Muchísimas gracias.

Muchas gracias a todas y a todos quienes están hoy presentes en este acto.

Particularmente, quiero saludar con gran afecto, con reconocimiento y respeto al señor Gobernador del Estado de Yucatán. Gracias por su hospitalidad.

Gracias por su cálido mensaje, que acredita que hay un esfuerzo compartido, que trabajamos en equipo para servir a los yucatecos.

Ese es el compromiso que tenemos y que él ha referido en su mensaje muchas de las obras que estamos haciendo aquí, en Yucatán.

Saludo a todas las autoridades del Gobierno de la República; del gobierno del Estado de Yucatán.

A las autoridades militares y navales.

A las y los Legisladores que están hoy aquí presentes.

A las y los presidentes municipales que amablemente aquí nos acompañan.

Pero, de manera muy especial, con cariño y con afecto y reconocimiento, saludo a todas las mujeres yucatecas, y a todos los hombres, y a los jóvenes que hoy han logrado su certificado de primaria y de secundaria.

Me he convertido en el padrino de esta generación. De esta generación de 10 mil yucatecas y yucatecos que hoy están logrando esta certificación.

Quienes ya me antecedieron en el uso de la palabra, incluyendo a Gloria, que ha logrado hoy su certificado de secundaria, como muchas y muchos otros que están hoy aquí presentes.

Hoy la constante y lo que hoy nos convoca es hablar de educación, pero es hablar de un esfuerzo que hoy estamos realizando para que, particularmente aquellas personas que en algún momento interrumpieron sus estudios de primaria o secundaria, o que no los hicieron, hoy los hayan podido acreditar a través de los conocimientos y la evaluación que se ha practicado.

Déjenme poner en contexto lo que hoy estamos haciendo.

Ustedes seguramente y compartirán conmigo que cuando vemos a un niño que crece, sin duda, nos emociona; cuando vemos a un adulto que crece, nos inspira.

Nos inspira porque vemos un esfuerzo que no está agotado. Vemos como realmente este país se está transformando a través de su gente.

Cuando vemos que un niño crece, es porque el país crece hacia su futuro.

Cuando vemos a un adulto que crece, es porque el presente de México está creciendo.

Y eso es lo que ocurre en lo que hemos venido haciendo. El Gobierno de la República en este acto quiere significar, y sobre todo quiere públicamente ilustrar lo que estamos haciendo en un esfuerzo acelerado para lograr que más mujeres, que adultos, que jóvenes que interrumpieron sus estudios de primaria o de secundaria, puedan certificarse.

Hoy estamos precisamente aquí, en Yucatán, y no de forma casual. No fue por casualidad o porque hubiésemos dicho: vamos a Yucatán para el evento que hoy nos está convocando.

Lo que hoy estamos compartiendo con todo México, desde Yucatán, es diciendo que Yucatán, en primer lugar, es el estado que ha avanzado de manera más acelerada en la certificación de personas que están acreditando sus estudios de primaria y secundaria, y que en todo el país estamos haciendo esta tarea.

El INEA es el instituto del Estado mexicano que en una gran tradición y de muchos años ha venido, precisamente, haciendo este esfuerzo de certificar a adultos, particularmente adultos y personas que no habían acreditado su primaria y su secundaria. En pocas palabras, se encontraban o eran parte del rezago educativo de nuestro país.

Qué significa estar en el rezago educativo.

El no poder acreditar que se tienen conocimientos y una certificación de haber concluido su primaria o su secundaria.

Y de cuántas personas estamos hablando.

De un número muy elevado de mexicanos. Estamos hablando de casi 30 millones de personas de nuestro país que no tienen acreditado el haber concluido sus estudios de primaria o de secundaria.

Y esto qué tiene en consecuencia. Y aquí ya se explicaba.

Cuando alguien no puede acreditar el haber estudiado o tener conocimientos de este nivel educativo, lamentablemente encuentra frustradas muchas de sus aspiraciones. A veces no alcanzan los ascensos, los incrementos en sus sueldos que estrictamente deberían de tener. 

Qué hemos encontrado en distintos estudios.

Que cuando una persona no acredita sus estudios de primaria, prácticamente gana solamente un tercio menos, una tercera parte menos, de lo que otras personas que sí acreditaron su primaria están recibiendo.

Pero todavía esto se agrava más en los niveles de secundaria. Cuando una persona no acredita la secundaria, frente a alguien que sí tiene acreditada la secundaria, eventualmente gana la mitad de esa persona.

Esto es lo que arrojan los estudios. Esto es lo que arroja el análisis que se ha hecho de en cuánto impacta el poder acreditar que se tienen estudios y conocimientos en los niveles de primaria y secundaria.

Y por qué el empeño y el esfuerzo que estamos realizando hoy, desde el Gobierno de la República, junto con los gobiernos de los estados.

Para abatir, para disminuir el rezago educativo. Para llegar a esas 30 millones de personas, que no han logrado certificarse en haber concluido estudios y tener conocimientos de primaria o de secundaria.

Lo que estamos haciendo es que, junto al programa regular de INEA, hemos incorporado este programa desde el mes de abril, que es el Programa Especial de Certificación.

Le estamos poniendo auténticamente un motor turbo al trabajo que estamos realizando. Estamos acelerando el trabajo para lograr prácticamente el doble de certificados, el doble de personas que puedan acreditar conocimientos, de los que se hicieron en los 12 últimos años.

La meta para esta Administración, para darle contexto a lo que nos estamos poniendo por meta en este doble esfuerzo, en el esfuerzo regular de INEA y en este Programa Especial de Certificación, puesto en marcha desde abril de este año, es certificar, en esta Administración, en seis años lo que se certificó en los 12 años anteriores, el doble de personas certificadas en este esfuerzo acelerado para lograr que más mexicanas y mexicanos puedan tener este certificado.

Y esto va más allá, repito, de tener sólo un documento. Significa la oportunidad de crecer, de escalar, de tener ascenso en su desarrollo personal.

Y aquí me da mucho gusto compartir con ustedes esta ocasión, de estar aquí, en Yucatán, de ser recibido con esta calidez, de tener la oportunidad; quisiera, debo decirles, saludar a cada uno de forma personal, pero eso materialmente sería imposible. Pero sí he podido saludar de mano, de beso y de abrazo a muchas y muchos de los que están presentes en este acto.

La meta que nos hemos trazado ya lo he dicho, es llegar a seis millones de personas certificadas con estudios de primaria y secundaria en esta Administración, y probablemente podamos rebasar ese número, pero esa es la meta que está trazada.

En este programa acelerado que vamos a llevar de aquí al término de la Administración y, repito, será certificar al doble de personas que se certificaron en los 12 años anteriores; seis millones de personas es nuestra meta.

Este año 2016, solamente en este año, nos hemos fijado la meta de certificar a un millón y medio de personas, eso es lo que se había hecho antes en seis años; un millón y medio de personas se van a certificar.

Y, hoy estamos entregando aquí más el certificado 500 mil, pero esto no significa que vamos a ir a este paso, significa que ya en este momento están en vías de certificación otro medio millón de personas, 500 mil más.

Yo espero tener un evento similar a éste, a lo mejor no les molesto, ni será aquí, en Yucatán, será en alguna otra parte, donde muy pronto, señor Secretario de Desarrollo Social y señor Secretario de Educación, muy pronto estimamos que, para finales de julio, principios de agosto, estemos entregando ya el Certificado un millón del año 2016.

Y déjenme decirles cómo lo estamos haciendo.

A través de un trabajo conjunto y en equipo, particularmente de dos dependencias del Gobierno de la República, junto con los gobiernos de los estados.

Esto no sería posible si no hacemos equipo con los gobiernos de los estados, es a través de la Secretaría de Educación Pública y de la Secretaría de Desarrollo Social que están sumando esfuerzos para desplegar un mayor número de personas que apoyen en esta tarea.

El INEA tiene más de nueve mil personas que están sumadas a este esfuerzo. Pero hay 130 mil voluntarios, jóvenes de educación, particularmente, que están haciendo estudios en educación técnico superior, que están apoyando esta tarea, que son parte de este frente, precisamente, para ir en búsqueda y apoyar la labor educativa y la acreditación, y certificación, para que puedan, realmente, más mexicanas y mexicanos acreditar estudios de primaria y de secundaria.

Éste es un gran despliegue, éste es un gran esfuerzo que estamos haciendo para abatir el rezago educativo. Porque tener educación significa tener mayores oportunidades de vida.

Tener educación y acreditarla significa abrir un camino, una brecha que les lleve a mejores condiciones.

Tener educación significa ser inspiración, también, para sus propios hijos.

Tener educación es una llave que abre mayores oportunidades para la vida.

Y esto es lo que el Gobierno de la República quiere acompañar. Acompañar la tarea, la labor de cada una de ustedes, mujeres, jóvenes, adultos, que en algún momento no tuvieron la oportunidad de estudiar, que interrumpieron sus estudios, pero que están en aptitud y que, a través de la vida, han adquirido conocimientos que hoy merecen ser certificados, a partir de una evaluación para poder acreditarlo con su certificado.

Yo les quiero preguntar, ya para concluir, ¿ya tienen, yo siendo padrino de esta generación, todas y todos, su certificado de primaria y de secundaria?

Si lo tienen, quiero pedirles que lo podamos mostrar con la alegría, el orgullo y la satisfacción de poder saberse hoy que se están graduando, y han acreditado el que tienen conocimientos para lograr y merecer esta certificación de estudios de primaria y de secundaria.

Felicidades a todas y a todos.

Y, finalmente, o casi finalmente, quiero dejar aquí una indicación dada a los titulares de Educación Pública y de Desarrollo Social.

Es importante, y les quiero invitar a todas y a todos ustedes que me escuchan, para que nos despleguemos y aceleremos este proceso.

Para que identifiquemos, entre las personas beneficiadas del Programa PROSPERA, del Programa de Adultos Mayores, del Programa de Jefas de Familia, del Programa de 65 y Más, identificamos a personas que tienen la oportunidad de acreditar el que tienen conocimientos de primaria y de secundaria.

Que el INEA nos pueda apoyar a identificar a quienes, eventualmente, han abandonado por alguna razón sus estudios de primaria y de secundaria, vayamos por ellos y les enseñemos la ruta para poderse acreditar y certificar con estudios de primaria y secundaria.

Ésta es una gran cruzada en favor de la educación y en favor de darles una llave a más mexicanas y mexicanos para construir un futuro de éxito y de oportunidad durante su vida.

Y hoy sí ya concluyo. Concluyo dando las gracias a Yucatán, dándole las gracias a las yucatecas y a los yucatecos que están hoy aquí.

Llegaron desde muy temprano, vienen de distintas partes de esta entidad, se han desplazado para estar hoy aquí en esta bella Ciudad de Mérida y darme la oportunidad de saludarles, de acompañarles como su padrino de graduación por haber concluido sus estudios de primaria o de secundaria, a través de la certificación que hace INEA.

Les felicito ampliamente.

Gracias por hacerme su padrino, que yo siempre lo llevaré con gran orgullo, con gratitud a la calidez que ustedes me han mostrado.

Desde aquí vaya mi afecto, vaya un abrazo. Permítanme enviarles, a todas y a todos, un abrazo fraterno, cálido, de reconocimiento, de felicitación y de gratitud por su hospitalidad.

Muchísimas gracias.