Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar a toda esta audiencia.

A los distinguidos integrantes del presídium, particularmente, al Secretario de Agricultura, titular de SAGARPA, quien ha sido el constructor, junto con el sector agroalimentario del país de esta primera Expo Alimentaria, que estamos promoviendo y realizando desde el Gobierno de la República.

Saludar a los demás integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

A los señores gobernadores de distintas entidades federativas.

A dirigentes de diferentes organizaciones empresariales, agroalimentarias.

Particularmente, al Presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

Y a Benjamín Grayeb, Presidente del Consejo Nacional Agropecuario, que hoy nos acompaña.

Pero no sólo eso, que ha sido parte central en la construcción de esta Expo Alimentaria, que hoy estamos realizando.

A las y los legisladores federales, tanto del Senado de la República, como de la Cámara de Diputados, y a quienes presiden distintas comisiones en estas dos Cámaras, muy vinculadas con el sector agroalimentario.

Saludo a los productores que hoy aquí nos acompañan.

A representantes de distintas organizaciones de la sociedad civil.

Y a quienes están presentes en esta Expo Alimentaria, repito, la primera en su tipo, la primera que se realiza, esta primera edición que, estoy seguro, nos permitirá sembrar para cosechar muchos frutos en favor de México, de aquí hacia adelante.

Porque, efectivamente, como aquí se ha expuesto, en quienes me han antecedido en el uso de la palabra, lo que hoy estamos ya cosechando, y que vale la pena decirlo una y otra vez, es gracias a los esfuerzos, gracias a los apoyos, gracias a diferentes políticas que, desde hace varios años y muy particularmente en lo que ha correspondido a esta Administración impulsar y realizar en acciones y políticas públicas, eso nos está permitiendo cosechar hoy importantes frutos, que nos deben llenar de orgullo, de alegría, pero, sobre todo, de darnos confianza a nosotros mismos del enorme potencial que tenemos como Nación.

Ya a partir de lo que hemos logrado ser y construir entre todos, y de lo que todavía nos resta por hacer, en los años por venir.

Y esta Expo Alimentaria está diseñada para que, durante estos tres días, se puedan exhibir en los diferentes stands, mucho de lo que se produce ya hoy en México, que nos hacer ser el doceavo productor de alimentos en el mundo. Sí, eso somos.

Hay que registrarlo y hay que decirlo: como Nación, somos el país que produce o se ubica en el lugar número 12 como productor de alimentos en todo el mundo.

Y que, además, por primera vez, en 20 años, desde el año pasado, tuvimos una balanza superavitaria; es decir, exportamos más alimentos de los que importamos.

Se dice fácil. A veces no se registra. Siempre digo que a veces las malas noticias se venden solas. Las buenas y muy buenas noticias, que poco se cuentan, no se venden tan fácilmente.

Y a veces eso nos lleva a generar desánimos, frustraciones, sin darnos cuenta lo mucho que hemos logrado en diferentes terrenos, como nación.

Y uno de esos terrenos es, precisamente, el sector agroalimentario, que hoy nos permite ubicarnos, repito, en el lugar número 12, pero que estamos trabajando, a través de apoyar con tecnificación, con mecanización, con mayor crédito, precisamente, la actividad agropecuaria.

Y eso nos llevará, seguro estoy, al término o antes de que concluya esta Administración, así me lo expresan quienes representan a este sector, ubicarnos en el décimo primer lugar, a poder avanzar aún más. Si ya somos superavitarios, vamos a seguir creciendo en nuestra plataforma de producción de alimentos para México y para el mundo.

Déjenme contarles algunas historias que son relevantes.

Hace apenas unos días, apenas el fin de semana, coincidí con el Secretario de Agricultura, y ha sido hoy bastante modesto en dar muchas cifras, porque las trae muy en la mente; las muchas cifras que hay detrás de la actividad agroalimentaria de nuestro país.

Voy a compartirles una que se me quedó, digo, como Presidente de la República también debería conocerlas todas y debiera conocer de todos los sectores, y harán muy bien los señores Secretarios en recordármelas de vez en cuando, señor Secretario de Salud, señor Secretario de Agricultura, las muy buenas cifras que hay dentro de los sectores que a ustedes les toca encabezar los esfuerzos del Gobierno.

Pero una que me llamó la atención particularmente es la del aguacate.

El aguacate que, efectivamente, nos tocó o nos tomó, mejor dicho, más de 80 años poder ingresar al mercado norteamericano, un gran mercado de importante consumo, y éste que se llama o es conocido como el oro verde.

El mundo demanda, más bien, el mundo produce al año dos millones de toneladas de aguacate. Esa es la producción total de aguacate en el mundo.

Cuánta de esa producción se genera en México: 1.4 millones de toneladas; siete de cada 10 aguacates que se comen en el mundo son producidos en México.

Y algo que me llamó particularmente la atención: el día del Super Bowl. El día del juego de futbol americano, la final de futbol americano, ese día, sólo ese día en los Estados Unidos se consumen 100 mil toneladas de aguacate. Y de esas, 80 por ciento son de México; acompañadas el guacamole de los totopos, que también, estoy seguro, muchos de esos totopos son producidos en México.

El valor de esa producción, el valor de lo que se consume ese día, con motivo del Super Bowl en los Estados Unidos, es de 200 millones de dólares. Ese es el valor de lo que se consume en un solo día en los Estados Unidos.

Y así podíamos dar varios ejemplos más.

Por ejemplo. México exporta 400 litros de tequila por minuto: 400 litros de tequila por minuto.  Sí así se los toman, por eso luego no entendemos al mundo.

Nuestro principal producto agroalimentario es la cerveza. Y somos el primer exportador a nivel mundial; somos el quinto lugar mundial en la producción de huevo: 120 millones de huevos al día.

Podría corresponderle un huevo a cada mexicano. Y ahí va la metáfora, que eso nos debe dar mayor valor, al saber que somos productores amplios de huevo. Para que le echemos muchas ganas a lo que hacemos y nos sintamos muy orgullosos de lo que somos capaces de hacer.

Y hoy me da mucho gusto que, después de haber visitado la Península Arábiga, aquí hemos entregado los productos, este Certificado Halal, el que permite vender en el mercado mayoritariamente islámico, los productos con certificación Halal.

Hoy aquí he entregado dos de estos certificados, que permitirán que productos alimentarios de México ahora se puedan vender en este mercado.

Eso es lo que hace además muchas de estas visitas que hacemos a otros países. Precisamente vamos allá para abrir mercado a los productos mexicanos.

Y nuestros productores difícilmente podrían lograr este propósito y este objetivo, si no estuvieran acompañados de los esfuerzos del Gobierno de la República.

El señor Secretario de Agricultura llevó una importante delegación. Mostró en la Península Arábiga lo que se produce en México, nuestro potencial y nuestras capacidades, y quedaron de inmediato interesados en poder importar diferentes productos alimenticios desde nuestro país. Y eso es lo que ya está hoy ocurriendo.

Así pasó con el tequila, que ya llega a un mercado tan importante, como es el de China, y como está ocurriendo con otros productos.

A qué nos lleva este escenario.

A que hoy nuestra producción agroalimentaria será, ya lo decía Benjamín Grayeb, hace un momento, estimamos este año del orden de 30 mil millones de dólares.

Significa que habrán de ingresar a nuestro país divisas por la venta de productos agroalimentarios mayores a la venta que hacemos de petróleo, mayores a los que recibimos por el turismo, mayores a los ingresos que tenemos por remesas, aquellas que envían a sus familiares de otras partes del mundo, y que tienen un importante monto.

El valor de la venta de productos agroalimentarios será superior, es ya superior a las divisas por estos conceptos: 30 mil millones de dólares y, además, creciendo.

Esto debe llenarnos de enorme orgullo, de gran satisfacción.

Y la verdad es que, poco a veces apreciamos cuando comemos todos los días en nuestras mesas, en familia, departiendo en algún buen restaurante o a donde estamos conviviendo con nuestros seres queridos y amigos, que detrás de la degustación de esos buenos platillos que están ahí, de un buen mole, que a veces comemos un gran arroz, agua de tamarindo, son productos que orgullosamente se generan en México, se producen en México. Y que esa rica alimentación y esa rica comida, que aquí degustamos, hoy ya está en otras partes del mundo.

Sé que, además, hoy el Secretario Calzada ha hecho un reto para ver quién trae la mejor receta de guacamole.

Aquí al Secretario de Salud, que se asegurará de que sea buena y buena para la salud.

A la Canciller y al Secretario de Turismo.

Lo que no nos ha dicho es quién va a ser el juez, y creo que de eso se encargó acá el Secretario de Agricultura, de ocuparse no de la receta, sino de quién va a ser el juez.

Entonces, podremos ver, yo creo adelantar quién, eventualmente, podría ganar. Espero que no sea así, Secretario. No agandalle tanto, Secretario.

Yo les quiero felicitar a todos.

Felicitarles, realmente, por acompañarnos, repito, en esta primera edición de esta Expo Alimentaria.

Son distintas las exposiciones que se realizan en diferentes partes de nuestro país, en distintos momentos, para exponer lo que se genera en México.

Pero nunca antes se había hecho una de este tamaño, una con esta dimensión y con esta proyección, donde se están invitando a diferentes países del mundo, que pueden convertirse en potenciales compradores.

De hecho, se estima y está proyectado que durante estos tres días se puedan tener ventas superiores a los 20 mil millones de pesos, durante estos tres días.

Yo espero que se logre este propósito, pero que además lo que hoy estamos presenciando sea la siembra para que el sector agroalimentario siga cosechando mayores frutos, y siga proyectando la grandeza del sector agroalimentario de México al mundo entero.

Muchísimas gracias.

Voy a proceder a la declaratoria de inauguración de Expo Alimentaria, repito, deseando éxito, no tengo duda de que lo habrá.

Que, además, si funciona tan bien como el aire acondicionado de este lugar, que nos ha hecho recordar que ya viene el invierno, no tengo duda de que será exitosa esta Expo Alimentaria que, a partir de este momento, queda formalmente inaugurada.

Muchas gracias.