Señor General Secretario de la Defensa Nacional.

Señor Almirante Secretario de Marina.

Muy apreciado señor Gobernador del Estado de Morelos.

Señores integrantes del Gabinete Legal del Gobierno de la República.

Señores representantes de los Poderes del Estado de Morelos.

Señores Generales, Almirantes, jefes, oficiales y personal de tropa.

Muy distinguidos invitados y representantes de la sociedad del Estado de Morelos, hoy, aquí presentes, a quienes saludo con respeto; entre ellos, a las y los Legisladores Federales, que gentilmente hoy aquí nos acompañan.

Señores integrantes de este 108 Batallón que está aquí presente, y que hoy nos convoca la entrega de estas instalaciones.

Señoras y señores:

Quienes sirven a México desde la noble carrera de las armas, son mujeres y hombres profesionales, valerosos y profundamente comprometidos con los más altos intereses de la Nación.

Son mexicanos de bien, que trabajan con decisión, en favor de la sociedad, y sirven a nuestro país con honor, lealtad y patriotismo.

Por tierra, mar y aire, los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas cuentan con la preparación y la vocación necesarias para atender con prontitud y eficiencia el llamado de la Nación.

Ante casos de emergencia o desastres naturales, nuestros soldados, marinos y pilotos, son los primeros en auxiliar a la población y estar al lado de las familias mexicanas.

Igualmente, frente a actos que vulneran las libertades o que lesionan el Estado de Derecho, el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, son un firme respaldo institucional para asegurar el respeto a la ley y recuperar la paz y la tranquilidad.

Por todas estas razones, su presencia y actividades a lo largo y ancho del territorio nacional, generan confianza y dan certidumbre a los mexicanos.

Para contribuir al éxito de las misiones que les son encomendadas, en lo que va de esta Administración se han construido seis cuarteles de la Secretaría de la Defensa Nacional, en diversas regiones de nuestra geografía, y cinco más están en proceso de edificación.

Con ello, se amplía la cobertura y se fortalece la presencia del Ejército en el territorio nacional, así como su capacidad de respuesta, especialmente en aquellas zonas que así lo requieren.

En este marco se inscriben las nuevas instalaciones del Centésimo Octavo Batallón de Infantería, que hoy inauguramos, en el Municipio de Jojutla de Juárez, Morelos.

Esta base militar, con capacidad para alojar a más de 500 elementos, tiene como propósito incrementar la seguridad en la región sur de la entidad, particularmente en los Municipios de Amacuzac, Jojutla, Puente de Ixtla y Tlaquiltenango.

El objetivo es claro: cerrarle el paso a grupos delictivos que amenazan la vida, la tranquilidad y el patrimonio de las familias que viven en esta región del país.

Al ser una zona limítrofe de varias entidades, la suma de esfuerzos entre gobiernos es tan importante, como necesaria.

A nivel nacional, la coordinación y colaboración interinstitucional ya han mostrado su eficacia, reflejándose en importantes reducciones en la incidencia de los delitos más relevantes, como es el caso de los homicidios, los secuestros o las extorsiones.

Estos avances nos deben convocar a seguir trabajando en equipo y a redoblar esfuerzos en favor de la población.

Morelos es una entidad que es un vivo ejemplo de lo que queremos y buscamos para todo el país, al haber logrado la operación del Mando Único Policial, que ya comienza a dar resultados.

Quiero aquí dejar constancia de reconocimiento a la labor del Gobierno del Estado de Morelos, y muy particularmente la contribución que ha hecho para que, junto con el esfuerzo del Gobierno de la República, se pudieran edificar las instalaciones de este batallón que hoy estamos inaugurando y, de igual manera, al poner a disposición del Ejército Mexicano 15 hectáreas, como aquí lo ha señalado el Gobernador de Morelos, para, en su momento, poder ampliar dichas instalaciones.

Muchas gracias, señor Gobernador.

Por su parte, el Gobierno de la República seguirá convocando, en todo el país, a la corresponsabilidad con los gobiernos estatales, para mantener un frente sólido y efectivo contra la delincuencia.

Aquí, en Morelos, seguiremos trabajando con operativos conjuntos para recuperar el orden, la paz y la tranquilidad de las familias.

Una de las aristas y pilares más importantes que tiene la estrategia que el Gobierno de la República está instrumentando y ha venido llevando a cabo en materia de seguridad pública, es precisamente el de lograr una eficaz coordinación entre órdenes de Gobierno.

Lo he señalado una y en varias ocasiones. No se trata de dejar que sólo un orden de Gobierno asuma plena responsabilidad, frente a los índices de criminalidad y frente al clima de inseguridad que se vive en distintas partes del territorio nacional.

Ésta es una tarea que, efectivamente, y retomo las palabras que aquí expresara el Gobernador del estado, efectivamente convoca al esfuerzo de todos los órdenes de Gobierno.

Que cada orden de Gobierno, y me refiero: al Federal, al estatal y al municipal, cada uno asuma plenamente su responsabilidad.

Que hoy se debatirá en el Congreso, o habrá de debatirse en el Congreso, cuáles son precisamente atribuciones que a cada orden compete, pero que al final de cuentas todas ellas están orientadas a hacer un frente común.

Ésta es una tarea que no distingue, efectivamente, ni el origen partidario de cada Gobierno, ni un tema de afinidad o de preferencias ideológicas.

Es una tarea que convoca al esfuerzo de todos los órdenes de Gobierno para asumir de forma conjunta esta responsabilidad y asegurar que en México pueda haber condiciones de paz y de tranquilidad para toda la sociedad mexicana.

Si bien las cifras que se han dado a conocer, la reducción en los índices de criminalidad que se vivían en el territorio nacional han disminuido, son solamente, al final de cuentas, resultados alentadores, que nos convocan a redoblar el paso, a mantenernos firmes en la estrategia que hemos venido instrumentando, a perfeccionarla y mejorarla en aras de lograr mejoras aún más considerables en la reducción de los delitos que más lastiman la convivencia entre la sociedad mexicana.

Éste, sin duda, es uno de los pilares, es uno de los objetivos más importantes a los que ha convocado el Gobierno de la República, y que desde el inicio de esta Administración, dentro de las cinco grandes metas nacionales, la primera en el orden, precisamente, fue el lograr un México de paz y de tranquilidad.

Y el Gobierno de la República reitera su firme compromiso en alcanzar este objetivo, convocando al esfuerzo conjunto, a la corresponsabilidad de todos los órdenes de Gobierno para alcanzar esta meta en beneficio de toda la sociedad mexicana.

Señores integrantes del Centésimo Octavo Batallón de Infantería:

Una de las mayores virtudes del Ejército Mexicano es su absoluta lealtad a México y a sus instituciones democráticas.

Con lealtad y con honor, todos los días participan en el esfuerzo nacional para brindar mayores condiciones de seguridad y reducir los índices de violencia, que lastiman a la población.

Con lealtad y con honor, han asumido la elevada misión de fortalecer el Estado de Derecho y contribuir a lograr un México en paz.

Al inaugurar estas nuevas instalaciones militares, los convoco a seguir honrando todos los días el compromiso que han asumido con México.

Mantengan, con su conducta ejemplar, la honorabilidad y prestigio que distinguen a nuestras Fuerzas Armadas.

Siéntanse orgullosos de servir a México y a los mexicanos en estos tiempos de cambio y de transformación nacional.

Porten con orgullo el uniforme que los identifica como defensores de la Nación y aliados de la legalidad y del progreso con estabilidad.

Continúen destacando por su servicio a los mexicanos, por su compromiso social y, fundamentalmente, por su profundo amor a México.

Muchas gracias.