Muy buenas tardes a todas y a todos los asistentes a este evento que, sin duda, resulta muy especial y muy significativo para quienes nos encontramos aquí.

Quiero saludar a todas las autoridades educativas de nuestro país, que están aquí presentes.

Al líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, que está aquí, representando hoy a todas las maestras y maestros de México.

Y a Luis Robles Miaja, que es, además de ser Presidente de la Asociación de Bancos de México, lo es de la Fundación BBVA Bancomer, que acompaña este esfuerzo por lograr una mejor educación, pero sobre todo acompañar a quienes, por merecimientos, se hacen acreedores a una beca, que otorga esta institución financiera.

Muchas gracias por estar aquí presente, Luis.

Quiero saludar, con especial afecto, a las señoritas y a los jóvenes que, de todo el país hoy, aquí, nos acompañan, por ser ustedes los alumnos más destacados de México.

Que han destacado entre sus compañeros del mismo nivel educativo, del mismo grado, entre dos millones 400 mil jóvenes que cursan el sexto de primaria, y ustedes son los mil estudiantes más destacados de todo el país.

Sean todas y todos bienvenidos a ésta, que es su casa.

Y saludo aquí, también, a todas las maestras y maestros que nos acompañan, y que en ustedes saludo con gran respeto a todos los docentes de nuestro país.

Maestras y maestros que, con gran vocación social, una vocación de vida entregada a educar y a formar frutos para este país son, sin duda, el pilar central del Sistema Educativo de México.

Gracias, maestras y maestros, por ser parte de este gran esfuerzo, por dar lo mejor de sí en favor de estas generaciones, en favor de la niñez y juventud mexicanas.

Muchas felicidades a todas y a todos los maestros de México.

Voy a dejar un poco el mensaje que tenía preparado, para hacer breves reflexiones.

Cuando escuchaba al Secretario de Educación Pública hace un momento y, que, además, se aventó su clase de historia, para aquellos que les gusta la historia.

Creo que es importante, a propósito de este encuentro que, por cierto, a lo mejor no lo saben, pero hace o desde hace 55 años es que el Presidente de la República tiene la gran oportunidad y privilegio de encontrarse con las niñas y niños de sexto de primaria más destacados de nuestro país.

Es así, como el Presidente Adolfo López Mateos inició esta gran tradición, y que yo no, ni habré de perderme, porque siempre, para el Presidente de la República, es un motivo y es un espacio único de privilegio, de recuerdo y memorable, porque ustedes podrán decir el día de mañana: me tocó estar, cuando estaba en sexto de primaria, con el Presidente de México.

Pero yo guardaré memoria y registro de estos eventos, porque estoy seguro que el día de mañana, ya cuando haya dejado de ser Presidente, y cuando ustedes tengan responsabilidades mayores en su etapa profesional, podré decir: esta señorita o este joven me tocó saludarles, y hoy que están haciendo esta gran tarea en favor de México, que son grandes científicos, grandes investigadores, maestras, maestros, gobernantes de nuestro país. En fin.

Cualquiera que sea la actividad a la que ustedes el día de mañana se estén dedicando y que, estoy seguro, habrán de destacar, como lo hacen hoy que están destacando al cursar este nivel de primaria, yo podré decir: esta señorita, este joven, me tocó recibirlo, siendo Presidente de México, allá en Los Pinos.

Y, sin duda, será un momento muy especial y, además, es por ello, lo significativo que es esta ceremonia y este evento, que ocurre cada año, desde hace 55 años de este encuentro del Presidente de la República con los jóvenes más destacados del sexto de primaria de todo nuestro país.

Están por entrar a hacer su secundaria. Y, además, tendrán ya ahora el apoyo y el respaldo, a través de esta beca que otorga la institución BBVA Bancomer, su fundación, desde hace ya, también, varios años.

Y esto se reconoce y se aprecia, porque esto les alienta a seguir esforzándose, a seguirse preparando, y a saber que tienen una beca que les dará el apoyo y el respaldo económico para cursar los siguientes años de preparación en los que habrán de incursionar.

Qué es importante destacar, y en ello quiero centrar mi mensaje.

Aquí se ha dicho ya en quienes hablaron antes que un servidor, y quiero decirle a Ricardo que habló en nombre de todas y todos ustedes, los jóvenes destacados, que dijo algo muy, no sólo bonito y emotivo, sino que agradeció a las maestras y maestros de México porque, dijo: somos nosotros el fruto que han logrado y que han sembrado para México.

Y ustedes, efectivamente, son esa proyección de lo que reciben en educación y en formación de parte de los docentes de nuestro país.

Y algo destacable del momento en el que estamos viviendo, y al que Luis Robles también se refirió, y agradezco el apoyo y respaldo que en voz de él y de quien él representa da a lo que es impulso a la Reforma Educativa.

Déjeme darles tres elementos centrales de la Reforma Educativa, que es importante nos mantengamos firmes, y estemos claros: para qué está diseñada, y cuál es el alcance.

Porque creo que en un momento en el que cuando se quiere implementar un cambio que rompe con un modelo del pasado, que ya no funciona, hay resistencias y a veces porque hay desinformación.

Y porque no todos, o para todos queda suficientemente claro para qué está diseñada una Reforma Educativa.

Por qué pensamos en hacer un cambio al modelo educativo de México.

Porque, primero, logramos lo que hace 100 años o poco menos de 100 años, no había en México.

Primero. Una educación extendida en toda la geografía nacional.

Hoy sí tenemos escuelas, una amplia cobertura, a través de las escuelas a las que ustedes asisten, y a la que asisten la gran mayoría de los mexicanos.

Hoy tenemos un gran número de maestras y maestros comprometidos, que forman parte del sistema educativo nacional, que preparan y forman a nuestros jóvenes, para que tengan herramientas para su realización el día de mañana.

Pero, sobre todo para, que sean parte de esta colectividad, de esta gran sociedad mexicana, que en su esfuerzo y en su trabajo cotidiano, de hoy y de mañana, puedan estar aportando lo mejor para el desarrollo de México.

Si queremos seguir teniendo un país grande, que crezca, que tenga un horizonte y futuro promisorio, y de éxito para su sociedad, hay que irlo construyendo.

Y, sin duda, estamos entrando en etapas de mayores exigencias en todo el mundo, porque hoy las tecnologías, los cambios que el mundo está experimentado, nos llevan a elevar o a tener la necesidad de elevar la calidad de la educación.

Y después de haber cubierto ya la necesidad de esta amplia cobertura, hoy se ha impulsado una Reforma Educativa que se centra fundamentalmente en tres aspectos.

El primero: Asegurar que nuestros docentes estén mejor preparados, mejor capacitados, mejor formados para poder realmente dar una mejor educación a la niñez y juventud de México, y para eso se ha diseñado una forma de poderles acompañar en ese proceso de preparación. 

Déjenme decirles porque creo que ilustra lo que a veces se ha distorsionado de este alcance, de este propósito con los maestros.

Hace apenas un par de días, platicando con un grupo de maestros que habían hecho su examen de evaluación, que cada año la Secretaría de Educación está empezando a llevar a cabo, me decía: Mire, Presidente, yo al principio cuando recibí mi invitación para presentarme y hacer mi examen de evaluación, sí me dio miedo; sí me sentí con mucha presión y mucha angustia.

Y yo le dije: Maestra, pero el examen de evaluación está hecho para que se sepa en dónde están sus fortalezas y dónde están sus debilidades; dónde necesita usted prepararse aún más.

Pero, además, el hecho de que presente su examen no supone, como algunos llegan a pesar, que de no pasar su examen de evaluación eso sería retirarla del servicio o destituirla como maestra. Están equivocados.

El modelo está diseñado para dar un gran número de oportunidades a los maestros para que se preparen por si no pasan su primera evaluación.

De hecho, tienen tres oportunidades. Es una evaluación, si por alguna razón no logran pasar o acreditar conocimientos para pasar su examen, pueden presentarlo nuevamente al año siguiente, y además tener todo un acompañamiento de preparación.

Y si en una segunda ocasión no pasaran su examen, tienen una tercera oportunidad para presentar su examen.

Y si ya de plano no pasaran ninguno de estos tres exámenes, lo que está previsto en la Reforma Educativa es no despedir a los maestros; es darles una plaza administrativa o de otro orden, pero que no sea de estar frente a grupo dando clases, porque simplemente no se acreditaron las capacidades y los conocimientos en ese maestro, pero tampoco merece ser castigado.

Se mantiene en la oportunidad de seguir siendo maestro, aunque ya no dé clases, pero tendrá otro espacio dentro del sistema educativo.

Así de generosa es la reforma. Así de noble es en este propósito de asegurar que las maestras y los maestros estén debidamente preparados y capacitados.

Sí impone, por supuesto, mayores exigencias a los que van a ingresar por primera vez a ser maestros. Para ellos sí hay una exigencia mayor.

Pero para quienes ya son maestras y maestros, hoy en día, hay muchas oportunidades dentro de este proceso de evaluación. Y si al final de cuentas no acreditan todos sus exámenes, se mantendrán como maestros, pero ya no estarán dando clases frente a grupo.

Pero, además, el modelo también premia el esfuerzo del maestro.

Reconoce que aquel maestro que, evaluándose logre buenos resultados, calificaciones satisfactorias y, a partir de este mérito personal, pueden tener mejoras en su ingreso salarial.

Es así como se premia, se incentiva, se estimula en el maestro el que se prepare, se capacite y se presente a ser evaluado.

El otro pilar de la Reforma Educativa está en el modelo educativo.

Cuáles son los contenidos que debe haber en lo que hoy se debe enseñar a la niñez y juventud de nuestro país. Y en esta etapa estamos.

Hoy se ha convocado, precisamente, para que se revise el modelo educativo y para que participen todas y todos aquellos que deseen aportar algo al modelo educativo.

Ésta no es una decisión impuesta, ni es este modelo impuesto y decirles: Esto es lo que se va a enseñar. Al contrario. Estamos por armarlo.

Se ha presentado un trabajo preliminar para ser discutido, para ser debatido. Pero hoy se abre una gran oportunidad para que maestras, maestros, para que especialistas en materia pedagógica puedan aportar a la construcción del modelo educativo.

Y un tercer elemento central de la Reforma Educativa: asegurar que las escuelas tengan o sean espacios dignos y decorosos, donde se dé educación, donde se imparte educación.

Y por eso este programa de Escuelas al Cien, porque tenemos por objetivo que de aquí al 2018, que es cuando concluye esta Administración, podamos llegar a la meta de más de 33 mil, es un número importante, 33 mil escuelas modernizadas, reparadas, bien dotadas de equipamiento educativo, contar con buenas aulas.

Y son las que están puestas hoy en la meta que nos hemos trazado de generar espacios dignos de una infraestructura educativa digna y decorosa para la niñez de nuestro país.

Estos son los tres grandes pilares, y por eso la relevancia de la Reforma Educativa.

Ustedes, efectivamente, Ricardo como tú lo has dicho: son el fruto de lo que hoy tenemos en nuestro modelo educativo; son el fruto de esta entrega de las maestras y maestros de México, que dan lo mejor de sí por la niñez de nuestro país, y merecen todo nuestro reconocimiento, todo nuestro estímulo y apoyo, y respaldo, para que sigan siendo parte de lo más relevante y trascendente de una Nación: La educación de la niñez y juventud de nuestro país.

Porque ustedes son hoy el presente en la atención que merecen, pero son la promesa del mañana, porque en ustedes recaerá la gran oportunidad y la gran tarea de recibir la estafeta para que México siga creciendo, para que México siga siendo una gran Nación y pueda construir horizontes para su sociedad, promisorios y de oportunidad, y de amplia realización.

Jóvenes estudiantes:

Muchas gracias por estar aquí.

Al concluir este evento, vamos a tomarnos nuestra fotografía; al concluir este evento, porque ya llegaron ustedes aquí a Los Pinos, más o menos ya vieron algunos árboles.

Déjenme decirles que Los Pinos es el lugar donde, en una parte, efectivamente, vive el Presidente con su familia, pero en la mayor parte del área de Los Pinos hay oficinas, hay oficinas, áreas que dependen de la Presidencia de la República y que están aquí, también, en Los Pinos.

Terminando el evento los quiero invitar para que, con cada una de las delegaciones de los diferentes estados de nuestro país, pueda tener yo una fotografía con cada una de ustedes, mujeres y jóvenes que vienen en estas delegaciones.

Y con sus maestros que hoy aquí nos acompañan, y en quienes quiero enviar un saludo a todas las maestras y maestros de México.

Muchísimas gracias.