Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Sé que lo más importante y en este momento es que sirvan la comida, y ofrezco ser lo más breve posible.

Por eso la aportación que han hecho para venir a comer y todavía no se cumple este propósito.

Quiero saludar al Presidente Nacional de Cruz Roja Mexicana.

A su muy distinguida esposa.
A los señores expresidentes.
A don Olegario Vázquez Raña.
A Daniel Goñi.
A sus esposas, que están aquí presentes.

Y sumarme a los reconocimientos que se han expresado, precisamente, por el trabajo incansable que al frente de la Cruz Roja han realizado para hacer de esta una gran institución y orgullo de todos los mexicanos.

También, saludar al señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Y reconocer el apoyo que su Gobierno ha dado a esta institución.

A los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

A Vicepresidentes de esta institución.

Y a muy distinguidos miembros que hoy participan como Consejeros y como invitados a este encuentro, precisamente, para aportar a la reconstrucción, particularmente, de escuelas en el Estado de Guerrero.

Quiero agradecer esta oportunidad de encuentro. Para mi esposa Angélica y para un servidor, resulta muy grato, una vez más, tener esta oportunidad de encontrarnos con quienes representan a esta gran institución.

Benemérita y noble institución que ha servido a nuestro país por más de 100 años y que siempre ha estado presente en momentos difíciles, en momentos que ha puesto a prueba la capacidad de organización y de solidaridad de todos los mexicanos frente a eventos y contingencias que han causado estragos, destrozos y daños entre la sociedad mexicana.

En 2013, como aquí se ha mencionado, los ciclones Ingrid y Manuel pusieron a prueba nuestra fortaleza.

Fueron dos eventos climatológicos que, al mismo tiempo, se presentaron en el territorio nacional y que dejaron a su paso daños verdaderamente relevantes, cuantiosos y, sobre todo, la pérdida, que fue lo más lamentable de todo esto, la pérdida de vidas humanas.

Y que en 20 entidades del país dejó distintas afectaciones.

Guerrero, sin duda, fue la entidad más afectada, como de manera reiterada lo estuvimos expresando.

Y fue en Guerrero y en otras entidades del país, en donde tuvimos una presencia constante o en donde encontramos, con la Cruz Roja, la oportunidad de coordinar esfuerzos, para asegurar realmente que la ayuda y los apoyos, que la sociedad mexicana y que las propias instituciones estaban aportando al propósito de ayudar a sus semejantes, realmente llegaran a las personas de mayor necesidad.

Todo esto derivó en distintas acciones en el despliegue de distintos esfuerzos de carácter institucional.

Pero lo más relevante: acreditó, la solidaridad de todos los mexicanos.

Porque ante estos embates de la naturaleza, la sociedad mexica aportó, participó, donó, lo que estaba a su alcance y fueron varias las muestras, las evidencias que se dieron entonces, de cómo esa ayuda, por modesta o simple que fuera, llegó a las personas que lo estaban necesitando.

También derivó, particularmente para el Estado de Guerrero, en un esfuerzo institucional, y en una inversión, sin duda, sin precedentes que será para este año del 2014, la puesta en marcha del Plan Nuevo Guerrero, que permitirá destinar una inversión pública de 30 mil millones de pesos, solamente en el año 2014.

Con lo cual no sólo esperamos resarcir y recuperar las condiciones o la infraestructura afectada por estos ciclones y por estos huracanes, sino, además, apoyar la reconstrucción y desarrollo integral de esta entidad, como son otros esfuerzos que se están desplegando en varios estados de la República.

Ésta es una ocasión especial para decirle a la Cruz Roja, en nombre de toda la sociedad mexicana: Muchas gracias.

Muchas gracias por estar siempre. Todos los días. Las 24 horas de los 365 días del año, al lado de los mexicanos.

No sólo para apoyarle en eventos, en accidentes, en donde la Cruz Roja es a veces la única institución que se hace presente para prestar auxilio o socorro a quien lo necesita, sino también en las contingencias, como las que tuvieron lugar el año pasado, y en otras más que están marcadas a lo largo de la historia de nuestro país, y en donde a lo largo de estos cien años Cruz Roja, invariablemente, ha estado presente.

Por ello reitero, en nombre de la sociedad mexicana, nuestro más amplio reconocimiento y felicitación a esta benemérita Institución.

Muchas gracias a toda la Cruz Roja Mexicana, y a quienes hacen posible su aportación y su apoyo.

Quiero agradecer y reconocer, también, la organización de esta comida, que ya tendrá lugar en unos momentos más, que es una aportación de los asistentes, precisamente, como ya lo señalaba, para la reconstrucción de las escuelas, particularmente en el Estado de Guerrero.

Y por ello, es que habrá una especial coordinación, a través de la Secretaría de Educación Pública, para respaldar este apoyo y este respaldo que Cruz Roja Mexicana quiere tener para especialmente los niños y jóvenes que perdieron mucho de la infraestructura educativa en el Estado de Guerrero.

Ésta es ocasión, también, para recoger las lecciones que cada evento, como el que lamentablemente tuviera lugar el año pasado, nos dejó, y todos aquellos eventos y contingencias que nuestro país ha enfrentado.

Son eventos que deben, finalmente, llevarnos a tomar lecciones, a estar mejor preparados, a organizarnos de mejor manera, a tener protocolos de actuación oportuna e inmediata para las personas que, lamentablemente, resulten con daños y afectaciones ante cualquier contingencia.

Hace algunos días compartía que el calentamiento global nos hace, desde ahora, adelantar y prever que muy probablemente en los próximos años nuestro país y el mundo entero esté observando eventos climatológicos, quizá, no antes vistos. Y que debe llevarnos, insisto, a estar debidamente organizados y preparados.

No deseamos que eventos como los ocurridos y lamentables que han causado daños para la población, se presenten en nuestro país. Pero ante lo que los científicos desde ahora advierten y anticipan, lo importante es que estemos preparados.

Que actuemos en coordinación entre órdenes de Gobierno y con todas las instituciones, muchas de ellas hoy, aquí, presentes y representadas, que participan en solidaridad para con los mexicanos.

Esto es algo que debe quedar de cada uno de estos eventos, más allá, insisto, de las lamentables pérdidas, especialmente de vidas humanas y de daños, y de daños materiales que se hubiesen tenido, lo más importante es siempre tomar lección y actuar en consecuencia ante nuevas contingencias, que eventualmente tengamos hacia adelante.

Quiero concluir mi intervención, una vez más, agradeciendo a Cruz Roja toda la labor que realiza; incansable labor en beneficio y ayuda de todos los mexicanos.

Ya lo decía yo. Todos los días, cuando lamentablemente ocurre algún accidente en cualquier parte del territorio nacional, ahí está la Cruz Roja, ahí están sus voluntarios, sus socorristas, que están siempre prestos para brindar la ayuda que se necesita.

Y agradecer a varias de las personas, de las instituciones, de las organizaciones de la sociedad civil que se suman de manera entusiasta a la labor y al trabajo que lleva a cabo Cruz Roja Mexicana.

A todas y a todos ustedes, a quienes representan a estas organizaciones, a esas instituciones y a estas empresas que se adhieren a los esfuerzos de Cruz Roja, también, muchas gracias.

Muchas gracias porque ustedes hacen posible que Cruz Roja, día a día, se siga fortaleciendo; se siga consolidando como una gran institución que está lista y que está preparada ante los retos que día a día vamos enfrentando.

A ustedes y a Cruz Roja Mexicana: muchas gracias.

Deseo que su trabajo infatigable, su entrega denodada, su gran compromiso, su enorme patriotismo, esté siempre presente y actuante ante cualquier contingencia.

Y que todo esto nos permita acreditar el México de armonía, el México solidario que todos los días, desde cualquier trinchera y desde cualquier espacio, trabaja para construir un mejor país y una mejor Nación.

Muchísimas felicidades y muchas gracias.