Ciudadano Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto.

Señores Secretarios de Estado; señores representantes y miembros de los Poderes Legislativo y Judicial; Comisionados del Instituto Federal de Telecomunicaciones; Consejeros del Instituto Nacional Electoral.

Señores Gobernadores de los estados que nos acompañan; estimados dirigentes de los sindicatos de nuestra industria; integrantes del Comité Directivo de la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión.

Distinguidos miembros del presídium; amigos radiodifusores de todo el país.

Señoras y señores:

Es un grato honor para mí, reunirme con ustedes; las mujeres y los hombres que le han dado vida a la industria mexicana de la radiodifusión y televisión.

Agradezco al Presidente Enrique Peña Nieto su amable presencia en esta nuestra comida anual, en el marco de la 58 Semana Nacional de Radio y Televisión.

Como todos ustedes saben, año con año, los radiodifusores de todo el país nos reunimos para reflexionar sobre los retos de la industria, pero, sobre todo, para refrendar nuestro compromiso con México.

Dentro de la industria de radio y televisión, siempre nos hemos caracterizado por cumplir con una serie de objetivos, desde cumplir con nuestra labor informativa, brindar contenidos que expliquen el contexto actual tanto nacional como internacional, ofrecer una diversidad de opiniones, aportar datos de servicio social para el público, difundir música y otro tipo de contenidos culturales, realizar concursos, vender publicidad, transmitir propaganda oficial, hasta realizar programas y series dramatizadas con las que hemos cultivado el humor que, como Nación, nos caracteriza.

A través de nuestros micrófonos construimos unidad. No sólo permitimos el diálogo, sino que lo promovemos y fomentamos, siempre dentro de un tono de respeto. Somos un factor fundamental de integración y de servicio social de la ciudadanía y, en las próximas décadas, seguiremos siendo testigos y transmisores responsables de los grandes acontecimientos de nuestra historia.

Por eso, esta 58 Semana Nacional de Radio y Televisión se ha caracterizado por contar con espacios plurales de reflexión sobre los temas de mayor interés para México en voz de los principales actores que hoy, en día, están marcando una diferencia en lo social, en lo políticos y en lo tecnológico.

Durante nuestros foros, se debatieron y construyeron visiones claras sobre la responsabilidad de los medios de comunicación y los ciudadanos, en relación a lo que más le conviene a México, porque nuestra industria, señor Presidente, siempre le ha cumplido a México.

Los mexicanos tenemos un legado histórico impresionante que nos distingue de otras culturas; legado que nos da identidad y es fuente de inspiración, lo que ha permitido que, en los últimos años, el país haya mantenido un orden político interno, logrando, sin caudillismos ni dictaduras, el propósito fundamental de una Nación: vivir en democracia, lo que nos permite gozar de plenas libertades como ciudadanos.

En el México de hoy, hay alternancia en todos los órdenes de Gobierno, existe una auténtica división de Poderes y una sana pluralidad en el Congreso.

En su mandato, señor Presidente, hay una nueva etapa de nuestra historia; la de un orden en lo económico, con reformas que marcarán un rumbo en nuestro país.

En la democracia, con instituciones sólidas, y en lo social, con reformas educativas que brindan oportunidad a los jóvenes, porque como país joven que somos, demandamos una educación de calidad, participativa y plural.

Aprovechamos las reformas impulsadas en su Gobierno para que exista una competencia efectiva, real, donde se den condiciones equitativas y ordenadas, que garanticen una adecuada sustentabilidad empresarial y que permita mantener el empleo e ingreso de los trabajadores, así como la inversión para que se incorporen nuevas tecnologías acordes al desarrollo nacional.

Hemos iniciado el camino y, a pesar de que se han presentado dificultades, el compromiso por México ha quedado intacto.

Les pido que no nos detengamos en críticas que no hacen bien a nadie, y que, al contrario, sólo distraen y pretenden detener el progreso. Hay que contar lo bueno que, por cierto, es mucho.

Desde hace más de 90 años, que inicio la radiodifusión en el país, nuestras señales han estado al servicio de las mejores causas de nuestra Nación.

Con orgullo y satisfacción, podemos decir que la radio y la televisión en México siempre han actuado de manera institucional en la solución de conflictos sociales, y siempre hemos apoyado de manera incondicional a las familias frente a siniestros y desastres naturales.

Pero, también, hemos asumido responsablemente nuestro papel como agentes de cambio y de desarrollo democrático. Por eso, hemos hecho de la defensa de la libertad de expresión, nuestro propósito supremo. Estamos a favor del respeto de las libertades sociales, económicas y políticas de todos los mexicanos.

Hoy, la radiodifusión está entrando a una nueva etapa de su historia. Nuestra industria está frente a un escenario de grandes movimientos y cambios que marcarán nuevas formas de vernos y de escucharnos.

Nuestros medios ahora convergen y son plataformas de contenidos para su transmisión a través de distintas vías, lo que permite que nuestra señal llegue a todos y a todas partes.

Pasamos de ser medios tradicionales, a ser medios multimedia. Nuestros contenidos ahora convergen con otros en prontitud, en veracidad y calidad. Creemos en la innovación y el cambio basado en la mejora continua, donde se encuentran las claves para el desarrollo de nuestra industria.

El concepto de noticia e información ha cambiado,

Ahora, se piensa que se está informado a través de 140 caracteres, pero, créanme que no es así. A pesar de todas las novedades tecnológicas que existen, la radio y la televisión siguen siendo el medio de mayor audiencia, con credibilidad sustentada, y donde la mayoría de la población se informa y conoce los aconteceres mundiales.

La radio y la televisión siguen y seguirán siendo el medio de comunicación que une a las familias, forma criterios y ayuda en los momentos más importantes. Muestra de ello, es nuestra participación en la Alerta Amber, o en la transmisión de reportes o avisos para prevenir a la sociedad sobre desastres naturales.

En los últimos años, el Gobierno Federal ha iniciado un proceso para impulsar el avance tecnológico. Sin embargo, sabemos que aún hay mucho por hacer. Aún estamos rezagados frente a otros países en cuanto a la cobertura, digitalización y desarrollo de los servicios de radiodifusión.

Necesitamos no sólo incrementar la inversión en tecnología y seguir con las políticas públicas que la estimulan, sino hacer un uso más intensivo de la misma para reducir la brecha digital que existe en México, si queremos avanzar hacia un mejor futuro.

Por ello, esta cámara industrial se ofrece a seguir trabajando con el Gobierno, de manera simultánea, en distintos frentes. Uno de ellos, es el impulsar una política de refrendos de concesión que esté orientada a fomentar la competencia y a promover la seguridad jurídica que necesitamos para nuestro desarrollo.

Este año, señor Presidente, ha sido particularmente complicado. Hay cerca de 500 estaciones de AM y FM que están en espera de ser notificadas para el pago de la prórroga; tema que ha sido lo principal dentro de nuestra agenda de trabajo.

No ha habido día u hora en que no se haya estado trabajando con la autoridad en la búsqueda de una política o fórmula para el pago de la contraprestación; elemento reconocido y aceptado por esta industria desde 2009, pero que, en situaciones actuales, pondría en riesgo la operación de cientos de estaciones, sobre todo, de aquellas regiones donde la economía se ha visto afectada por diversos factores.

La contraprestación ha sido tema de análisis y discusión al interior de esta cámara, por lo que pedimos que se considere el entorno que vive el país, y se promueva y proteja un orden social y económico apropiado para nuestro desarrollo. No pedimos cambiar la fórmula, sino ajustar los valores de la misma.

Sobre este tema, quiero aprovechar para agradecer el apoyo que el Gobierno Federal nos brindará a través de Nacional Financiera, para actualizar nuestra situación frente al Instituto Federal de Telecomunicaciones y, de esta manera, tener certeza y asegurar nuestra operación diaria.

Así, amigos y amigas, debemos seguir impulsando de manera decidida la convergencia en la radiodifusión, ya que esta es la única manera de asegurar el desarrollo del servicio que ofrecemos al país.

Como industria, debemos tener claro que nuestro objetivo es buscar las condiciones necesarias para seguir apostando por México, y para tal fin, es necesario contar con el apoyo adecuado de las autoridades, así como con las mejores condiciones de seguridad y de certeza.

Todos, tanto industria como la autoridad, necesitamos ver más allá de las diferencias y apostar por el diálogo y el acuerdo, a fin de seguir adelante en la conformación de los cambios que demanda el futuro de la radiodifusión.

A tres años de la Reforma en Telecomunicaciones y Radiodifusión, quiero aprovechar este foro y la presencia de autoridades del sector, para recordarles su compromiso de proporcionar los elementos para transformar a la radiodifusión; es decir, tomar ahora decisiones estudiadas, analizadas y consensuadas, que tengan un impacto para las próximas generaciones.

Ahora, es tiempo de construir y transformar el futuro. Hagamos que nuestra industria esté orgullosa no sólo de su pasado, sino también de su empeño en mejorar su presente y conquistar el futuro.

Reconozco el trabajo conjunto que, como industria y autoridad, hemos realizado, para encontrar consensos que ha permitido fortalecer nuestra labor. No ha sido fácil, pero estoy seguro que en unidad y con cooperación, habrá resultados en corto tiempo.

En este tiempo, como he señalado, tanto la radio como la televisión se están transformando y buscan su modernización y desarrollo conforme a la evolución de la sociedad y de las tecnologías.

Nuestra presencia contribuye enormemente a la economía mexicana y desempeña una función clave en la integración de la sociedad y en el proyecto de Nación.

Pedimos, respetuosamente, ser escuchados y que tomen en cuenta nuestras experiencias, en bien del desarrollo de la radiodifusión.

Amigos radiodifusores:

Es un gran honor para mí, presidir los trabajos de esta cámara nacional y formar parte de esta industria que está conformada por mujeres y por hombres que, con su trabajo, esfuerzo y talento, le han dado a nuestra Nación entretenimiento e información, y han abierto un mundo sin fronteras, masivo, que nos ha convertido en un sector de máxima relevancia para el desarrollo integral de nuestra sociedad.

En esta Semana Nacional de Radio y Televisión, hemos reconocido la labor de grandes radiodifusores y, por esa razón, no quiero dejar de reconocer a mi padre, don Adrián Pereda López, quien me ha transmitido el amor y la pasión por esta industria y por nuestro país.

Tampoco, quiero dejar de reconocer a mi esposa María Eugenia Fernández Hidalgo, y a mis hijos, Ana María, Sofía, Edgar e Isabela, por su amor y su apoyo.

Confío que con este amor y pasión por lo que hacemos, nos permita seguir haciendo una radio y televisión libre y franca. Esto es necesario para seguir adelante, y sólo será posible si, unidos, nos lo proponemos.

Señor Presidente:

Como lo señaló al inicio de su mandato; es momento de romper juntos los mitos y paradigmas y todo aquello que ha limitado nuestro desarrollo.

Si bien hay algunas situaciones que afrontar, como la inseguridad, o el crimen organizado que golpean no sólo a esta industria, sino a la mayoría de nuestra sociedad, hoy, vemos con usted una política decidida de lucha frontal y no de guerra. Celebremos que uno de sus principales compromisos sea garantizar la seguridad de todos los mexicanos.

A nivel mundial, se está pasando por una situación de crisis severa, como fiel reflejo de la inestabilidad de las grandes economías. Nuestro país no es la excepción.

Tal vez por el momento, el crecimiento económico no ha sido el proyectado, el deseado, pero esto no es por malas decisiones, sino por factores ajenos a nuestro país, que afectan nuestro desarrollo.

Con las políticas implementadas en su mandato, se ha logrado mantener un equilibrio sano y, de manera moderada, se han abierto oportunidades para que cada persona pueda escribir su propia historia de éxito.

Sabemos que no es fácil llevar el rumbo de un país, pero contamos con su labor diaria y decidida para dirigirnos a buen puerto en lo social y en lo económico.

Es su propósito de hacer de México, un mejor país. Nuestra industria lo acompañará siempre. Los radiodifusores de México siempre responderemos y apoyaremos al llamado que el Gobierno de la República nos realice para refrendar nuestro compromiso pleno, permanente e indeclinable, por México.

Como Presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión, hago, desde este foro, un llamado a todos los actores y sectores públicos y privados del país, a trabajar unidos por un México próspero.

Por último, señor Presidente, quiero hacerle un reconocimiento porque hoy, nuevamente, México está de regreso en los foros mundiales más importantes, teniendo consecuencias favorables a los ámbitos políticos, económicos y sociales.

Asimismo, señor Presidente, es importante reconocer también sus gestiones diplomáticas de acercamiento con quien, a partir de enero de 2017, habrá de encabezar el Gobierno de los Estados Unidos de América. Este acto constituye una gestión diplomática exitosa, que coloca a México en posición de hacer un reto, una oportunidad.

Hago votos, señor Presidente, para que los mexicanos, unidos, con el talento que caracteriza a nuestra gente, trabajemos juntos para que le vaya bien a este gran país.

Muchas gracias, señor Presidente.

Muchas gracias a todos.