogares, que se mantienen en distintos albergues. Aquellas familias, que habremos de apoyar para la reconstrucción total de su vivienda.

Ahora nos convoca trabajar en apoyar, también, aquellos pequeños negocios que a veces generan el ingreso básico a las familias que atienden esos negocios, y que dan empleo, también, a otras personas que lamentablemente están en riesgo de perder sus empleos.

Aquí lo importante es que hagamos un frente común, que seamos solidarios y que apoyemos todos juntos esta labor de reconstrucción nacional.

Muchas gracias por su participación en este acto, que permite compartir con ustedes las acciones que el Gobierno de la República está llevando a cabo, como esta convocatoria para que especialmente el sector privado esté sumado en este frente que hacemos, Gobierno y sociedad, para realmente lograr la reconstrucción.

Y nuevamente agradezco la comprensión de todos ustedes por este retraso involuntario que tuvo el inicio de este acto.

Es ya tarde, pero seguramente varios de ustedes están esperando poder llegar a comer.

Les deseo buen provecho y muchas gracias por su atención.