Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Señor General Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda.

Señor Almirante Secretario de Marina, Francisco Soberón Sanz.

Señor Gobernador del Estado de Nuevo León.

Muy distinguidos gobernadores de entidades vecinas, que se verán beneficiadas por el despliegue que haga este 4º  Batallón de Policía Militar, que hoy estamos inaugurando sus instalaciones.

Señores integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Muy distinguidos servidores públicos del orden Federal, estatal y municipal.

Señores Legisladores Federales, Legisladores locales.

Generales, Almirantes, Jefes, Capitanes, Oficiales, tropa y marinería.

Muy distinguidos representantes de la sociedad mexicana y, particularmente, de la sociedad neolonesa, que hoy aquí nos acompaña.

De manera muy especial en este Día del Ejército Mexicano, quiero saludar con reconocimiento, con gratitud y con afecto, a todos los integrantes del Ejército Mexicano: a soldados y a oficiales que están presentes en esta comida, que se ha preparado, particularmente, para honrarles a ustedes; para celebrar este día y para reconocer su lealtad, su honor y entrega en favor de las mejores causas de nuestro país.

Señoras y señores.

Señores representantes de los medios de comunicación:

Portar el uniforme de la Patria, merecer las insignias de nuestras Fuerzas Armadas y ascender en los grados militares, son distinciones reservadas para nuestros soldados, marinos y pilotos.

Ustedes son valientes mexicanos, comprometidos con los más altos intereses nacionales.

Mujeres y hombres que sirven a México con honor, lealtad y patriotismo.

Por tierra, mar y aire, consagran su vida a garantizar y preservar la soberanía e independencia; la libertad y la justicia; la democracia y la fortaleza institucional del país.

Por todos estos motivos, es un elevado honor conmemorar desde aquí, desde el Municipio de General Escobedo, Nuevo León, el 103 Aniversario del Ejército Mexicano, una institución surgida del pueblo, que sirve al pueblo de México.

El 19 de febrero de 1913, Venustiano Carranza publicó el decreto de creación del Ejército Constitucionalista, en respuesta al golpe de Estado en contra del Presidente Francisco I. Madero.

La primera misión de nuestros soldados fue, precisamente, restaurar el régimen institucional y reivindicar la voluntad democrática de la ciudadanía.

A partir de entonces, los integrantes de esta valerosa y centenaria institución, comenzaron a escribir una gloriosa historia de servicio a la Patria, que continúa hasta nuestros días, y que hoy se observa cotidianamente en todas las regiones y entidades del país.

Nuestros soldados han demostrado que son una fuerza de paz, de justicia y de legalidad; que son un sólido pilar institucional para el desarrollo nacional.

Con el fin de respaldar al Ejército Mexicano, el Gobierno de la República ha venido trabajando para ampliar y fortalecer sus capacidades.

En esta Administración, se han construido siete cuarteles de la Secretaría de la Defensa Nacional en diversas regiones de nuestra geografía, y cuatro más están en proceso de edificación.

Con ello, se extiende la presencia y se fortalece la capacidad operativa y logística del Ejército Mexicano, especialmente en aquellas zonas que más lo requieren.

En este marco se inscriben las nuevas instalaciones de esta 7ª Zona Militar, y me refiero a la construcción de su cuartel general y de la unidad habitacional militar.

También destaca la nueva sede de la 4ª Brigada de Policía Militar, que hoy hemos puesto al servicio del noreste del país.

Un rasgo distintivo de estas instalaciones es que son producto del compromiso conjunto, y quiero aquí destacarlo, de sociedad y gobierno en favor de la seguridad y el Estado de Derecho.

Autoridades de varios estados, el Gobierno de la República y el sector privado, aportaron recursos y sumaron esfuerzos para su construcción.

Por ello, aquí dejo testimonio de reconocimiento y gratitud a este esfuerzo conjunto, para seguir ampliando las capacidades de nuestro Ejército Mexicano.ç

Gracias a este esfuerzo conjunto, hoy tenemos este moderno complejo con la infraestructura, tecnología, equipamiento y armamento necesarios para que el Ejército cumpla las misiones encomendadas en esta parte del territorio nacional.

El objetivo es claro: cerrarle el paso a los grupos delictivos, que aún amenazan la tranquilidad y el patrimonio de las familias que viven en esta dinámica región del país.

Concretamente esta Brigada de Policía Militar respaldará a las autoridades de Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí y Tamaulipas en el cumplimiento de su responsabilidad en materia de seguridad pública.

Como lo he expresado en otras ocasiones, se trata de un apoyo de las Fuerzas Armadas a las autoridades civiles, en tanto logren fortalecer y consolidar sus propias corporaciones policiales.

En este día tan especial, reconozco a los efectivos militares que trabajan para garantizar la paz y la tranquilidad de la población, velando por el respeto a los derechos humanos.

En particular, quiero expresar mi más amplio reconocimiento al General Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de la Defensa Nacional, por su visión, liderazgo y compromiso y profesionalismo al frente de esta valiosa y emblemática institución de nuestra Patria.

Muchas gracias por este compromiso que usted de forma personal e institucional tiene, para que el Ejército Mexicano siga siendo una institución cada vez más preparada, más profesional y siempre comprometida y leal al servicio de la Patria.

Muchas felicidades, señor General Secretario.

Como Nación y como sociedad, los mexicanos estamos profundamente agradecidos a los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas.

Por eso, desde el inicio de esta Administración, nos hemos esforzado por mejorar su calidad de vida y la de sus seres queridos.

Con ese propósito, se han construido 24 unidades habitacionales, en beneficio de más de mil 500 familias, y se han otorgado prácticamente siete mil 500 créditos para vivienda.

Además, tan sólo en este ciclo escolar se entregaron más de 30 mil becas, para que los hijos del personal militar puedan continuar y concluir sus estudios.

Así, con hechos concretos, México agradece y respalda a quienes todos los días sirven al país con honor, lealtad y entrega.

Señoras y señores:

En esta visita a Nuevo León, refrendo el compromiso del Gobierno de la República con el bienestar y el progreso de todos los habitantes de esta entidad.

Desde el inicio de mi gestión, hemos contribuido a generar las condiciones de legalidad y orden, que requiere la población nuevoleonesa, y así lo seguiremos haciendo.

Las instalaciones que hoy estamos entregando acreditan este compromiso permanente.

Lo mismo frente a coyunturas como la ocurrida hace unos días en el Penal de Topo Chico, que en el impulso a cambios de fondo, como el que requiere el Sistema Nacional Penitenciario, el Gobierno de la República seguirá trabajando en coordinación con las autoridades estatales.

De ahí la importancia de acuerdos aprobados, ya con anterioridad, en el Consejo Nacional de Seguridad Pública, desde agosto de 2015, en el que debo destacar los siguientes:

Crear un comité evaluador del Sistema Nacional Penitenciario, con facultades amplias para redefinir los métodos de medición, seguimiento y certificación. Y este mecanismo ya fue instalado y sesiona periódicamente.

Consolidar el Registro Nacional de Información Penitenciaria, el cual tiene un avance superior ya al 90 por ciento.

Revisar a fondo el modelo de reinserción social en los penales federales y estatales, así como establecer un sistema de desarrollo profesional y penitenciario.

Y, finalmente, actualizar y homologar los protocolos y procesos del Sistema Nacional Penitenciario, con base en las mejores prácticas internacionales.

Lo importante ahora, es hacer realidad todos y cada uno de estos acuerdos.

En Nuevo León, en el noreste y en todo el país, continuaremos actuando de manera corresponsable, para brindar una respuesta integral y de largo plazo a la legítima demanda de seguridad de los mexicanos.

Con ese objetivo, tenemos que lograr una transformación institucional de fondo para avanzar hacia un nuevo modelo policial, con corporaciones locales de seguridad que sean profesionales, confiables y eficaces.

También seguiremos respaldando la instrumentación del nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, que deberá estar operando completamente a mediados de este año.

El fortalecimiento de las instituciones es esencial para generar las condiciones de orden y de legalidad que requiere y demanda la ciudadanía.

El mejor ejemplo de ello es, justamente, la evolución de nuestro Ejército, una institución que ha demostrado, con creces, su vocación de servicio a México.

En todo momento y frente a cualquier circunstancia, nuestros soldados han acudido al llamado de la Patria, con diligencia, valentía y eficacia.

Su permanente lección de orgullo, coraje y dignidad nos alienta a seguir avanzando en la construcción de un país de leyes e instituciones, de derechos y libertades.

Ese es el camino que hemos elegido, y en el que habremos de perseverar para que las familias mexicanas vivan con seguridad, tranquilidad y confianza.

Vaya desde aquí mi abrazo, mi felicitación y reconocimiento a todos los integrantes del Ejército Mexicano en este su día.

Sobre todo, porque quiero dejar aquí un particular y personal testimonio de reconocimiento a la evolución que está teniendo nuestro Ejército Mexicano; el poder constatar, como Presidente de la República, cómo nuestros soldados y marinos, en estas dos instituciones hermanas que forman parte de nuestras Fuerzas Armadas, está puesto el compromiso y la lealtad de cada uno de sus integrantes.

Y de cómo apreciar que nuestra institución, el Ejército Mexicano, se viene fortaleciendo, viene ampliando sus capacidades, y viene logrando cada día más un mayor profesionalismo.

Por ese motivo, vaya, desde aquí, mi más amplio reconocimiento, gratitud y felicitación a cada uno de los integrantes del Ejército Mexicano en éste su día.

Muchísimas gracias.