Buenas tardes a todas y a todos.

Señor Gobernador del Estado de Colima.

Señor Almirante Secretario de Marina.

Señor General Secretario de la Defensa Nacional.

Señores integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Altos mandos militares y navales que hoy están aquí presentes.

Señores integrantes de la Marina Mercante de nuestro país.

Muy distinguidas y distinguidos Legisladores Federales que amablemente nos acompañan.

Señores representantes de la sociedad colimense y de nuestro país.

Distinguida Presidenta Municipal de Manzanillo.

Señoras y señores:

El Día de la Marina Nacional es una fecha en la que celebramos la valentía, el profesionalismo y el compromiso que día a día demuestran las mujeres y hombres de mar.

Hoy, conmemoramos el 99 Aniversario de la Nacionalización de la Marina Mexicana, acto emblemático que nos recuerda la importancia que los Constituyentes del 17, le reconocieron a los marinos mexicanos.

Desde aquí, desde el dinámico Puerto de Manzanillo, reitero mi felicitación y reconocimiento al personal de la Armada de México y de la Marina Mercante, turística, petrolera, pesquera, quienes surcan los mares a bordo de embarcaciones que ondean la Bandera Mexicana.

Felicidades a todas y a todos.

México, y hoy lo reitero, es una Nación privilegiada. A nuestra vasta riqueza natural, a nuestra privilegiada geografía como puente entre regiones y culturas, se suma el gran potencial de nuestros mares.

México cuenta con 11 mil 500 kilómetros de litorales y con 3.1 millones de kilómetros cuadrados de zona económica exclusiva; esto es, incluso, 1.5 veces más el tamaño del territorio nacional.

Esa es la extensión que tiene nuestro mar territorial, nuestra zona exclusiva económica, y esa es desde la cual se promueve y se realiza actividad vinculada a nuestros mares, que contribuye al desarrollo de nuestra Nación.

De las 32 entidades que integran a nuestra República, 17 tienen costas y cuentan con una clara vocación marítima. Nuestro suelo marino es fuente de riqueza, al brindarnos petróleo, gas y minerales.

Nuestro mar también es sinónimo de abundancia, tan sólo el año pasado se capturaron más de 1.7 millones de toneladas de pescados y mariscos, lo que nos ubica como el tercer productor pesquero de América Latina.

Justamente, reconociendo la vocación pesquera de nuestro país, el pasado 4 de mayo anuncié la reapertura de 10 mil kilómetros cuadrados de la Sonda de Campeche para la pesca ordenada y sustentable.

Esta medida beneficiará directamente a cerca de dos mil pescadores, y generará más de seis mil nuevos empleos.

En términos de comercio, hoy contamos con rutas marítimas que nos conectan con 145 países en cinco continentes, y somos destino obligado de las navieras más importantes del mundo.

Cada año, nuestros puertos reciben a 5.6 millones de pasajeros y movilizan 370 millones de toneladas de carga, así como cinco millones de contenedores.

A pesar de la dimensión de todas estas cifras, en las aguas mexicanas aún existen grandes posibilidades de desarrollo.

La marina nacional es clave para que nuestro país se consolide como un referente mundial del comercio, la competitividad logística y el turismo.

Sólo con un transporte marítimo de primer nivel podremos aprovechar al máximo la Reforma Energética y los nuevos tratados comerciales que estamos concretando con el mundo.

Sólo con servicios portuarios y marinos mercantes altamente capacitados podremos liberar el potencial de las Zonas Económicas Especiales, que estableceremos en Campeche, Chiapas, Guerrero, Michoacán, Tabasco y Veracruz. Todas ellas entidades con acceso privilegiado a los océanos.

Conscientes de la importancia estrategia que tienen nuestros mares, en los tres y medio años de esta Administración hemos dado un renovado impulso a la marina mercante.

Hemos fortalecido la educación náutica, se ha ampliado en 187 por ciento el número de egresados de las tres escuelas náuticas en Mazatlán, Tampico y Veracruz; quienes además de recibir capacitación de punta se insertan con éxito en el mercado laboral.

En cuanto a la flota nacional, actualmente contamos con 739 embarcaciones mayores, es el mayor número de barcos de gran calado de nuestra historia.

En materia de infraestructura, también hay avances.

Actualmente, los 40 puertos más importantes de México tienen una capacidad para movilizar 370 millones de toneladas por año; esto es prácticamente 90 millones de toneladas más de las que se movían en 2012, en un crecimiento que representa 32 por ciento.

Con ello, estamos en ruta para cumplir el objetivo de casi duplicar la capacidad de nuestros puertos en esta administración y lograr movilizar más de 500 millones de toneladas anuales para el año 2018.

Entre los proyectos que están en marcha destacan, en el Golfo de México, la ampliación de los puertos de Altamira, Ciudad del Carmen y Progreso; así como la construcción de nuevas instalaciones en los puertos de Coatzacoalcos, Matamoros, Seybaplaya, Tuxpan y Veracruz.

En las costas del Pacífico sobresale la modernización de los Puertos de Guaymas y Mazatlán; las nuevas instalaciones de Lázaro Cárdenas, Salina Cruz y Topolobampo; y por supuesto las obras de ampliación que se han realizado aquí, en este Puerto de Manzanillo.

Recordemos que, en 2012, este puerto se encontraba saturado y requería de un esfuerzo conjunto de autoridades y empresarios para lograr su modernización.

A tres años de distancia, gracias a la primera etapa de la Terminal de Contenedores II y la Terminal de Usos Múltiples, que acabamos de inaugurar, Manzanillo se está reposicionando como uno de los puertos más dinámicos, productivos y eficaces de Latinoamérica.

Mi reconocimiento por este importante logro.

Señoras y señores:

En el Día de la Marina Nacional reitero mi reconocimiento a quienes hacen de su vida en el mar una vocación de servicio a México.

En especial, quiero destacar la noble misión de la Armada de México. Su desempeño leal y patriótico, siempre en beneficio de la Nación, es un orgullo de todos los mexicanos.

Al cumplir con honor y dignidad las misiones que la Patria les encomienda, contribuyen al logro de las grandes metas nacionales que mi Gobierno se ha trazado.

Como Presidente de la República, convoco a marinos, militares y civiles, a seguir haciendo de nuestros mares un espacio de progreso y desarrollo nacional.

Recuerden que, al enarbolar la Bandera de México como símbolo de identidad en sus embarcaciones, son también portadores del mensaje de amistad y solidaridad que nos une con el mundo.

Ya sea en navíos pesqueros, mercantes, turísticos, petroleros o militares, México tiene en sus marinos una fuerza positiva para seguir navegando hacia un horizonte de mayor bienestar, desarrollo y modernidad.

Muchísimas gracias.