Señoras y señores.

Muy buenas tardes, a todas y a todos ustedes.

Quiero agradecer la hospitalidad del señor Gobernador del Estado de Guanajuato, su participación y mensaje de bienvenida, su reiterada invitación para visitar nuevamente su estado.

Y, sobre todo, la colaboración que hacemos para que trabajemos en distintos frentes que permitan impulsar desarrollo para Guanajuato, y de esa manera, contribuir al desarrollo nacional.

Al saludarle, también saludo a los titulares de los otros Poderes: Legislativo y Judicial, del Estado de Guanajuato.

De manera muy particular quiero saludar al señor Presidente y Director Mundial de Honda Motor, al señor Takanobu Ito, a quien le agradezco esta amable invitación para asistir a la inauguración de esta nueva Planta de Honda aquí, en Celaya, Guanajuato.

Al tiempo que saludo a los altos directivos de esta empresa.

Al Presidente Municipal de Celaya.

Al señor Comandante de la Región Militar en esta entidad.

A los invitados a este evento, que forman parte de la familia de Honda en nuestro país.

De manera muy particular, quiero saludar con respeto y con afecto, a quienes colaboran en esta empresa, a quienes participan en los esfuerzos y en el crecimiento de esta empresa.

Sé que hay una representación de los miles de trabajadores de esta empresa aquí, en este espacio, en la parte posterior, alcanzo a saludar a un grupo de trabajadores. Y a través de ustedes, les extiendo un saludo a todos los trabajadores que están en esta Planta de Honda.

Me da mucho gusto saludarles, y es un gran placer y un honor estar este día entre ustedes.

Muchísimas gracias.

Señores representantes de los medios de comunicación:

Insisto. Me da mucho gusto estar una vez más aquí, en Guanajuato, sobre todo, que las últimas visitas se han caracterizado por la inauguración de importantes proyectos productivos para este estado, que se suman a los varios que se están dando en todo el país.

Honda es un ejemplo de una empresa global que tiene un espacio ganado entre las grandes empresas del mundo, y que ha confiado en México.

Hace prácticamente tres décadas que decidió establecerse en México, o establecer varias de sus plantas en México: en Guadalajara, en Celaya.

Y que hoy estamos presenciando la inauguración de una nueva planta, con una importante inversión, de mil 200 millones de dólares. Una parte ya invertida en lo que es está planta de motores para producir el nuevo vehículo FIT, que aquí hoy estamos presenciando, al tiempo que se están llevando a cabo los trabajos para la planta de motores en este mismo espacio, de estas instalaciones de Honda.

Nos felicitamos por ello y en nombre del Gobierno de la República, les felicito realmente por confiar en México, por tener plena confianza en el desarrollo de nuestro país y en las oportunidades y ventajas competitivas que México ofrece a todos los inversionistas, a todos aquellos que quieren invertir y, sobre todo, que al hacerlo contribuyen a dos propósitos fundamentales: generar riqueza en México y generar empleos en nuestro país.

Porque esa es la ruta, precisamente, la del crecimiento económico, la que nos va a permitir hacer frente a varios de los grandes retos que tenemos por delante. Entre ellos, abatir la pobreza, abatir la desigualdad, generar oportunidades de empleo, de desarrollo y de realización personal para todos los mexicanos. Y eso sólo se puede lograr creciendo económicamente, detonando realmente la riqueza nacional.

Por eso lo que hemos venido haciendo es establecer un nuevo andamiaje que posibilite que México pueda crecer económicamente en los próximos años y que lo empiece a hacer desde ahora.

Por eso nos congratulamos de esta importante inversión que Honda ha realizado ahora en nuestro país.

Déjenme compartirles algunos datos de lo que representa ya la industria automotriz en México.

Somos el octavo productor de vehículos en todo el mundo.

Somos el país que ocupa el número cuarto como exportador de vehículos al mundo entero.

Y, precisamente, nuestra integración comercial, como explicara hace un momento el titular de la Secretaría de Economía, con otros países, en esta región que hemos integrado, de América del Norte, y explorando ahora nuevas alianzas para participar en nuevos mercados y a través de ellos integrar cadenas de valor; es decir, generar producción con la participación de los países que generan esta alianza económica que ya tenemos y que estamos ampliando, con lo cual vamos a generar mejores condiciones de competitividad para nuestro país.

En pocas palabras, seremos para el mundo más atractivos para hacer inversión en México, para generar empleos en México, al tiempo que estos empleos son mejor remunerados; son empleos mejor calificados y que son empleos que, a final de cuentas, permitan detonar condiciones de mayor bienestar para las familias mexicanas.

Nuestra industria automotriz, déjenme compartirles algunos datos relevantes de lo que hoy significa, además de lo que ya he expresado:

Las exportaciones que genera esta industria, el año pasado generaron ingresos de 97 mil millones de dólares. Esto significa que ya son superiores a las exportaciones que hacemos de petróleo, prácticamente duplican el valor de las exportaciones que hacemos en petróleo.

El año pasado rompimos un récord histórico en la producción y venta de vehículos. Alcanzamos la producción de tres millones de vehículos y dos millones 500 mil de ellos exportamos. Ésta es la trascendencia y relevancia que tiene ya hoy en día la industria automotriz en nuestro país.

Por qué se piensa en México o se ha pensado en México para hacer estas inversiones.

Porque tenemos capital humano capacitado, preparado, formado y con habilidades que han demostrado ante el mundo que son verdaderamente competitivas, que son eventualmente mejores que las que se tienen en otras partes del mundo.

Porque, además, tenemos una adecuada infraestructura para la movilidad de toda la integración para la producción de vehículos en nuestro país.

Tenemos carreteras, tenemos ferrocarriles, puertos, aeropuertos, que contribuyen precisamente a generar toda la cadena de insumos que se necesitan para la producción y para la posterior venta y comercialización de los productos automotrices y otros que hacemos en otros sectores productivos del país.

Gracias a estas fortalezas, a las fortalezas que México tiene frente al mundo, fue posible que el año pasado tuviéramos una inversión histórica, inversión extranjera directa, como no la habíamos tenido en ningún otro momento de nuestra historia: 35 mil millones de dólares fueron la inversión que tuvimos el año pasado en distintas industrias de nuestro país.

Qué significará esto.

Que estas inversiones, aunadas a las reformas que hemos impulsado, que, insisto, establecen una nueva plataforma para detonar crecimiento económico, deben hacernos prever que este año, de 2014, tendremos un mejor desempeño en nuestra economía.

En 2013 estuvimos por debajo de las expectativas. Pero 2014 promete ser un año que tengamos mejor crecimiento económico.

Lo hacemos o lo decimos a partir, precisamente, de este andamiaje y de las inversiones que están ocurriendo en nuestro país, y al haber alcanzado esta marca histórica de inversión extranjera directa, de más de 35 mil millones de dólares.

Esta cifra, por sí misma, es histórica. Es casi 180 por ciento superior a la registrada en 2012, que fue de poco menos de 13 mil millones de dólares.

Lo más importante es que estas inversiones se reflejarán en más empleos para los mexicanos, en mejores oportunidades para su desarrollo y, sobre todo, en lo que busca este Gobierno, en lo que todos los gobiernos de todos los órdenes nos proponemos: asegurar condiciones de mayor calidad de vida para los habitantes de nuestro país.

Y que la mejor forma, la única forma de lograr esto, insisto, es generando mayor dinamismo en nuestra economía. Así se ha acreditado en la historia social y económica de nuestro país.

Cuando hemos logrado abatir niveles de pobreza, de desigualdad, es a partir de haber logrado, también, mejores condiciones en nuestra economía, crecimiento económico de manera sostenida. Y eso es lo que nos proponemos hacer y en lo que estamos trabajando.

Por eso es que me felicito de estar hoy aquí, en la Inauguración de esta nueva Planta de Honda, que acredita que estamos generando condiciones óptimas para atraer inversión y para generar crecimiento económico en nuestro país.

Además de retomar aquí lo que es esta frase, que inspira el quehacer de esta empresa y que, sin duda, también, nos alienta y nos motiva: el poder de soñar.

Y como mexicanos, soñamos por tener un país de mejores condiciones y que tenemos muy claro que para la construcción de ese país que todos queremos, un país de paz, de tranquilidad, de estabilidad social, de crecimiento económico, de oportunidades para todos los mexicanos y, especialmente, para los jóvenes de nuestro país. Ese país que queremos, ese país en el que soñamos, sí es posible lograrlo y alcanzarlo si generamos una participación conjunta, un ánimo que nos lleve, precisamente, hacia ese objetivo.

Así lo ha hecho esta empresa, partiendo de sueños y llegando a la construcción y al desarrollo de proyectos insospechados, puedo advertir, cuando iniciaron los trabajos de Honda hace ya varias décadas.

Al ver a este robot, que nos ha hecho aquí varias, o nos ha mostrado varias de sus capacidades, no puedo, podría yo, incluso, hasta sospechar que en algunos años, alguno de ellos, o alguna vez se pretenda que un robot llegue a gobernar un estado, un municipio o un país.

Estos robots que solamente estén preparados para hacer muy bien las cosas; para ser, verdaderamente, inalterados en sus emociones y no dejarse llevar por ninguna otra emoción que no sea la de hacer perfectamente bien las cosas.

Yo creo que eso no ocurrirá, porque para quienes tenemos responsabilidad social, la de gobernar, algo que será insustituible por la mejor tecnología, o por un robot, es el poder compartir las emociones, los sentimientos, y generar las empatías.

Pero, sin duda, al haber visto a Asimo hace un momento, con todas estas representaciones, actuaciones y habilidades que ha logrado desarrollar, lo que estamos advirtiendo es que el uso de tecnología nos va a permitir construir mayores capacidades en beneficio de los habitantes del orbe y de, particularmente, nuestro país.

Felicito a Honda, nuevamente, por la inauguración de esta planta, por los miles de trabajos o de empleos que están generando, casi cinco mil empleos que se están desarrollando, precisamente, con esta inversión de mil 200 millones de dólares.

Y, sobre todo, por seguir invirtiendo en tecnología, en las capacidades que la tecnología y la innovación tendrá para generar mejores condiciones para los habitantes del mundo, y en los que México quiere participar de manera activa con la presencia de empresas, como la que representa Honda aquí, en nuestro país.

Muchas felicidades a los altos directivos de esta empresa.

Les deseo el mayor de los éxitos.

Y que empresas o, más bien, inversiones como la que han realizado en esta planta se multipliquen, generen beneficios para nuestro país y sean, también, éxito para esta empresa.

Muchas felicidades.