(PRIMERA INTERVENCIÓN)

-SR. SHAWN DONNAN (Interpretación al Español): Podemos empezar contigo, señor Presidente Peña Nieto.

Me parece que es justo decir que usted está al centro de lo que se ha convertido, quizás, la relación comercial más interesante en este momento; quizás una de las más importantes también.

Y, obviamente, con los cambios en Washington y las nuevas administraciones, ustedes tienen tiempos muy interesantes delante de ustedes.

Así que, mi pregunta es: ¿cómo esperan que cambie esa relación bajo la presidencia del señor Trump? Y, ¿van a renegociar NAFTA? ¿Ustedes esperan que es algo que va a ocurrir en los próximos meses?

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Muchísimas gracias.

Muchas gracias por la hospitalidad que hoy nos dispensa Perú, precisamente, para la realización de este encuentro.

Saludo a la comunidad empresarial que está con nosotros esta mañana.

Al Primer Ministro John Key de Nueva Zelanda.

Me da mucho gusto compartir con él este panel.

México, en los últimos años, sin duda, se ha mantenido como un país abierto al mundo; un país que realmente ha hecho de su apertura comercial una ruta para detonar su crecimiento económico, y buscar desarrollo económico y social en nuestro país.

NAFTA ha sido, sin duda, uno de los instrumentos muy importantes.  México es un socio estratégico para los Estados Unidos, como lo es Estados Unidos para México.

Tenemos un importante intercambio comercial. Yo creo que se acredita en el millón de dólares que comerciamos cada minuto con los Estados Unidos. Ese es el nivel de comercio que tenemos hoy con los Estados Unidos, y evidentemente la integración que hacemos con Canadá.

La óptica que México tiene sobre NAFTA es que, al final de cuentas, tanto México como Estados Unidos y Canadá somos una región de Norteamérica que se ha venido consolidando como un nodo logístico importante en el mundo, que tiene el gran potencial de convertirse en una de las regiones más competitivas y productivas del mundo también.

Y que, al final de cuentas, tenemos una integración comercial que favorece a la generación de cadenas de valor, que realmente, particularmente con los Estados Unidos, ambos países producimos para nuestros mercados y para el mundo entero.

De cada dólar que México exporta, 40 centavos son de insumos de Norteamérica. Y esto significa que, en ambas partes, en ambos países, hay detrás de ello la generación de empleos.

Frente a los posicionamientos que ha habido del Presidente electo Trump, lo cierto es, estamos en la etapa, primero, de privilegiar el diálogo como una ruta para poder construir una nueva agenda en la relación bilateral.

Entendemos que México está por iniciar, como el mundo entero, una nueva etapa en la relación con los Estados Unidos, y en términos comerciales queremos realmente darle valor, el justo valor que tiene a esta relación estratégica que hay el día de hoy entre México y los Estados Unidos, que así se logre apreciar.

Y yo creo que hay muchas empresas, tanto de Estados Unidos como de México, y de igual manera, muchas empresas norteamericanas establecidas en México, que forman parte de esta integración.

La posición que hoy México guarda frente a NAFTA, más que de hablar de una renegociación es de una modernización del NAFTA.

Creo que NAFTA, si bien es un acuerdo de casi, de más de 20 años, a partir de entonces se sucedieron otros acuerdos que México y los Estados Unidos firmaron con otras regiones y países del mundo.

Y creo que hemos aprendido que NAFTA puede ser modernizado, pueden incorporarse elementos que, cuando se signó este acuerdo, no estaban considerados.

Yo diría, y afirmaría, más que una renegociación, modernicemos NAFTA. Hagamos de él un vehículo mucho más potente; un vehículo más moderno, que nos permita realmente consolidarnos en esta relación estratégica de México con los Estados Unidos y Canadá, como una región, repito, mucho más productiva y más competitiva frente al mundo.

Yo advierto que más allá de, en esta nueva etapa, creo que se abre una gran oportunidad.

Yo soy de los que está en una posición optimista de poder abrir o encontrar una nueva oportunidad para escalar NAFTA, para hacerlo, repito, un instrumento y un vehículo que potencie aún más esta alianza estratégica entre México y los Estados Unidos.

(SEGUNDA INTERVENCIÓN)

-SR. SHAWN DONNAN (Interpretación al Español): Muchos de nosotros que hemos visto la cuestión del TPP, escuchamos al Presidente Obama hablar de esto como esfuerzo para modernizar el TLCAN, es otro acuerdo, también, lo del TPP, verdad, del Siglo XXI.

A ver: ¿cómo modernizar el TLCAN? ¿Cuáles son los puntos clave que quisieran ustedes? ¿Los toman del TPP, estos puntos clave?

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Antes de dar respuesta a esta pregunta, creo que el centro de este debate está, precisamente, en algo que aquí ya se ha referido, es sobre las ventajas que tiene la apertura comercial, el libre comercio.

Y quizá lo que hoy estamos apreciando en distintas partes del mundo, es el sentimiento proteccionista. ´

A partir de lo que algunos suponen, ha sido un impacto negativo para el desarrollo de las sociedades, los acuerdos de libre comercio, cuando es justamente todo lo contrario.

Yo creo que el libre comercio ha deparado a prácticamente buena parte de las economías mundiales, mayor desarrollo, mayor crecimiento económico, mayor inclusión social.

Pero, también, es cierto que hoy estamos observando un cambio tecnológico. Y a veces se confunde el que si este cambio tecnológico, que ha desplazado, eventualmente, mano de obra, que ha sustituido tecnología por ciertas habilidades, y que hoy se necesita escalar las habilidades y las capacidades que tengan las nuevas generaciones que se están incorporando al mercado laboral, confunde esto frente a los grandes beneficios que tiene la apertura comercial.

México, quiero ser claro y enfático, seguirá siendo un ferviente creyente, realmente, de la apertura. Para México ha significado un cambio en el paradigma y en el desarrollo de nuestro país en los últimos 30 años.

Y hoy diríamos tenemos, en los diferentes puntos cardinales del mundo, mostrando nuestra apertura.

Con América del Norte que, sin duda, es el acuerdo más relevante e importante para México. Con América del Sur, particularmente, a través de la Alianza del Pacífico, en donde Perú es miembro de este acuerdo.

Con Europa estamos renegociando y, más bien, actualizando y modernizando, yo lo diría en estos términos, actualizando nuestro Acuerdo de Libre Comercio.

Y está esta posibilidad que abre TPP.

TPP, yo creo que hoy pasa por un momento de gran incertidumbre. De incertidumbre a partir de: sí la importante definición que deberá tener el Gobierno norteamericano sobre su eventual participación o no en este tema, o a través de qué modalidad, o a través de qué esquema se puede lograr el TPP.

Porque todos los países que hemos trabajado en este acuerdo advertimos los importantes beneficios.

Qué diría yo de NAFTA. ¿Dónde se puede modernizar?

Hay capítulos, hay temas que en su momento no fueron abordados, que hoy están abordados en otros acuerdos, no sólo en TPP, yo diría, en otros más.

TPP me parece que es, quizá, un acuerdo que ha incorporado las experiencias últimas de todos los países firmantes de este acuerdo; que es un referente, yo lo pondría sólo como un referente, pero no como el modelo necesariamente a seguir en lo que sería la modernización de NAFTA.

Creo que hay elementos en TPP y en otros acuerdos, en los propios que ha firmado ya los Estados Unidos con otras regiones, en su actualización con la Unión Europea; hay elementos que me parecen pueden ser incorporados:, temas de medio ambiente, que hoy todo el mundo advierte compromisos sobre este tema; el asunto laboral me parece es un elemento que no estaba incorporado en NAFTA, sólo por mencionar algunos capítulos que pueden, me parece, estar incorporados en esta actualización y modernización a un acuerdo, que creemos será benéfico para los países que integramos NAFTA.

Yo solamente quiero reiterar para México, México ve en la apertura comercial sí un vehículo muy promisorio y con todavía enorme potencial, a partir de la experiencia y testimonio que aquí hemos escuchado de hombres de empresa que tiene para el desarrollo de nuestras sociedades.

No nos dejemos confundir por estos sentimientos proteccionistas que empiezan a crecer en distintas partes del mundo.

Creo que la apertura, la integración, la globalización, al final de cuentas, ha reportado más beneficios que perjuicios.

Más bien, veamos qué acento y qué impulso le ponemos el día de hoy.

Y sí debo de reconocer que la visión y el posicionamiento del nuevo Gobierno de los Estados Unidos será un factor muy importante de este acuerdo que es, no de este acuerdo, sino de lo que eventualmente predomine como visión en términos de apertura, de crecimiento y de desarrollo para nuestras sociedades a partir de éste, de lo que nosotros queremos en México es la apertura y el libre comercio, del que México ha sido un importante promotor y ha logrado alcanzar desarrollo a partir de este vehículo.

(TERCERA INTERVENCIÓN)

-SR. SHAWN DONNAN (Interpretación al Español): Le quisiera pasar la palabra ahora, y preguntarle, ¿a quién están buscando, a quién están mirando como liderazgo de APEC? ¿Estamos viendo un cambio hacia el liderazgo chino?

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Quiero reiterar la visión que México tiene en términos de apertura comercial.

México ha optado por no aislarse. Ha superado, precisamente, modelos de proteccionismo, y eso permitió auténticamente que nuestra planta productiva se modernizará, fuera más competitiva, creciéramos. Y ahí están los beneficios.

Creo que este modelo de la apertura comercial debe significar también, que es un tema que aquí poco se ha abordado, el que sea mucho más incluyente, y es donde yo creo hay mecanismos también todavía que pueden perfeccionarse, para que pequeñas, medianas empresas logren tener una mayor inclusión dentro de los beneficios de la apertura.

Yo sí quiero ser enfático.

Para México, sin duda, la relación central, dada su condición geopolítica, es con los Estados Unidos.

Evidentemente que es hacia allá, hacia donde estamos mirando, en lograr y es por lo que hemos venido trabajando, precisamente, por lograr una integración mucho más consolidada con Norteamérica, dado el nivel hoy de comercio y de integración que ya tenemos.

NAFTA, en los últimos 20 años, precisamente, eso es lo que nos ha dejado: beneficios, advertimos en México para, particularmente en la relación con los Estados Unidos, para ambas naciones. Canadá también forma parte de este acuerdo integral, los tres países.

Y México seguirá trabajando, o por lo menos esa es hoy la visión que México quiere seguir impulsando, el hacer de esta integración un punto que permita que esta región, repito, sea más competitiva y productiva, a través de la integración, no del aislamiento

No se trata aquí de reconocer liderazgos. Evidentemente en cada región hay países con un peso específico, dada su demografía, dado su dinamismo económico.

Pero la nuestra, la visión nuestra es claramente identificada con América del Norte, es ahí donde queremos tener un enorme potencial, un gran despegue, y sin aislarnos del resto. Aquí no se trata de escoger entre blanco y negro.

Yo creo que creemos en la apertura, creemos en la integración; creemos en la globalización, como un vehículo, repito, que debe deparar, al final de cuentas todo esto va orientado a un objetivo, que es el que nuestras sociedades tengan desarrollo, oportunidad, crecimiento y la construcción de historias de éxito.