Muchas gracias.

Muy buenos días a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar, en primer lugar, al señor Director de este plantel educativo

A la señora Subdirectora, maestra.

Muchas gracias a ambos por sus palabras de bienvenida, por compartirnos, además, una experiencia personal al hacerse o, más bien, al hacer suya la Reforma Educativa.

Junto con ustedes, quiero saludar a todas las maestras, maestros, que están presentes en esta ceremonia.

A las autoridades educativas del país, que encabeza el Secretario de Educación Pública y están aquí,  no por primera ocasión, se ve que ya son amigos, ya por segunda ocasión están aquí.

Quiero saludar de manera muy particular a las niñas y niños que están en esta escuela.

Niñas y niños:

Muy buenos días a todos ustedes.

Me motiva. Gracias, muchas gracias.

A los medios de comunicación, gracias por acompañarnos.

Estamos aquí, en el primer cuadro de la Ciudad, de la capital de nuestro país, muy cerca de Palacio Nacional, muy cerca de donde está el espacio de trabajo de muchas de las autoridades que están aquí presentes.

Y me da mucho gusto y, sobre todo, me motiva participar de esta ceremonia este lunes, que estamos iniciando esta semana, y además yo creo que con el entusiasmo que tienen los niños de que cada día ven más cerca las vacaciones de diciembre. Pero también empiezan a sentir el frío de diciembre.

Y me da mucho gusto estar aquí para compartirles lo que hemos venido haciendo y lo que la sociedad mexicana ha estado recogiendo, sin duda, de una de las reformas de  mayor calado, de mayor profundidad, de mayor sentido social y de mayor beneficio para el México del presente y para el México del mañana.

Padres de familia, particularmente ustedes seguramente informados por los medios de comunicación, han venido conociendo cómo nos hemos propuesto impulsar cambios y reformas estructurales.

A veces, quizá, nos ha sido insuficiente explicar, y nos habremos de empeñar en ello, en explicar suficientemente los varios beneficios que tienen todas las reformas que hemos promovido, que han tenido el respaldo de las distintas fuerzas políticas.

Y por eso, a pesar de que algunos auguraban que eso no sería posible y que muchas reformas diagnosticadas innecesarias para el México que queríamos construir, finalmente se han materializado.

Por lo menos hoy están inscritas en ley y dentro de esas reformas, sin duda, la más importante, la de mayor calado, es la Reforma Educativa.

Es la reforma que nos va a permitir preparar de mejora manera a las presentes y futuras generaciones, para hacer de México un país mucho más grande, mejor preparado, competitivo y que depare a su sociedad mayores oportunidades para su realización personal.

Los jóvenes que estén recibiendo una educación de mayor solidez, más profunda, de mejor formación, sin duda, serán los que tengan, el día de mañana, mayores oportunidades para obtener un empleo y una oportunidad laboral que sea mejor remunerada, mejor pagada y en donde realmente le permita al país, con su contribución, crecer y tener condiciones de mayor bienestar.

Lo que hoy nos ocupa, como Gobierno, es asegurar que todas las reformas, y ésta de manera muy especial, realmente se vayan instrumentando de forma muy acelerada.

Ustedes han conocido de todo este proceso que se ha seguido para la evaluación magisterial.

Por qué hacemos la evaluación magisterial.

Porque se trata de que las maestras y maestros que están frente a grupo, frente a jóvenes, como quienes están hoy aquí, realmente estén debidamente preparados y formados, y tengan un proceso de actualización constante y permanente en toda su trayectoria magisterial, en toda su trayectoria profesional.

Lo hemos dicho una y otra vez, la Reforma Educativa no está diseñada para afectar o lastimar a las maestras y maestros; sino, más bien, para que tengan mayores oportunidades de crecer dentro de la carrera magisterial, dentro de su desempeño profesional, a partir de sus méritos, a partir de mostrar sus capacidades, su talento, y que esto sea medible, sea evaluable, y eso sea por el bien de las niñas y niños de México.

Y eso ha venido ocurriendo. A nadie escapa que ha habido resistencias, pero es que era fundamental romper con algo que estaba distorsionando esta ruta, esta necesidad de tener maestras y maestros mejor calificados y preparados.

Primero. Quienes deciden dedicarse a la profesión de maestros, y aquí están maestras y maestros que han dado aquí su testimonio, lo hacen porque tienen una vocación de convertirse en formadores de generaciones, en educar, en transmitir educación y preparación a sus estudiantes.

Lo que no puede ser el espacio de desempeño educativo es el dotar de una plaza como una forma de tener una plaza, un lugar donde obtener un ingreso, sin que a ello corresponda el ejercicio de habilidades, y de talento que se traduzca en formación de nuestros jóvenes.

Hay que asegurar que quienes, realmente, se desempeñen como maestras y maestros en México, realmente sean aptos, preparados, formados, y estén teniendo una constante actualización. Eso es lo que posibilita la Reforma Educativa.

Se ha dicho una y otra vez, la Reforma Educativa no está hecha para despedir a las maestras y maestros.

Al contrario, para aquellos que eventualmente no pasan sus exámenes, tienen la oportunidad de actualizarse, de tomar cursos de capacitación y de preparación para volver a presentar sus exámenes, y poder acreditar, realmente, que están en aptitud de conducirse como maestras y maestros dentro del Sistema Educativo Nacional.

Y esto es sólo parte de la Reforma Educativa. Esta arista de la Reforma Educativa lo que quiere garantizar es que realmente nuestras niñas y niños, de hoy y de mañana, tengan a los mejores, con vocación mujeres y hombres, con vocación de maestras y de maestros, siendo o teniendo capacidades y preparación para transmitir los conocimientos y las habilidades que las niñas y niños habrán de requerir, y el mundo les habrá de exigir el día de mañana.

Esa es parte de una de las aristas.

Otra, muy importante, otra que aquí ha compartido el Secretario de Educación hace un momento. Se trata de que también tengamos planteles que realmente estén en condiciones dignas y decorosas.

Porque el modelo educativo, nuestro sistema educativo tiene dos componentes fundamentales:

Primero. El alma.

Y quienes son el alma de una escuela, cuál es el corazón de esa escuela.

Primero. Los niños, porque a ellos dedicamos todos los esfuerzos.

Las niñas y los niños son el corazón de la escuela, y junto a ello viene toda la otra parte que hace que funcione ese corazón, que son las maestras y los maestros, y que queremos que estén debidamente formados.

Pero además requiere de tener, como el cuerpo, una buena condición, un espacio digno, como ya lo decía, y decoroso, y por eso nos vamos a ocupar de poner las escuelas al cien, así se llama el programa.

Es decir, que estén en óptimas condiciones, con aulas bien, con buenos pupitres, pizarrones, material educativo, que sea de las exigencias que queremos para tener una educación de calidad.

Y estamos dedicando recursos para ello. La Cámara de Diputados cada año aprueba un presupuesto que se está dedicando, precisamente, ahora con mayor acento a realmente edificar, modernizar, rehabilitar los espacios educativos que tiene el país y eventualmente construir nuevos en mejores condiciones.

Y apenas lo anuncié en mi Tercer Informe de Gobierno, pusimos en marcha un mecanismo financiero, ni lo explico porque es complejo en sí mismo, los ingenieros, más bien, los financieros lo entienden de mejor manera, pero es buscar una forma de allegarse de más recursos a través de los certificados educativos y de los bonos educativos, que se colocan en la Bolsa Mexicana de Valores.

Y apenas el viernes pasado se hizo ese primer ejercicio, teniendo estos bonos una gran demanda. Se logró levantar ocho mil 500 millones de pesos en la colocación el viernes pasado.

Prevemos que de aquí a que concluya esta Administración, además de los recursos que apruebe la Cámara de Diputados para infraestructura educativa, además de ese presupuesto podremos levantar recursos adicionales, a través de la participación que pueda haber en la Bolsa Mexicana de Valores, de quienes compren estos bonos educativos por 50 mil millones de pesos más.

Ya lo decía, ya hemos levantado ocho mil 500 millones de pesos, que de inmediato se podrán al servicio de una mejor infraestructura para las niñas y niños de nuestro país.

Y no nos vamos a esperar a que llegue el año que entra. Ya desde este año, señor Secretario, estamos dando los primeros pasos.

En 2015 habrán de destinarse recursos para dos mil 483 escuelas, casi dos mil 500 escuelas.

El próximo  año serán 13 mil 900 escuelas las que estén  recibiendo recursos, precisamente, para tener una mejor infraestructura.

Esto, sin duda, motivará a las niñas y niños de México, porque sin duda tener buenas y buenos maestros, buenos espacios para recibir la educación, les va a alentar, les va a motivar y, sin duda, aseguraremos que nuestras niñas y niños estén mejor formados, preparados y les depare, el día de mañana, un mejor futuro.

Porque esta reforma está dedicada a ellos, está pensada en ellos y en el futuro que habrán de tener.

Esta reforma no se agota, no se concluye en esta Administración. Es un esfuerzo realmente profundo, dedicado a lo más importante: al futuro de México, que está en las niñas y niños de nuestro país.

Por eso, yo agradezco la oportunidad de estar en esta escuela, de compartirles que estamos avanzando y además decirles que los recursos, que es la instrucción que tiene dada el Secretario de Educación Pública, y él lo estará informando, estará creando los mecanismos a través de Internet, para que este proceso de rehabilitación, modernización, de todas las escuelas y la infraestructura educativa que se tenga en el país sea transparente, sea abierto.

Y que en la página y en el portal de educación que él estará disponiendo para tal propósito, todo el público pueda conocer cuánto se está dedicando, a qué escuela, a las miles de escuelas que habremos de dedicar recursos y se pueda tener apertura y transparencia total del destino que tienen los recursos que se habrán de invertir en infraestructura educativa.

Esto es algo que está claramente comprometido por parte de este Gobierno, de ser transparentes, de ser eficientes y eficaces en la inversión que hagamos en la infraestructura educativa.

Finalmente, yo les quiero agradecer a los padres de familia, particularmente madres de familia que hoy aquí nos acompañan, porque ustedes acompañan todo este proceso.

Precisamente la Reforma Educativa abre espacios de participación, también a los padres de familia.    

Porque las escuelas reciben ahora recursos que de forma concertada entre autoridades educativas de cada plantel, con los padres de familia, definen y deciden a qué lo invierten, para que realmente esa inversión sea optima y sea en beneficio de los niños de cada plantel educativo.

Gracias por estar aquí. Sé que sus esposos, normalmente la gran mayoría, estarán trabajando, algunas otras madres de familia  estarán trabajando, pero a quienes están hoy aquí, gracias por acompañarnos, gracias por dejarme estar con ustedes en este evento.

Y solamente desearles lo mejor. Muy pronto seremos todos testigos de cómo esta escuela mejora, cómo cambia, se transforma.

Y además tienen a un amigo, que ya hicieron su amigo, que es al Secretario de Educación de Pública con más se habrá de empeñar para que muy rápido esta escuela esté al cien.

Muchas gracias a todas y a todos, y un gusto estar con ustedes esta mañana.

Permítanme tantito, a la maestra de ceremonias, si me permite. Ya la interrumpí.

Nada más porque, me precisa aquí, el Secretario, esta escuela va a recibir, para modernizar su escuela, casi dos y medio millones de pesos, de inmediato, para rehabilitarla.

Felicidades, y que sea muy pronta su aplicación.

Muchas gracias.