Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Señor General Secretario de la Defensa Nacional, muchas gracias por albergar este espacio, este evento, más bien en este espacio, en este Centro de Operaciones que se ha establecido aquí, en Nanchititla, en el sur del Estado de México.

Quiero agradecerle al señor Gobernador del Estado de México, su hospitalidad y su invariable disposición para que trabajemos coordinados, para que sumemos esfuerzos y para que trabajemos juntos en favor del Estado de México.

Como es responsabilidad del Presidente de la República trabajar para todos los mexicanos, está muy claro que en esta coordinación de dos órdenes de Gobierno, Gobierno Federal y el Gobierno del Estado de México, estamos resueltos a sumar esfuerzos y a trabajar en favor de los habitantes del Estado de México.

Es claro, señor Gobernador, la disposición que usted tiene, la que ha mostrado y que, además, tenemos un camino largo que andar, todavía juntos. Una Administración que concluye en el año 2017, la Federal en el 2018 y, en consecuencia, esto nos permitirá ir juntos, de la mano, en este esfuerzo coordinado y conjunto que multiplique los beneficios en favor de los mexiquenses.

Yo me congratulo, realmente, de la disposición que su Gobierno ha mostrado para que hagamos este esfuerzo compartido y conjunto y, sobre todo, la voluntad política, claramente acreditada, para que sigamos avanzando en los distintos frentes que nos permitan llevar al Estado de México a mejores condiciones.

Al saludarle, señor Gobernador, de igual manera saludo a los titulares de los otros Poderes del Estado de México: el Legislativo y Judicial.

Al Presidente Municipal de Luvianos; presidentes municipales de otros municipios que hoy concurren en este acto.

Y saludo, de igual manera, a los Generales, Jefes, Oficiales y soldados aquí presentes, en la inauguración de este centro de operaciones militar que se inaugura aquí, en Nanchititla, Estado de México, en el Municipio de Luvianos.

Quiero saludar con especial afecto a esta representación de la sociedad del sur del Estado de México, a quienes están de Luvianos, de Nanchititla, de Tejupilco y de otros municipios de esta región sureña del Estado de México.

Permítanme en ustedes dejar un saludo afectuoso a mis paisanos del sur del Estado de México.

Siempre es motivo de gran alegría, de emoción para el Presidente de la República, regresar a su casa, regresar a su tierra, al Estado de México, y encontrarme con mis paisanos, que siempre me han dado aprecio y afecto.

Y, señor Gobernador:

Que sea esta una ocasión para quedar comprometido a visitar nuevamente el Estado de México muchas veces. El sur del estado, las cabeceras municipales, las poblaciones en las que estamos llevando acciones y proyectos de beneficio social; en Luvianos, en Tejupilco, en Amatepec, en toda esta región sureña del Estado de México, lo mismo que al norte del estado y en la región centro, en el Valle de México, en donde se encuentra la mayor concentración poblacional del Estado de México.

Que sea ésta ocasión para quedar invitado, señor Gobernador, y seguir avanzando juntos, como lo estamos comprometiendo hoy, juntos, de la mano y avanzando a paso firme, coordinados en beneficio del Estado de México y de todo el país, en la labor que ocupa al Gobierno de la República.

Señores representantes de los medios de comunicación:

En una inauguración no podía faltar el agua. Tendría que remojarse esto que hoy estamos inaugurando y ha llegado allá, desde arriba, desde el cielo.

Y nos da mucho gusto, realmente, tener este espacio de encuentro, insisto, que sea uno de los muchos y varios que habremos de tener aquí, en el Estado de México.

Como Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, es un gusto inaugurar esta Base de Operaciones del Ejército Mexicano.

Estas instalaciones militares incrementan nuestras capacidades institucionales para garantizar la seguridad interior del país, y brindar tranquilidad a los mexiquenses en la región limítrofe con Michoacán y con Guerrero.

Reconozco al Gobernador del Estado de México por sumar esfuerzos para la construcción de este cuartel. Ello ejemplifica la coordinación entre los diversos órdenes de Gobierno en favor de la seguridad.

Quiero, también, hacer de esta ocasión para agradecer, de manera muy particular, además del esfuerzo institucional y de recursos que ha aportado el gobierno del estado, a los que personalmente hiciera quien era propietario de este predio, y que es uno de los miembros de nuestras Fuerzas Armadas.

Permítanme hacer un reconocimiento aquí a quien se encuentra entre nosotros, al General Efraín Sánchez Velasco, quien personalmente aportó parte del terreno en el que nos encontramos para la edificación de este cuartel militar.

Muchas gracias.

Los mexicanos tenemos un gran aprecio por las labores que realizan nuestros soldados.

Ustedes son ejemplo de servicio desinteresado a la Nación; servidores públicos solidarios, valientes, comprometidos con las mejores causas de la sociedad mexicana.

Todos reconocemos su elevado sentido del deber y su responsabilidad, así como su patriotismo sin reservas.

Los soldados de México sirven con lealtad a la Patria. Así lo han demostrado en la protección de nuestro territorio y la preservación de la seguridad interior.

Valoramos, en especial, su decidido y firme respaldo a las autoridades locales en las labores de seguridad ciudadana, como aquí lo ha testimoniado el propio Gobernador del Estado de México.

Este cuartel militar permitirá un mayor control territorial en esta Región Sur de la entidad. Esto es indispensable para alcanzar el México en paz que nos hemos propuesto construir para beneficio de todos los mexicanos.

Se trata, como ustedes lo pueden apreciar, de instalaciones modernas, con la infraestructura y la tecnología adecuadas para que el personal militar cumpla las elevadas misiones que la Patria les ha encomendado.

Esta Base de Operaciones dispone de helipuertos, precisamente ahí, donde llegamos, que facilitarán el rápido despliegue de tropas cuando así se requiera.

Su ubicación estratégica, en Las Cañadas de Nanchititla, incrementa sustancialmente la capacidad de respuesta del Ejército Mexicano en esta zona, ante cualquier emergencia o desafío que tengamos.

En materia de seguridad, a la gente, y esto es importante señalarlo, a la gente no le interesa a qué dependencia o nivel de Gobierno le corresponde combatir el delito. Lo que quiere son resultados que, al final de cuentas, le den tranquilidad.

Por eso, hemos establecido un sistema de coordinación y colaboración permanentes, en el que participan instancias de los tres órdenes de Gobierno: Federal, estatal y municipal.

Este sistema tiene una agenda periódica de reuniones del más alto nivel, donde participan los titulares del Gabinete de Seguridad, junto con los Gobernadores y el Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Ahí se toman acuerdos, se definen acciones y se afinan estrategias para combatir con mayor eficacia y precisión el delito en las 32 entidades federativas.

Además, hemos respaldado a nuestras Fuerzas Federales con más tecnología y mejores sistemas de información, para minimizar los riesgos a la población y maximizar su eficacia contra los grupos delincuenciales.

Ello les ha permitido cumplir exitosamente sus elevadas funciones, con estricto apego a lo que mandata nuestra Carta Magna y las leyes, privilegiando en todo en momento el respeto pleno a los derechos humanos.

Y como resultado de este esfuerzo, permítanme compartirles algunos datos, que sin duda son cifras alentadoras, de cómo hemos venido avanzando en el tema de la seguridad.

De los 122 delincuentes más peligrosos y buscados desde el inicio de esta Administración, hoy, 82 de ellos, ya no representan una amenaza para las familias o comunidades del país.

Cabe destacar que reducir la violencia, concretamente abatir el número de homicidios dolosos, ha sido una prioridad que fijamos desde el inicio de este Gobierno.

Y hoy los datos revelan que este indicador se está reduciendo en el país, en particular, el número de homicidios dolosos ocurridos en el primer cuatrimestre de este año: enero, febrero, marzo y abril del 2014.

Qué ha representado o qué cifras tenemos de este periodo.

Es 24 por ciento menor, con respecto al mismo periodo del año 2012. Cabe destacar que hay casos en donde este indicador es incluso muy superior al promedio nacional.

Por ejemplo, en Sinaloa, los homicidios dolosos se redujeron 26.8 por ciento, con relación con el mismo periodo del año 2012.

En Coahuila decrecieron 43 por ciento. En Chihuahua bajaron 53.3 por ciento, y en Nuevo León disminuyeron 71.4 por ciento.

Esta misma tendencia decreciente se observa en varias ciudades lastimadas por la violencia en el pasado. Por ejemplo, en los primeros cuatro meses de 2014, los homicidios dolosos en Acapulco disminuyeron 40 por ciento en comparación con el mismo lapso, el mismo cuatrimestre del año 2012.

En el Municipio de Chihuahua bajaron 64 por ciento. En Monterrey cayeron 77 por ciento.

Hay un municipio emblemático, además, porque era estigmatizado y señalado por el número de homicidios que ahí se cometían y en donde se ha significado la reducción que ha habido de los mismos: Ciudad Juárez, donde el número de homicidios dolosos se redujo de 325 que hubo en el primer cuatrimestre de 2012, a 132 en el mismo periodo, de este cuatrimestre de este año.

Esta reducción es muy sustantiva, equivale a 146 por ciento menos, de los homicidios dolosos que anteriormente se cometían.

Estoy plenamente consciente que detrás de estas cifras hay personas que perdieron la vida y familias que nunca volverán a ser las mismas. Pero mientras la delincuencia siga dañando a los mexicanos y sus comunidades, no vamos a bajar la guardia. Por el contrario. Vamos a redoblar el paso, vamos a lograr mayor coordinación y, sobre todo, mayor eficacia en el combate a la inseguridad.

El Gobierno de la República, en ello seguiremos trabajando, para consolidar estas tendencias a la baja, y asegurar que todos los estados brinden condiciones de tranquilidad para su población.

Aquí, en el Estado de México, mantendremos los operativos conjuntos de seguridad para recuperar el orden y tranquilidad en las zonas en donde mayormente se requiere.

Para ello, contamos con instituciones a la altura de nuestros tiempos y desafíos; y en especial, las Fuerzas Armadas pueden sentirse orgullosas por su trabajo y por los resultados que se están mostrando.

Su vocación de servicio y su compromiso con la Nación son atributos que la sociedad mexicana valoramos en nuestras Fuerzas Armadas.

Muchas gracias, señor General Secretario, por su constante e invariable apoyo, que las Fuerzas Armadas en su conjunto han mostrado para coordinarse interinstitucionalmente con otros órdenes de Gobierno, y tener estas cifras alentadoras en la disminución de homicidios dolosos que, lamentablemente, se venían cometiendo en nuestro país.

Gracias, y en usted nuestro reconocimiento a todas las Fuerzas Armadas.

Y no puedo dejar este reconocimiento sólo en la labor que realiza nuestro Ejército en tareas de seguridad.

El propio General Secretario, en su intervención, ya lo ha señalado. Su participación se da en otros frentes, y de manera muy señalada, en el que estamos haciendo para combatir la pobreza en nuestro país.

Aquí quiero destacar que el Ejército Mexicano ha venido capacitando y preparando la instalación de comedores comunitarios, que han sido un espacio fundamental para asegurar abasto alimenticio a quienes padecían hambre; y que hoy tienen un espacio que les asegura comer todos los días y, además, tener convivencia con las personas que ahí concurren.

Déjenme compartirles algunas cifras, toda vez que nos encontramos en este mes dedicado a la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que no significa que sea un mes en el que sólo trabajemos en este frente, sino es un mes en el que dedicamos a mostrar a la sociedad mexicana los avances que venimos teniendo en atención a este frente, en reducir la pobreza y, sobre todo, el hambre en el que vivían más de siete millones de mexicanos.

Y aquí el Ejército Mexicano ha sido un aliado fundamental en este esfuerzo.

Déjenme decirles o compartirles algunas cifras, que ya las he señalado y con ello habré de concluir mi intervención.

Hoy tenemos instalados tres mil 202 comedores comunitarios en todo el país. Aquí, en el Estado de México, a la fecha, son 400, pero esta cifra habrá de crecer en los próximos meses, para abatir los niveles de hambre que lamentablemente tiene población del Estado de México.

La Tarjeta Sin Hambre, que le permite a los poseedores de la misma adquirir productos alimentarios a mejor precio, 14 productos alimentarios de la canasta básica alimentaria, tenemos en el país a 1.75 millones de personas, casi dos millones de personas que ya tienen esta tarjeta. En el caso del Estado de México son casi 500 mil personas que tienen esta Tarjeta Sin Hambre, y que les permite tener este beneficio.

En el caso de la distribución de leche fortificada, LICONSA, como es ampliamente conocida, se tiene ya un registro de casi un millón y medio de nuevas personas afiliadas a recibir el beneficio de leche fortificada. En el caso del Estado de México son 371 mil nuevos afiliados.

Y en el caso del municipio en el que nos encontramos, Luvianos, precisamente es uno de los municipios que integran los municipios del Estado de México que son parte de esta Cruzada Nacional Contra el Hambre, porque son municipios con altos niveles de marginación y que es aquí en donde estamos consolidando y haciendo un frente común de forma interinstitucional, y con ello me refiero a la participación de varias Secretarías del Gobierno de la República para abatir los niveles de pobreza, de hambre y, sobre todo, propiciar desarrollo a estas comunidades.

Es así como aquí, hoy, nos encontramos en el Estado de México, inaugurando este Centro de Operaciones que, sin duda, dará una mayor capacidad de despliegue de nuestras Fuerzas Armadas en esta región del sur del Estado de México.

Estamos también compartiendo con ustedes los avances que estamos llevando a cabo en materia de abatir el nivel de hambre que padecen miles de mexiquenses, que se suman a los millones de mexicanos que hay en el país y que eso nos permita asegurar para nuestro país, para el Estado de México, condiciones de desarrollo social mayor y de mayor bienestar para todas las familias mexicanas.

Me da mucho gusto haber estado hoy con ustedes aquí, en este pedacito, en este lugar de la geografía del Estado de México, apartado, quizá, de las grandes manchas urbanas, en esta región de Nanchititla, donde se aprecia una bella cascada, que antes de llegar pudimos apreciar, que es una de las bellezas naturales que el Estado de México comparte con el resto del país y con el mundo entero, de estas bellezas naturales que tiene nuestro país.

A mí me da mucho gusto estar aquí, con ustedes, dejarles un saludo fraterno, de gratitud y de gran respeto a la sociedad mexiquense.

Y, sobre todo, de comprometerme a regresar y, junto con ustedes, ir viendo e ir mostrando los avances en favor del desarrollo y progreso del Estado de México y que sea, ésta, contribución al desarrollo de todo nuestro país.

Muchísimas gracias por su atención.