Muchas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos.

Quiero saludar a las autoridades que hoy, aquí, nos acompañan.

En un evento que, además, de forma simultánea, se está realizando en otras seis entidades federativas de nuestro país.

Saludo al señor Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, a quien le agradezco su presencia y, sobre todo, este compromiso que su gobierno asume para hacer frente común en este empeño, que hoy estamos aquí anunciando, en esta tarea que nos estamos proponiendo, de lograr una mayor filiación de estudiantes de preparatoria y de universidad, quienes tienen derecho al Seguro Social.

Saludo al Gobernador del Estado de Oaxaca, que es el Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, en forma alguna él está aquí representando a todos los gobernadores del país.

Están aquí funcionarios del Gobierno de la República: Secretarios de Estado, directores de distintos institutos del Gobierno de la República, a quienes ya les pasó alguno de ustedes. Pepe ya les pasó lista, prácticamente a casi todos.

Pero, además de ellos, saludo aquí a muchas autoridades; están aquí legisladores federales, directores de distintas entidades gubernamentales.

Pero especialmente quiero saludar a todos los jóvenes que hoy aquí nos acompañan. A las jóvenes estudiantes y a los jóvenes estudiantes de distintos institutos politécnicos, tecnológicos, universidades, que  nos acompañan.

Están aquí los rectores, pero a cada uno de ustedes les quiero dar mis más sinceras gracias por estar  hoy aquí, con nosotros, este mediodía. 

Por acompañarnos en el anuncio de este esfuerzo que hemos venido realizando, no a partir de ahora, sino que ya estamos realizando, que vamos avanzados, pero que queríamos significar lo que el Gobierno de la República viene realizando.

Quiero decirles, nuevamente a ustedes: muchísimas gracias.

Porque están aquí jóvenes de diferentes entidades federativas que, con esfuerzo, han decidido acompañarnos; que algunos llegaron desde el día de ayer, otros, hoy por la mañana.

Lamento que algunos hayan llegado muy temprano y que llevan ya aquí algunas horas o tiempo esperando.

Con todo ello, gracias, mis más sinceras gracias por acompañarnos y por estar presentes, y ser parte de todo este movimiento que estamos emprendiendo en favor de los jóvenes estudiantes de preparatoria y de universidades.

Gracias por su presencia

Se preguntarán por qué he decidido hablar sin leer algo. Porque lo que tenía que decirles, ya lo han dicho prácticamente quienes me han antecedido en el uso de la palabra.

Los señores Secretarios, que ya hablaron, dieron muchas cifras, dieron además importantes ejemplos e ilustraron en números el esfuerzo que estamos realizando, para lograr cumplir con los objetivos más importantes y de mayor prioridad que tiene este Gobierno.

En primer lugar: El de la salud. Que ese es el motivo que hoy nos convoca: El lograr una mayor universalización en el tema de la salud; es decir, asegurar que todas y todos los mexicanos tengan acceso efectivo a la salud.

Ésta es una de las metas, y aquí está el Secretario de Salud del Gobierno de la República, el doctor Narro, quien tiene claramente encomendada esta misión de lograr un esfuerzo conjunto con las autoridades locales, para asegurar realmente, repito, ese es el objetivo central: asegurar que haya salud para todas y todos los mexicanos.

Y no basta, a veces, con estar afiliado o tener un hospital cerca, sino que realmente se tenga ese acceso efectivo a la salud.

Y por eso se emprenden distintas acciones, que aquí no quiero citar, porque no quiero cansar al auditorio, dando aquí un listado de todas las acciones que se vienen realizando, pero tiene que ver fundamentalmente con una infraestructura y con mejorar gradualmente los servicios que se prestan de las distintas instituciones de salud de nuestro país.

Segundo gran objetivo: La educación.

Y a esto se ha referido ya el titular de esta Secretaría. Ha hablado de lo que, sin duda, es una de las reformas transformadoras, de las que ustedes han escuchado hablar mucho, varios de estos cambios estructurales.

Cuál es, sin duda, y lo he señalado y hoy lo vuelvo a subrayar, la reforma más importante, de mayor calado y de mayor transformación.

La Reforma Educativa. Porque esa es la que permitirá o la que habrá de asegurar que las nuevas generaciones tengan espacios o mayores espacios y oportunidades efectivas de incorporarse a la actividad productiva, pero además de encontrar un mejor ingreso y sueldos mejor remunerados.

Porque solamente quienes tengan habilidades, capacidades probadas y acreditadas, serán los que efectivamente tengan una mejor remuneración.

Ya decía el Secretario de Desarrollo Social, cuánto cambia, y estas son estadísticas, son estudios que se hacen sobre el nivel de ingreso que tienen los distintos segmentos poblacionales.

Y, evidentemente, a mayor educación, corresponde, o esa es la constante y eso es lo que se observa en nuestro país, hay un mejor ingreso.

Por eso, nos ocupa el trabajar en favor de la educación; en asegurar que todos tengan acceso a una mayor educación, a una educación de calidad, sin hacer ya referencia a lo que ya hizo el Secretario de Educación, de decirles varias de las acciones que estamos emprendiendo, a partir de la Reforma Educativa, para lograr este objetivo:

Una educación que llegue a todos y que sea una educación de calidad para lograr este objetivo.

Un tercer esfuerzo está en asegurar un México más equitativo, cerrar la brecha de desigualdad.

Y bien nos ha señalado aquí el Secretario de Desarrollo Social, partimos de reconocer dónde están nuestras mayores vulnerabilidades.

De haber reconocido que hay o había más de siete millones de mexicanos que no tenían acceso a la alimentación todos los días, no tenían asegurada su alimentación.

Ustedes podrán imaginar que eso pasaba en México.

Pues sí, lamentablemente sí.

Y se han emprendido varias acciones: una Cruzada Nacional contra el Hambre, la participación de distintas entidades públicas y privadas, un esfuerzo transversal: es decir, un esfuerzo no de una persona, no de un funcionario, sino de varias dependencias para lograr un objetivo: que la población tenga acceso a una diaria alimentación.

Estos son servicios básicos y elementales que queremos existan en México, que sean una realidad.

Porque ese, esos elementos, estos satisfactores básicos: salud, educación, acceso a la alimentación y vivienda son satisfactores elementales y básicos en los que estamos trabajando; forman parte de la prioridad que tiene este Gobierno, y para los cuales ha desplegado varias acciones.

Hoy nos convoca uno, uno que está inscrito, precisamente, en asegurar la salud para los jóvenes que están estudiando en el nivel medio superior y en el nivel superior; quienes se están preparando, y que queremos o estamos llevando a cabo toda una acción, todo un programa que implica esta afiliación al Instituto Mexicano del Seguro Social.

Creo que el video ha sido más que ilustrativo, qué pasaba o qué ocurría, qué está pasando hoy, y qué es lo que estamos desplegando.

Y que les agradezco a todas las damas y a todos los jóvenes que hoy están aquí presentes, y que me acompañan, junto con las autoridades y jóvenes que están de seis entidades federativas, al mismo tiempo, acompañándonos en un evento igual a éste.

Estamos emprendiendo y desplegando un gran esfuerzo de afiliación de los jóvenes de estos niveles de educación para que tengan su cédula de identidad y de afiliación al Seguro Social.

Aquí, hace un momento, varios hicieron ejercicios, casi pasaron lista entre quienes habían nacido en el Seguro Social; quienes, acá preguntó Aurelio, los jóvenes quienes eran la primera generación que estaba estudiante dentro de sus familias en un nivel superior o medio superior, y varios de ustedes se pusieron de pie o levantaron la mano, porque son los primeros que tienen esta oportunidad.

Esto revela que, sin duda, se han abierto espacios para el acceso a la educación y para el acceso a la salud.

Sin embargo, hay un ejercicio que yo quiero hacer con ustedes, a lo mejor ya lo saben, porque saben por qué están aquí, quiero suponer que saben por qué estamos aquí.

Pero el video ilustraba algo que pasa en nuestro país: hay siete millones de jóvenes que estudian la preparatoria, la universidad, por quienes el Gobierno de la República entera al Instituto Mexicano del Seguro Social una cuota, precisamente, por la afiliación de estos siete millones de estudiantes.

Y eso obliga y compromete al Instituto Mexicano del Seguro Social a tener una capacidad hospitalaria y de infraestructura para atender potencialmente a esos siete millones de estudiantes.

Pero teníamos un pequeño problema: muchos no sabían o no saben que tienen este derecho.

El ejercicio que yo quiero hacer con ustedes, que a lo mejor, más bien, déjenme hacerlo de esta forma.

Antes de ser invitados a este evento, antes de saber a qué venían, porque hoy sabiendo ya, seguramente están enterados por qué están aquí, pero antes de ello, quiénes de ustedes, siendo estudiantes de preparatoria, de educación media superior o superior, sabían que tenían derecho y que estaban, además, afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social.

Quiénes de ustedes sí lo sabían.

 Son muchos.

Quiénes no lo sabían.

Muchos sí lo sabían, otros no lo sabían, a lo mejor muchos lo saben porque están aquí. Pero es claro que no todos lo saben.

Y lo que estamos haciendo es desplegar un esfuerzo, primero, para que todos los jóvenes, y aquí les pido a ustedes sean parte de esta voz que multiplique este conocimiento entre más jóvenes, que sepan que tienen derecho a la afiliación al Instituto Mexicano del Seguro Social.

Segundo. Que hoy se les habrá de dar, a partir de este esfuerzo, un mismo número de cédula de afiliación al Seguro Social, que les acompañará en su etapa de estudiantes, pero además será el mismo número que les acompañe cuando estén en alguna actividad laboral. Cuando estén afiliados y mantengan su afiliación al Seguro Social, mantendrán su mismo número.

Así como cuando nace uno tiene su CURP, desde que nace, ahora tienen este número de identificación, de afiliación al Seguro Social, que será el mismo que los acompañe durante toda su vida; o el Registro Federal de Contribuyentes, también que te acompaña toda la vida. Éste los va a acompañar toda su vida.

Y, además, he instruido para que tanto el Seguro Social, como la Secretaría de Desarrollo Social, hagan un gran esfuerzo de afiliación, y quiero reconocer la participación de ANUIES, de todas las universidades y tecnológicos de la Secretaría de Educación Pública y de los gobiernos locales, para acompañarnos en este esfuerzo.

Poder lograr la afiliación, entregando alguna cédula de afiliación a siete millones de estudiantes, no es fácil, pero nos proponemos cumplirlo muy pronto.

Y estamos avanzados. Estamos cerca de cumplir ya tres millones de afiliados, y yo estoy convencido de que muy pronto llegaremos a esta gran cifra: siete millones de jóvenes de este nivel educativo, que sepan que están afiliados, que tengan su cédula y que eso les garantice acceso a los servicios de salud que presta el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Tarea que nos estamos comprometiendo llevar a cabo con la participación y esfuerzo, y compromiso, de todas y de todos ustedes.

Muchas gracias por ser parte de este esfuerzo.

Quiero concluir reiterando mi agradecimiento por la presencia de todas y de todos ustedes.

Quiero agradecer el testimonio que hace un momento Sandra nos ha compartido, que siendo muy jovencita ya es mamá, y que nos ha compartido lo que ha sido su  propia experiencia de estar afiliada al Instituto Mexicano del Seguro Social.

Sepan que en el Instituto encontrarán todos los esfuerzos de salud para la prevención, para el cuidado de su salud y, sobre todo, que les garantice el que sepan a qué clínica puede eventualmente acudir en caso de tener necesidad de ello. 

Sé que los jóvenes son los que más resisten y son los que prácticamente pareciera que nunca se enferman, pero todos eventualmente, habiendo sido joven, alguna vez nos enfermamos.

Qué bueno que sepamos que hay un lugar a dónde, eventualmente, se pueda acudir.

Y déjenme concluir con algo, que es con lo que debí haber iniciado.

Y quizá la presencia de todos ustedes me llevó a abordar el tema que hoy nos ocupaba, pero no puedo dejar de hablar de un tema que es sensible, y frente a lo cual creo que como mexicanos tenemos que solidarizarnos.

Este fin de  semana, en  un país hermano de la región latinoamericana, en Ecuador, ustedes saben que ocurrió un sismo muy fuerte, de más de 7.8 grados en la Escala  de Richter.

Y que los números que se han dado de gente que lamentablemente perdieron la vida, se habla de más de 350 personas, y eventualmente la cifra puede crecer.

Mientras estamos aquí, mientras estamos trabajando, allá, en ese país hermano, están pasando por un momento de dolor y de pena.

Quiero, desde aquí, junto con ustedes, expresar nuestra mayor solidaridad para con el pueblo de Ecuador, particularmente para con los familiares o con las familias de aquellos que lamentablemente hubiesen perdido la vida.

Desear que haya fortaleza y ánimo y entereza para superar este momento difícil de estas adversidades que la naturaleza nos presenta.

Que sepan que el Gobierno de México se ha solidarizado, no sólo en este testimonio o en esta expresión, sino que hemos enviado ya ayuda del Ejército, de la Policía Federal y de elementos de Protección Civil, que ya están en Ecuador, para apoyar las labores de rescate y auxilio a la población.

Vaya, junto con todos ustedes, nuestra mayor solidaridad para con nuestros hermanos del pueblo de Ecuador.

Y, finalmente, quiero concluir con algo que hoy me invita al estar aquí con ustedes, ya sé que me he extendido y perdónenme, gracias por ser pacientes.

Gracias por ser pacientes.

Me invita mucho, señor Secretario, aquí los Secretarios, los muchos que me acompañan, que son responsables de la educación, de la cultura, de los ámbitos, a que tengamos otros eventos que me acerquen más con los jóvenes.

Quisiera hacer un ejercicio para que pudiéramos platicar, no sólo de lo que estamos haciendo, sino de lo que queremos hacer como país.

Ustedes son los protagonistas de nuestro México.

Hoy, quienes tenemos la responsabilidad y el privilegio de servir en distintas áreas del Servicio Público, estamos en la oportunidad de hacer nuestro esfuerzo y de hacer esa contribución, pero quienes serán los actores protagónicos de este México, son ustedes.

Y es importante hacer un ejercicio y, no solo, insisto, de lo que se ha hecho, de reconocer lo que se ha avanzado, al mismo tiempo de reconocer los rezagos, las vulnerabilidades, las debilidades que como país todavía tenemos, y qué debemos hacer para ir modelando paso a paso, pero con gran perseverancia, el México que todos queremos.

Los invito a que sean parte de este propósito y yo estaré en contacto con ustedes, a partir de lo que aquí he escuchado de quienes me acompañaron junto a mí, tanto a Joel, como a Sandra.

Les quiero pedir a todos ustedes, me acompañen en este esfuerzo.

Gracias por venir desde sus distintos lugares de origen.

Denle por favor un saludo a sus demás compañeros.

Díganles que a lo mejor esperaron por un buen rato aquí, al Presidente a que llegara, pero que el Presidente, a través de ustedes, les manda a sus demás compañeros, un saludo con mucho afecto, con gran fraternidad y, sobre todo, con mi enorme gratitud.

Muchísimas gracias.