.

Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Excelentísimo señor Presidente de la República de Honduras.

Sea usted bienvenido a nuestro país, y es un gusto poder departir con usted en esta comida que ofrecemos en su honor.

Saludo a los señores Presidentes de las Mesas Directivas del Senado de la República y de la Cámara de Diputados.

Al señor Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

A los señores Gobernadores que nos acompañan en este encuentro.

A integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

A integrantes del Cuerpo Diplomático acreditado en nuestro país.

A empresarios de nuestro país, que hoy nos acompañan; y, de igual forma, a empresarios de Honduras que han participado en este encuentro empresarial, que el día de hoy se ha llevado a cabo.

Muy distinguidos invitados a esta comida.

Señores representantes de los medios de comunicación:

Hermanados por la geografía, la historia y la cultura, Honduras y México hemos construido una relación entrañable, fraterna y solidaria.

Son vínculos de profunda amistad y de gran cercanía, que han sido refrendados en momentos trascendentes.

Nuestros pueblos comparten, con orgullo, sus orígenes, de la civilización Maya, así como sus grandes coincidencias en las luchas por la independencia, la justicia y la democracia.

Hondureños y mexicanos, también han sabido tenderse la mano al momento de enfrentar y superar distintas tragedias y adversidades, renovando así la solidaridad que nos une.

Por todas estas razones, es un elevado honor recibir en México, aquí, en Palacio Nacional, al Primer Mandatario de la República de Honduras.

Nuevamente, le doy la más cordial de las bienvenidas a nuestro país, Excelentísimo señor Presidente.

Espero que se lleve un gran recuerdo de esta visita, como el que yo guardo de su nación, cuando nos reunimos en abril de 2014.

Este acercamiento recíproco confirma nuestra determinación de fortalecer la relación bilateral en todos sus niveles.

En los últimos dos años, hemos incrementado nuestros intercambios económicos y las acciones de cooperación, pero estamos decididos a ir más allá.

Los acuerdos que este día hemos firmado, en materia de cultura y turismo, por ejemplo, fortalecerán nuestros vínculos y abrirán nuevas oportunidades de desarrollo en beneficio de ambas naciones.

En el ámbito del desarrollo regional, también tenemos avances. Estamos impulsando proyectos de interconexión eléctrica y un gasoducto para acelerar la integración entre México y Centroamérica.

Aprovecho este espacio para reconocer el trabajo de su Gobierno y su liderazgo, señor Presidente, al frente del Sistema de la Integración Centroamericana y de la Conferencia Regional sobre Migración.

México se reconoce orgullosamente como una nación latinoamericana y mesoamericana. Con ese sentido de pertenencia, le reitero el apoyo y el respaldo de México a los esfuerzos que ha emprendido su Gobierno para conducir a Honduras por la ruta de la paz, la estabilidad y el crecimiento.

Las acciones de su Administración están dando resultados.

Hoy su país está fortaleciendo su economía con proyectos de infraestructura, y el desarrollo de los corredores logístico, turístico, y agrícola.

Además, ha puesto en marcha diversas iniciativas para mejorar la educación pública y la seguridad social; lo mismo que para generar nuevas oportunidades en beneficio de niños, adolescentes y jóvenes.

Honduras también está consolidando su régimen institucional, a fin de fortalecer el combate a la inseguridad, la corrupción y la impunidad.

Para el Gobierno de México ha sido un honor acompañarlos en varios de estos logros, compartiéndoles nuestras experiencias de política pública.

En el camino por mejorar la calidad de vida de nuestras sociedades, estoy seguro de que México y Honduras seguiremos avanzando juntos, como lo hemos hecho frente a otros desafíos, con la fuerza de la unidad, la cooperación y la generosidad.

Excelentísimo señor Presidente:

Su ciudad natal, la ciudad de Gracias, en Lempira, es símbolo de la riqueza cultural y natural de nuestras naciones. Su orgulloso pasado indígena y su legado Colonial, son bellezas naturales, y la generosidad de los gracianos, son muestra de una identidad compartida.

Los lazos de amistad que unen a nuestros pueblos se han fortalecido también con el pensamiento, la obra y el trabajo de hondureños ilustres.

Éste es el caso de Rafael Heliodoro Valle, un hombre que formó parte del Ateneo de la Juventud en México. Como periodista, historiador, poeta y diplomático; realizó valiosas aportaciones a la cultura de México, de Honduras y de toda Hispanoamérica.

Alfonso Reyes vio en él un ejemplo de cordialidad, cualidad que consideraba la verdadera creación que nuestros pueblos hermanos van a dejar en la historia.

Precisamente, la cordialidad, la hospitalidad, y el afecto, son los rasgos distintivos de la relación entre Honduras y México.

Animado por estas afinidades, quiero invitar a todos los presentes a que hagamos un brindis en honor de nuestro muy distinguido invitado.

Le compartía al Excelentísimo señor Presidente que habríamos de brindar con tequila, pero será después de este brindis oficial.

Y quiero brindar por la permanente amistad y fraternidad entre Honduras y México, por el éxito en la gestión de su Gobierno, y porque lo que hoy hemos trabajado permita acercar aún más a nuestras sociedades y, sobre todo, seguir siendo promotores de la prosperidad y el desarrollo de nuestras naciones.

Salud.

Muchas gracias.